¿Escuela bomba o Escuelas Cromañón? Reseña de “Escuela Bomba, dolor y lucha en Moreno”

en ECD Buenos Aires/El Correo Docente 23/Novedades

María Paz López
Conti-Santoro


“Escuela Bomba, dolor y lucha en Moreno” es un documental que relata lo ocurrido en la Escuela Primaria N°49 “Nicolás Avellaneda” en Moreno. Bajo la dirección de Juan Mascaró y la producción del Departamento de Educación de la Universidad Nacional de Luján, el documental se divide en tres bloques. En el primero se revive el día de la explosión. El director recopila imágenes televisivas con expresiones de dolor de padres, docentes, vecinos y familiares. El segundo bloque compila testimonios sobre el estado de las escuelas de Moreno, el trabajo docente, la vida de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez y lo que implicó para la comunidad educativa ambas pérdidas. Finalmente, la última parte se centra en la organización del distrito los seis meses posteriores, cuando 230 escuelas estuvieron cerradas y 80 mil estudiantes quedaron sin clases.  

En general, el film no aporta información nueva. Se trata de una cámara testigo que registra la organización de la comunidad. Como no puede ser de otra manera, el documental reproduce una postura política y un posicionamiento frente a lo acontecido. Hay dos ideas fundamentales que aparecen y que queremos discutir: 1) Lo ocurrido en Moreno es un asesinato cuyos únicos culpables son Vidal y Macri. 2) Hay que rescatar las experiencias organizativas de la comunidad positivamente, sin importar el programa político que encarnen. Vayamos por partes.

Asesinato no, crimen social.

El largometraje sostiene que la desinversión macrista nos llevó al estado deplorable de las escuelas. Los malos de la película serían únicamente Macri y Vidal. Por lo tanto, el esfuerzo está puesto en denunciarlos. Los ejemplos son varios. El documental finaliza con una canción creada por el Colectivo Escuela N°32 en la cual Vidal es “La hiena que anda suelta”. Esta idea acompaña la contraposición entre un “capitalismo bueno” y un “capitalismo malo”. El “neoliberalismo” macrista es malo porque no invierte en la educación pública. En contraposición, habría gobiernos distintos, donde el Estado velaba por los intereses de todos.

Efectivamente, Vidal llevaba dos años y medio gobernando la provincia. Ella carga una parte enorme de la responsabilidad y esperamos verla presa. Ahora bien, nos quedamos cortos exigiendo solo su renuncia y señalando exclusivamente la responsabilidad del macrismo. De hecho, en el mismo documental alguien señala que “no es que hace cinco o seis años estaban bien las escuelas, lo que sí se ha modificado es que ha habido intervenciones punitivas…”. Estas palabras aparecen en el marco del testimonio de Cesar Ipucha, integrante del Departamento de Educación de la UNLu, ex director de la Escuela Primaria N°49 de Moreno y productor ejecutivo del film. Las escuelas se caen a pedazos hace décadas. Todos los gobiernos son responsables. En una nota anterior1, tomamos los datos de los relevamientos de infraestructura tanto de 2005 como de 2014. Los datos confirman lo dicho. Durante todo el kirchnerismo, los problemas de infraestructura no fueron resueltos.

Lo sucedido en Moreno no fue un accidente, ni una tragedia. Es un crimen social cuyos responsables son el Estado y toda la clase política que responde a la burguesía. Esto incluye a Macri. Pero también a Cristina, Néstor, Duhalde, Menem, Alfonsín y Videla ¿Por qué invertir en educación si al capitalismo argentino le sobran trabajadores?  Desde al menos la década del 80, la pobreza y el desempleo estructural se consolidan en un 30% promedio. Por eso se sostienen escuelas pobres para alumnos y docentes pobres. Esta tendencia, que no revirtió ningún gobierno, tiene que ser puesta en evidencia.

¿Organización para qué?

Una parte importante del documental recoge, de manera emotiva, la organización posterior al crimen. Que la comunidad educativa se levante y organice para pedir justicia por los compañeros y demandar mejoras edilicias, es positivo. Pero si de verdad queremos que las cosas cambien, el programa que está detrás del proceso de lucha tiene que discutirse. La confianza en que otro gobernante burgués va a mejorar la educación, es falsa. El sistema no nos necesita y por eso no le importa si morimos en las escuelas. Si uno mira solo a Cambiemos, olvida que el gobierno anterior potenció la degradación con, por ejemplo, el Plan Fines. El macrismo siguió avanzando sobre esa base implementada anteriormente.

Por eso, hay que criticar el discurso y el relato que reconstruye el documental. Juan Mascaró, en una entrevista con Silvestre en C5N, señaló que el largometraje intenta mostrar “en qué momento histórico se dieron cambios para que las escuelas estén así.” ¿Ahora se entiende por qué debemos cuestionar el contenido de la película? No solo el contenido se encarga de no mostrar el lado de responsabilidad de los gobiernos anteriores. El estreno y las proyecciones estuvieron cargadas de contenido kirchnerista. El documental estaba en cartelera, a punto de estrenarse, cuando la Gerencia de Exhibición del INCAA informó que no se presentaría en el Cine Gaumont como estaba programado. El argumento que usaron fue que “la película no fue producida por el INCAA”.  Frente a esto, el colectivo Documentalistas Argentinos (DOCA), decidió proyectarla en la puerta del Cine Gaumont. También emitieron un comunicado donde expresaban que “este documental pone sobre la mesa un tema incómodo: la desinversión y el desinterés por la escuela pública en la Provincia de Buenos Aires y todo el país”. Rápidamente todos los medios y periodistas afines al kirchnerismo lo definieron como un hecho de censura y aprovecharon para alimentar el relato del fascismo macrista.

No nos extraña para nada que el macrismo no haya querido proyectar la película a menos de 10 días de las P.A.S.O. Tampoco nos extraña demasiado que toda la caterva de intelectuales k salgan a hacer política con la bomba que, afortunadamente para ellos, le explotó a Vidal y no antes. Lo que alarma y preocupa es que desde la izquierda se haya dejado construir política a los enemigos de clase con los nombres de Sandra y Rubén. Todavía estamos a tiempo. Hay que asumir la tarea.


Notas

1 https://www.facebook.com/notes/corriente-nacional-docente-conti-santoro/las-escuelas-de-la-muerte/2316359621939977/?__tn__=HH-R

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de ECD Buenos Aires

Ir a Arriba