Nada nuevo bajo el sol: la CGT y el blanqueo

en La Hoja Socialista 15/LHSMundoObrero

El nuevo proyecto de blanqueo que el gobierno quiere tratar en el Congreso –con el presunto acuerdo de la CGT- no trae nada demasiado novedoso. En primer lugar, se trata de uno de los capítulos que contenía la reforma laboral que Macri preparó y que, incluso sin ser tratada en el Congreso fue avanzando por otras vías como los convenios colectivos. Ahora quiere hacer pasar este proyecto, que no es nada novedoso en relación a las políticas de blanqueo que ya se han implementado sin ningún éxito.

El proyecto, encarado para bajar la cantidad de litigios, va a estar lejos de resolver el problema, porque apunta contra algunos síntomas sin ver el problema de fondo. ¿Qué propone el oficialismo? En cierto modo, cosas que ya propuso antes el kirchnerismo en el 2014 y el mismo gobierno en proyectos previos. Y nos quedamos cortos: nada muy diferente propusieron tampoco Menem y Cavallo. Puede varias algunas cifras de porcentajes y plazos, pero la lógica es la misma.

El proyecto propone primero condonar sanciones y multas por evasión fiscal y borrar del Registro Público de Empleadores con sanciones laborales (REPSAL) a los empresarios que blanqueen en el plazo de un año desde que entre en vigencia la ley. Segundo, exención de aportes por dos años (hacia adelante) por aquellos trabajadores blanqueados. Mientras a usted le cobran religiosamiente el IVA en cada compra que hace, a los patrones que están fuera de la ley por evadir cargas, los premian.

Es una forma de “incentivo” a los empresarios que, con la excusa de “promocionar el empleo”, supone un problema a futuro: no se garantiza suficiente dinero para las jubilaciones futuras. Es decir, de este modo, se desfinancia la ANSES lo que perjudica también a los actuales jubilados. Ello se agrava si consideramos que el “beneficio” se extiende a todos los empresarios que inicien una nueva relación laboral.

Además, para reconocer las contribuciones, el proyecto mantiene el tope arbitrario de 60 meses (5 años) de relación laboral. No importa si el o los empleados trabajaron más. En los hechos, eso significa que aquellos que hayan superado esos 5 años, están “subsidiando” a las patronales. La “mejora” es que esas contribuciones reconocidas se calculan sobre el monto del salario inicial del convenio de trabajo correspondiente, no sobre el Salario Mínimo, Vital y Móvil.

La idea de reducir los litigios implica además cambios en el cálculo de las indemnizaciones. Hasta ahora había un monto mínimo previsto por la ley, equivalente al triple del mejor salario percibido por el empleado. El proyecto propone un 25% del Salario Mínimo Vital y Móvil, o sea, $3.125 por cada mes no registrado.

Como se ve, los que verdaderamente salen favorecidos de esto son las mismas patronales que nos sobreexplotan. Esto se agrava si consideramos que no hay ningún instrumento legal que prohíba el despido de los trabajadores blanqueados. O sea, se puede licuar las deudas previsionales incluso a costo cero y deshacerse luego del trabajador.

La pregunta entonces es: ¿por qué esto es apoyado por la CGT? Primero, porque para ellos esto significa más afiliados, y por lo tanto mayor recaudación. Pero además, no perdamos de vista que los gordos ya fueron participes –en esa ocasión junto a Moyano, el Frente Sindical y las CTA- de una marcha patronal que justamente ponía en cuestión el programa pyme: más explotación, compensaciones y subsidios que pagamos nosotros Lo explicamos en este mismo número.

En esto consiste el armado “peronista”. Un programa esencialmente patronal con una pata sindical. No es casual que todos los políticos burgueses (de Macri a CFK) propongan siempre lo mismo. En un país como la Argentina con un 35% estructural de empleo en negro, la precarización es la regla porque los capitales compensan su baja competitividad con la sobreexplotación. Todo el mundo pyme solo subsiste en base al trabajo en negro. Y si eso es posible, es por culpa de la burocracia sindical que se suma al programa de rescate de nuestros verdugos. Debemos reclamar por el blanqueo de todos los trabajadores, pero no como estrategia de la patronal para ahorrarse plata a costa de nuestro salario actual y futuro (jubilación).


Para seguir leyendo

La reforma laboral del macrismo la explicamos en: “Despacio pero seguro… La reforma laboral de Macri”, http://bit.ly/2VClWTo

Si aún cree que el kirchnerismo no hizo su parte en todo este asunto, repase: “Flexibilización K”, http://bit.ly/2D8BlDE Si se pregunta quién es el padre de esta estrategia, encuentre la respuesta en: “El padre de la flexibilización”, http://bit.ly/2UKQ9CG

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de La Hoja Socialista 15

Entrar a la cancha

Luego de tanto cacareo anunciando que llegaría, finalmente acá está. Entramos en

Un fracaso de clase

Como explicamos en varios números, el macrismo asumió con una estrategia desarrollista.
Ir a Arriba