Un fracaso de clase

en La Hoja Socialista 15

Como explicamos en varios números, el macrismo asumió con una estrategia desarrollista. Repasemos brevemente. Mauricio llegó al gobierno en alianza con los grandes capitales. Al campo le prometió el fin de las retenciones. Eso implicaba ajustar algunas variables. Como se sabe, siempre se aprietan las clavijas de la clase obrera. Pero también a los industriales más inútiles, esos que necesitan subsidios para funcionar. Los grandes capitales industriales recibirían también “reglas de juego claras” y tasas de interés bajas, es decir, créditos más baratos. Así llegaría la “lluvia de inversiones”.

Pero el amorío entre Macri y los patrones más grandes duró poco. Muy rápido chocó contra los límites de esta Argentina parásita, miserable y en bancarrota que es la Argentina capitalista. Recordemos brevemente cómo funciona la cosa. Vivimos en un capitalismo chico y agrario. La única rama que funciona bien es la agraria, y alguna que otra más, pero centralmente los dólares entran por el campo. La industria es abrumadoramente ineficiente. Para subsistir, necesita de dinero que no genera. Subsidios. De allí que la industria sea un parásito del campo, y que los dos parasiten a toda la clase obrera, que trabaja para que la riqueza se la queden otros.

Dicho esto, entremos a ver los problemas de la alianza macrista. Mauricio se ganó en 2015 el apoyo de los patrones del campo gracias a la promesa de terminar con las retenciones. En un primer tiempo cumplió. Básicamente, porque lo que no les sacaba vía impuestos, se los sacaba vía atraso del tipo de cambio. Pero con la presión de la devaluación, debió nuevamente ajustar las retenciones. Se implementó un gravamen fijo a las exportaciones primarias de 4 pesos por cada dólar exportado, lo que elevaba a un 11% las retenciones a los productos que no tributaban (como trigo y maíz), y al 29% las retenciones a la soja. La “receta K”.

Los patrones pusieron el grito en el cielo. Una de las corporaciones burguesas más opositoras, CARBAP, amenazó con sacar los tractores a la calle. Tomemos nota: cuando se toca la ganancia de los patrones, no parece estar mal salir a la calle…

Del lado de los industriales, tampoco las relaciones fueron mejores. ¿Cuál es la tensión? Por un lado, el aumento de la tasa de interés (lo que encarece el crédito), que el macrismo necesitaba para contener el dólar. Por el otro, el foco principal: la reducción de los subsidios. En la Argentina hasta las industrias más grandes son ineficientes. Este reclamo aparece con argumentos “progresistas” como la defensa del “mercado interno” y del “desarrollo industrial”. En realidad, no son nada progresivos, sino que defienden a los peores explotadores.

Al igual que sus “compañeros” del campo, los industriales también salieron a la palestra. La UIA, esa corporación que nuclea a los empresarios más grandes de la industria, comenzó a quejarse. Y curiosamente empezó a coquetear con la “santa oposición”: el Papa, la CGT, la CTA y la CTEP del monaguillo Grabois. Sí, los que se supone que defienden a los trabajadores y los que se presentan como representantes de los más humildes, de la mano con los patrones. Tome nota de esto también…

Está claro que estamos ante un fracaso en toda la regla. Fracaso del “modelo neoliberal” de Macri, dicen los K. Pero lo cierto es que Mauricio no hace nada muy distinto a lo que hicieron ellos. Con las retenciones subsidia a otros capitalistas. Si recorta, es porque la economía no acompaña. Pero la receta de fondo, es la misma. Es que el fracaso no es el suyo como presidente, sino el de su clase social (que es la misma que la de Néstor y Cristina), la burguesía, que no tiene más que ofrecer que un horizonte de bancarrota. Si queremos otro futuro, hay que pensar en un mundo diferente, sin patrones que vivan de nuestro trabajo. Un mundo socialista.


Para seguir leyendo

Si quiere entender el papel del tipo de cambio y las devaluaciones en la economía argentina: “Devaluación”, http://bit.ly/2P1DjdT

El proyecto del macrismo lo explicamos en varias oportunidades, una buena nota para refrescarlo: “Plan Macri: Más explotados y más baratos”, https://bit.ly/2P18LsS

1 Comentario

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de La Hoja Socialista 15

Entrar a la cancha

Luego de tanto cacareo anunciando que llegaría, finalmente acá está. Entramos en
Ir a Arriba