Para el Gobierno, lo «esencial» es la ganancia. Sobre las nuevas “excepciones” a la cuarentena

en Goyo Flores/Novedades

En el día de ayer, el gobierno nacional –a través del Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero- lanzó una nueva disposición por la cual se amplía el permiso de circulación de trabajadores en el marco de la cuarentena. A una lista ya de por sí extensa y discutible presentada el jueves, que, por ejemplo, incluía a toda la rama alimenticia –sin discriminar la producción de primera necesidad de la superflua como golosinas o snacks-, ahora el gobierno suma nuevos rubros exceptuados, tanto en el Estado como en el sector privado.

En primer lugar, la nueva disposición establece que cada organismo y jurisdicción resuelva qué trabajadores necesita. Eso significa que más estatales van a ser obligados a trabajar en el marco de la cuarentena. Estamos hablando de un sector en el que abunda la precarización laboral y en el que no se garantizan condiciones mínimas de higiene y salubridad. De hecho, previo a la cuarentena total, en varios ministerios se negó la modalidad del home office para actividades con el que era compatible. Por otra parte, dado que se descentraliza la clasificación de las funciones como “esenciales”, no habrá un criterio único de definición: ello va a suponer un amplio abanico de arbitrariedades por parte de cada autoridad jurisdiccional o de un organismo.

En segundo lugar, el gobierno nacional dispuso que hubiera amplias excepciones en el sector privado. Para justificarse, señaló en los considerandos que “la realidad de las primeras horas de ‘aislamiento social, preventivo y obligatorio’ ha demostrado la necesidad de incorporar otras actividades y servicios con carácter de esenciales con el fin de mitigar los efectos ocasionados por las medidas adoptadas”. Es decir, una confesión de que el problema es –como señalaron en varios medios de comunicación- “la economía”, que es lo mismo que decir, la ganancia capitalista. Lo que buscan “mitigar” son las caídas en las ganancias capitalistas.
De ese modo, se suman diez nuevos puntos. El primero resulta absolutamente escandaloso: “Industrias que realicen procesos continuos cuya interrupción implique daños estructurales en las líneas de producción y/o maquinarias”. Es escandaloso, en principio, porque vuelve a admitir que el problema no es la producción para una necesidad social inmediata en el marco de una cuarentena total, sino la ganancia. Y por eso, el gobierno es capaz de exponer la salud de todos los obreros con tal de que los patrones sigan acumulando.

Pero además, dado el contenido genérico de la disposición –abundan las ramas de industrias con procesos de flujo continuo-, es evidente que varias patronales van a presionar por enmarcarse en este punto para seguir funcionando y convocar a los trabajadores a ejercer sus funciones. Por esta razón, llamamos a estar alertas. Por ejemplo, Techint impuso que los trabajadores de Siderca concurrieran a la fábrica en el día de ayer, aunque en ningún punto figuraba la actividad siderúrgica. Si bien varios trabajadores se vieron obligados a asistir, la patronal tuvo varios problemas: acería no funcionó en todo el día y finalmente, a la noche, la UOM llamó a que todos se quedaran en sus casas. Hoy los trabajadores de Siderca se encuentran en estado de alerta sosteniendo, por el momento, la cuarentena. Esta excepción parece estar hecha casi a la medida de Roca y su producción de tubos sin costura, aunque muchas fábricas podrán un tecnicismo para acogerse a esta medida.

En circunstancias similares se encuentran trabajadores de cientos de fábricas, en especial las alimenticias que no producen comestibles de primera necesidad, como golosinas, snacks, etc.: Felfort, Pepsico y Mondelez. Con la excusa de que la fabricación de alimentos está exceptuada estas fábricas pretenden hacer que sus trabajadores se expongan a romper la cuarentena.

A las excepciones señaladas, se agregó la curtiembre –porque suponen que debe operar con cueros recién llegados de frigoríficos- y el delivery de restaurantes y locales de comida rápida (como Mc Donald’s o Burguer King). ¿Cuál es la necesidad “esencial” de estas dos actividades en el marco de una cuarentena? Ninguna. ¿De qué cuarentena total estamos hablando si actividades como éstas van a ser incluidas? Es evidente que en la discusión sobre la “esencialidad” de una actividad, se juega qué clase social paga los costos de la pandemia. Las actividades deberían ser “esenciales” en función de las necesidades sociales, no de la ganancia capitalista.

El hecho de que la cuarentena se está adecuando a las necesidades de la acumulación capitalista y desestimando las necesidades obreras queda más en evidencia cuando se ven las penalizaciones que se imponen. Los millones de trabajadores en negro, los que viven de changas, los monotributistas, entre otros, están obligados a salir a circular. Y no por la ganancia precisamente: o trabajan o se mueren. Pero el gobierno nacional no les ofrece ninguna alternativa para sobrevivir durante la cuarentena. Estos compañeros deberían quedarse en sus casas, pero no tienen forma de hacerlo. Cuando salen, son detenidos. Si se quisiera garantizar su subsistencia debieran recibir de forma inmediata un subsidio. En cambio, las patronales que convocan a los trabajadores para producciones no esenciales no reciben ninguna penalidad. Al contrario, se les permite eso con la ampliación de las excepciones.

Como se ve, la expansión del coronavirus está atada al funcionamiento social del capitalismo: nos morimos de capitalismo. Mientras, por un lado, el gobierno contempla la ganancia capitalista exponiendo la salud de millones de obreros, por el otro, millones que no tienen más alternativa que salir de sus casas, se exponen además a ser penalizados o quedarse sin un peso para comer. Por eso, exigimos que la pandemia la paguen quienes ganan con el capitalismo, quienes amasan ganancias, mientras millones de obreros son obligados a concurrir innecesariamente a trabajar.

En el marco de la emergencia sanitaria, planteamos:

-Prohibición de despidos y suspensiones
-Prohibición de ajustes patronales sobre el salario y avances sobre las condiciones de trabajo
-Garantía estricta de todas las condiciones de higiene y salud
-Pago de las horas trabajadas en todas las funciones realmente esenciales como horas extra. -Fiscalización obrera de todas esas condiciones con comisiones elegidas por los trabajadores.
-No a las excepciones dispuestas según el criterio de la ganancia capitalista. Una actividad es esencial en función de las necesidades sociales
-Subsidios para la clase obrera más pauperizada y precarizada: desocupados, trabajadores en negro y monotributistas. Blanqueo y pase a relación de dependencia.
-Aumento urgente de presupuesto para la salud pública. Por una salud pública centralizada y controlada por los trabajadores.

Corriente Clasista Goyo Flores

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de Goyo Flores

Ir a Arriba