Aplausazo en el Hospital Houssay (Vicente López): “¿Estoy en el Titanic? Estoy! No me bajé del Titanic. Pero dame material para trabajar»

en Goyo Flores/Novedades

Al mediodía de hoy, el Hall del Hospital Houssay en el Municipio de Vicente López estalló en un aplauso. Un aplauso de protesta. Las autoridades en los medios aparecen con los carteles de Argentina Unida y compartiendo mesas en las conferencias de prensa. Pero las medidas que anuncian son contradictorias y no son claras. Para colmo, escatiman el material necesario para enfrentar la situación. A los trabajadores de salud, nos han recortado derechos (suspendieron todas las licencias) mientras se potencian nuestras tareas. Corremos riesgos que compartimos con nuestras familias. Pero no se muestra sensibilidad, ni celeridad para compensar los problemas, aprovisionarnos para las tareas y alivianar los inconvenientes que la misma situación produce.

Mañana, si salimos de ésta, o mejor dicho a los que logren salir de esta, seguramente nos llegaran los mensajes de las autoridades con palmadas en la espalda, felicitaciones, medalla y beso. Pero hoy no se respeta, y consecutivamente, tampoco a los pacientes. A los de la epidemia, y al resto. En el hall del hospital se escuchaban estas frases:

“Y la jefa de terapia intensiva que está llorando porque tiene un estresazo de la puta madre”

“Me parece bárbaro que no tengan que estar acá (por los funcionarios) ¿y a los trabajadores quien nos cuida?”

“¿Por qué “Recursos Humanos” está preguntando el nombre de todos los que estamos acá?”

“Necesito material para trabajar, no la charla. Dame el material y yo voy a trabajar. No me fui a ningún lado estoy acá. ¿Estoy en el Titanic? Estoy. No me bajé del Titanic”

Lo que se reclama se puede resumir en:

Ante la grave crisis, los trabajadores proponemos y reclamamos:

Unidad de comando con participación de los trabajadores de salud.

Mientras el virus golpea duro y como un solo puño, quienes toman las decisiones están más preocupados por el resguardo de sus espacios que por ganar esta lucha. Y eso sólo se logrará protegiendo al personal que está trabajando. Es necesaria una dirección que unifique los criterios, aplique las decisiones rápidamente y, sobre todo, pueda tomarlas. Y allí debe haber un representante de los trabajadores. No somos sólo músculo, también pensamos. Y sabemos, por estar ahí, la dimensión de los problemas. La cantidad de casos avanza pero si cada decisión requiere “estudio, consenso, elaboración y evaluación” llegaremos siempre tarde dónde ya pasó de todo.

Elementos para trabajar.

Es notorio que escasean. No es momento de ahorro presupuestario cuando se trata de frenar (si podemos) la epidemia. Hay que invertir el orden: que los servicios pidan lo que necesitan y que quienes dirigen lo compren, YA. China construyó un hospital, nosotros no tenemos alcohol en gel.

Licencias amplias para el personal en riesgo

Para qué exponer a compañeros que en cualquier otra rama que no fuera de salud estarían licenciados, como los compañeras con diversas patologías. Una tarea sanitaria no es un escudo mágico, también nos enfermamos. Primero prevenir, licenciar a todos los que puedan ser pasibles de riesgo y luego si se demuestra que no lo corren, que retorne al trabajo. En una crisis debe valer la inversión de la prueba.

Suspensión de turnos

Un abismo separa la televisión de la vida real. En la primera se habla de una situación crítica, en nuestros efectores, los pacientes deben concurrir por problemas menores aun a riesgo de contagio porque no se suspende ningún turno programado. Todo lo que no es urgente y necesario es contraproducente.

Ayuda para el cuidado de los chicos

Las clases se suspendieron y gran parte del personal de salud, los más jóvenes, tienen hijos. No se puede pelear en dos frentes. No hay razones para someter a los trabajadores a la preocupación por salvar vidas y simultáneamente la de no saber qué hacer con sus hijos mientras están salvando esas vidas. Es indispensable una ayuda inmediata al bolsillo de todas las madres y padres. Hay que evitar la cadena de contagios con los abuelos que ya conocemos por la experiencia italiana.

Unidades de Atención Primaria

Organizar la vacunación en dos turnos para minimizar el flujo de pacientes adultos y niños/bebés. Limitar la capacidad de pacientes en sala de espera en las UAPs como lo hiciera el Houssay. Rectificar el pedido de colaboración de enfermería para tareas de limpieza. Enviar brigadas de limpieza de manera urgente y contratar enfermeras para las necesidades de cada UAP. No faltan por la epidemia, la epidemia expone el tamaño de lo que falta cubrir.

Pase a planta y salarios

Finalmente, en esta ocasión más que en ninguna otra se hace evidente que se debe pasar a planta a los trabajadores, si para las epidemias somos todos iguales y necesarios lo somos para revistar en el municipio. No queremos palmadas ni aplausos, este es un trabajo y se retribuye en dinero. Si la tarea es importante la remuneración debe serlo. Ya es posible un plus para todo el personal, y a la brevedad la incorporación en el salario mediante paritarias.

Mañana continúa la epidemia, y el reclamo.

Trabajadores de la salud en la Corriente Clasista Goyo Flores Ver menos

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de Goyo Flores

Ir a Arriba