Adiós al sueño de la casa propia

en La Hoja Socialista 15

El capitalismo no nos garantiza a los laburantes ni siquiera lo elemental. Los trabajadores lo tenemos claro. Uno de los problemas más importantes que todos tenemos delante nuestro es el de la vivienda. Sí, conseguir un techo no es algo sencillo. Y no estamos hablando solo de la casa propia, un sueño que la gran mayoría de los trabajadores nunca va a lograr (en este tipo de sociedad, se entiende). Todos sabemos que hoy en día hasta alquilar es una verdadera odisea, con montos que aumentan continuamente (no así nuestros salarios) y con adelantos y depósitos prohibitivos.

Como ya hemos explicado en otra ocasión, la burguesía intenta darle una “solución” a este problema. Entre comillas, porque de solución no tiene nada. Basta con ver la cantidad de gente que vive en la calle, salva el día juntando monedas para alquilar una pensión, los que van a sentarse en las salas de espera de algún hospital o quienes pasan la noche en un parador más hostil que la calle misma. La “solución” burguesa consiste en dar “facilidades” (sí, otra vez entre comillas) por medio de créditos.

En este punto el macrismo no innovó demasiado. A comienzos de 2016 lanzó los créditos en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA). Con bombos y platillos, fueron anunciados como una posibilidad real de acceso a la vivienda propia. Se destacaba que tenía dos grandes virtudes. Por un lado, sería más sencillo aplicar que los créditos convencionales porque se pediría un nivel de ingreso más bajo. Por el otro, la cuota también sería pequeña, equivalente a un alquiler. Sonaba tentador. Pero, como usted ya sabe, de las “facilidades” de los patrones siempre hay que desconfiar.

Supongamos un ejemplo, el de una familia que solicita para el momento del lanzamiento de esta línea de crédito (abril 2016) $1 millón (u$s68.587 a un tipo de cambio de $14,58). Con un plazo de 20 años, a un tasa de 6,95%, daría una cuota de $7.921,13 pesos. En esas condiciones, se podía acceder con un mínimo de ingreso familiar de $31.685 (donde la relación cuota-ingreso no supere el 25%). Para un crédito tradicional, el ingreso mínimo sería de un 30% más: $41.450. Al tratarse de un crédito en pesos, en este último caso la tasa de interés es mayor, lo que incrementa el valor de la cuota inicial.

La ventaja del crédito UVA, al momento de entrar, parece evidente. Sin embargo, no hay que perder de vista que un ingreso familiar de $31.000, significaban por aquel entonces unos cinco sueldos mínimos. No es poca cosa, incluso considerando que las dos cabezas de la familia trabajen. Pero acá no termina el asunto.

La clave se encuentra en que, los créditos UVA están atados a la inflación. Con ello, también lo hacen la cuota y la deuda. En una economía como la argentina, usted lo sabe, la inflación y la devaluación son muy comunes. Y los salarios siempre se retrasan. Ya intuye cuál fue la suerte de nuestra desgracia familia imaginaria…

A dos años de haber solicitado el crédito, nuestro deudor UVA habrá visto incrementar su deuda de 1 millón a 1,529 millones, solo habrá saldado un 2,11% del valor inicial y el monto de las cuotas se llevará un porcentaje más alto del salario. ¿Cómo ocurrió esto? Entre noviembre de 2017 y de 2018, los salarios aumentaron (según INDEC) un 28% promedio. Por su parte, los valores de la cuota medidos en UVA lo hicieron en 42,97%, y la deuda en pesos en un 38,97% (o sea, entre 10 y 15 puntos más que los salarios). Eso significó un incremento superior al de los alquileres, que lo hicieron entre un 20 y 30%. A esta altura, nuestra familia estará más cerca de la pesadilla del desalojo que del sueño de la casa propia…

Es claro para todos nosotros que la clase obrera hace rato se despidió del sueño de la casa propia. No puede tenerla sencillamente porque tampoco es suya la sociedad en la que vive. El capitalismo es el hogar de los patrones y allí nosotros, los laburantes, no somos bienvenidos. Habrá entonces que arrebatarles lo que es nuestro para poner en pie una sociedad que garantice no solo techo y comida, sino una vida que valga la pena vivir.


Para seguir leyendo

Un análisis complementario a este, puede verlo en: “Inalcanzable”, http://bit.ly/2uZaGEU

Si le interesa saber por qué el capitalismo es culpable de que no tengamos techo asegurado y cómo el Socialismo resuelve este problema: “La vivienda en el Socialismo”, http://bit.ly/2ULDQ95

1 Comentario

  1. BUENO AQUI SE ME OCURRE ALGO……. ESTAMOS ANTE UNA CRISIS DE CARACTER FORMIDABLE….. ESTO LO DIGO CON CONVENCIMIENTO POR QUE LO VENGO PENSANDO……..AGOSTO,OCTUBRE, NOVIEMBRE, NO SOLUCIONAN NADA .. POR QUE…. POR QUE ESTA CRISIS ES SUPERIOR A LA DEL 2008,,, UE SALVO A LOS BANCO Y TRANSLADO TODA ESTA SITUACION A LA PERIFERIA,ARGENTINA, EN BOCADITO IDEAL……. LO QUE NO SE COMO SIGUE?…….PIENSO QUE ESTAMOS FRENTE A UN RECAMBIO DE DIRIGENTES….. SOCIALES,POLITICOS, Y NI QUE HABLAR DE LOS SINDICATOS…..COMO Y QUIEN JUNTA A LA CLASE TRABAJADORA …. NO LO SE QUIZA SEA LA R-E-A-L-I-D-A-D D-E L-A H-I-S-T-O-R-I -A-?????…… DE LAS CRISIS NADIE QUIERE HABLAR POR QUE

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*