El voto del FITU y el boomerang sionista

en Comunicados RyR/Novedades

A días de haberse destapado el escándalo de la votación favorable del FITU al acuerdo entre Alberto Fernández y la Embajada de Israel, las consecuencias nefastas de la aprobación del proyecto se comienzan a vislumbrar y con ello se calibra la magnitud del “error” de la izquierda trotskista, que en realidad no es tal sino un acto de una irresponsabilidad mayúscula.

Todo sucedió este fin de semana. El sábado, los tres legisladores porteños del FITU sacaron una rectificación pública en relación a lo actuado en la sesión del 18 de junio. Atribuyeron su “error” a la imposibilidad de leer el proyecto en cuestión. Eso, a pesar de que cuentan con sus respectivos asesores por cada una de las bancas, se discutían solo 39 proyectos y hasta la diputada Neira explicó en las sesiones el contenido de lo que se votaba. Al día siguiente, la Organización Sionista Argentina (OSA) emitió una declaración en la que manifestó su indignación por la rectificación. Lo interesante es la amenaza no muy velada que se encuentra al final del comunicado. Allí se lee:

“La normativa que el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto ha instituido con la adopción de la definición de antisemitismo establecida por la IHRA nos brinda una nueva herramienta para llevar a la justicia a quienes, desde sus palabras, manifiestan odio a los judíos, al sionismo como movimiento de liberación y autodeterminación del pueblo judío y a Israel como Estado judío.”

El mensaje es claro. Ahora el sionismo vernáculo cuenta con un arma más para combatir a todos los que denunciamos el Estado criminal que encabeza Netanyahu. Los primeros en sufrirla pueden ser, ni más ni menos, que los legisladores del FITU que acaban de votar positivamente ese elemento de represión legal. Como corresponde, repudiamos esta ofensiva y llamamos a la defensa incondicional de los legisladores aludidos.

Ahora bien, dicho esto, es necesario aclarar algunos puntos. A Solano, Bregman y Barry les cabe una responsabilidad por partida doble. En primer lugar, por haber convalidado el proyecto. Ya sea por impericia, ineptitud o por un acuerdo espurio con el kirchnerismo. En segundo lugar, por no haber alertado sobre lo que estaba tramando el kirchnerismo junto con el sionismo. Como legisladores, debieron repudiar el pacto de Felipe Solá con la embajada israelí y alertar lo que se preparaba en la Legislatura. Era imperiosa, y aún lo es, una enorme campaña de proyección en contra esta peligrosa iniciativa para perseguir a quienes luchamos contra los asesinatos cotidianos, contra las torturas y la ocupación militar del sionismo. No se trata de una simple declaración simbólica, estamos ante una herramienta que habilita la persecución penal contra todos los que enfrentan al régimen genocida de Netanyahu. Esta es la gravedad de la situación. Este es el resultado de tomar con liviandad la labor parlamentaria.

No podemos dejar pasar esta ofensiva sionista coordinada por Alberto Fernández y Netanyahu. Nos solidarizamos con los legisladores del FITU. Es momento de poner en pie una enorme campaña nacional e internacional para voltear el pacto Alberto-Netanyahu.

Abajo la persecución de los legisladores del FITU

Por una campaña internacional por la derogación de la normativa pactada entre los gobiernos de Macri y Alberto Fernández con las instituciones sionistas.

Razón y Revolución

Etiquetas:

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de Comunicados RyR

Ir a Arriba