El ajuste macrista y kirchnerista

en La Hoja Socialista 16/Novedades

Luego de la paliza electoral que recibió Mauricio el domingo, se produjo una fuerte devaluación. El dólar pasó de valer $46 pesos a $56. De un plumazo, nuestro sueldo real cayó y cada vez compra menos. Esto se suma a la pérdida que venimos sufriendo con las paritarias firmadas por debajo de la inflación.

Frente a este escenario, los kirchneristas llaman explícitamente a “garantizar el orden”, o sea, a bancarnos el ajuste calladitos para que ningún estallido arruine sus planes electorales. Por su parte, la izquierda le exige a la CGT y a la CTA que convoquen a un paro nacional. Parece que solos no podemos hacer nada y que tenemos que esperar algo de los que nos vienen entregando sistemáticamente hace años.

Lo primero que hay que decir es que el ajuste que produce esta devaluación, no es pura responsabilidad de Macri. Eso dicen los K y, lamentablemente la izquierda, que hablan de un “castigo” al “pueblo” por su voto. En realidad, la devaluación también es parte del programa económico de los Fernández. Alberto dijo en campaña que apostaba a un dólar alto, celebró los hechos de esta semana y finalmente señaló que un dólar a $60 estaba muy bien. Es más, criticó inicialmente a Macri por vender reservas para contenerlo.

Si Alberto tuviera algo diferente para ofrecer, reclamaría un adelanto de las elecciones para asumir y evitar mayores penurias para los trabajadores. Pero nada de eso está sucediendo. Por el contrario, Fernández y sus economistas alientan la devaluación que significa más miseria para nosotros.

Como ya explicamos en varios números, sufrimos devaluaciones constantes y caídas salariales sistemáticas, no por acción de “los mercados”, la “bicicleta financiera” o por algún plan maquiavélico del FMI. El problema es el capitalismo argentino mismo. Nuestra economía está estancada hace años y funciona a los ponchazos, sosteniéndose con los ingresos del campo, con deuda y/o atacando nuestras condiciones de vida para volvernos más baratos.

Cristina pospuso el estallido manteniendo el dólar bajo, a fuerza de liquidar reservas y apelando al cepo. Esa solución llegó a un límite y vino Macri, que pospuso el estallido gracias al endeudamiento externo. Pero tarde o temprano, con Macri o con Fernández, se iba a venir la devaluación que redujera abruptamente nuestro salario.

Macri intentó que no se disparara antes. ¿Por qué? Sencillo, apostaba a ganar las elecciones, no convenía atacarnos en ese momento. Ahora, apuesta a que la cosa no empeore mucho, para llegar a diciembre sin ningún caos. Para Alberto, la cuestión es al revés. Quiere que el grueso del ajuste pase antes de diciembre, así asume con la tarea hecha y puede aparecer como el bueno de la película que viene a sacarnos del abismo.

Por eso Fernández anuncia que va a poner todo de sí para sostener a Macri hasta diciembre: si él hace el ajuste mejor, Alberto asumirá con todo dado para arrancar la “reactivación” sobre la base de nuestros salarios por el piso. La historia se repite. Es lo mismo que sucedió con Duhalde en el 2001. La crisis licuó nuestros salarios y nuestras condiciones de vida. Nos dejó en un piso tan bajo, que Lavagna en 2002 pudo mostrar muy sencillamente mejoras y Nestor posar como un gran presidente luego. Obviamente, nunca llegamos a los niveles de vida de antes del 2001. Ese es todo el chiste: cada “recuperación” no llega a los niveles previos a la crisis, por lo tanto siempre estamos un poquito peor.

En definitiva, Macri y Fernández son responsables de esta devaluación. Es para lo único que da la economía argentina: despegue capitalista a costa de salarios ultra-devaluados. Exculpar a Fernández de la mega devaluación, como hace el kirchnerismo, es no prepararse para lo que se viene: más devaluación (si no la hace Macri la hará Fernández) y salarios congelados vía Pacto Social como prometió Cristina, porque “estamos en crisis” y, ya se sabe, “hay que pasar el invierno”. El conjunto de la dirigencia sindical es responsable por haber llamado a los trabajadores a ilusionarse con quien ya estaba anunciando la profundización del ajuste. No podemos esperar nada de ellos. Si hicieron la plancha en cuatro años de un gobierno al que decían oponerse, qué puede esperarse de uno que apoyan. La única chance que tenemos es organizarnos de forma independiente, en una asamblea nacional de trabajadores ocupados y desocupados que debata una salida a la crisis.

2 Comentarios

  1. Yo quiero debatir la salida de la crisis, como hacemos? Si la salida es segun el socialismo estamos hablando de revolucion armada y estoy de acuerdo con eso

  2. ENTIENDO QUE SI LA SALIDA ES SEGUN EL SOCIALISMO ESTAMOS HABLANDO DE UNA REVOLUCION DE IDEAS,SI LA IZQUIERDA SE PRESENTA A ELECCIONES EN ESTE SISTEMA DE DEMOCRACIAS LIBERALES, NO PUEDE HABLAR DE LUCHA ARMADA, POR QUE LO ESTA ACEPTANDO…..LO QUE PASA ES QUE LA IZQUIERDA NO PUEDE PENETRAR POLITICAMENTE EN EL NUCLEO DEL MOVIMIENTO OBRERO QUE ES PERONISTA……. ESO LA BURGUESIA LO SABE…… LOS DEJA … Y LOS VOLTEA…EL PERONISMO SE RECOMPONE CON SUS COMPONENTES BURGUESES Y OTRA VEZ EL CICLO……. LA LUCHA ARMADA NO SIRVE POR QUE SON SOLO UNOS ILUMINADOS…….PERO UNA REVUELTA POPULAR ESPONTANEA SERIA OTRA COSA……..EL PROBLEMA ES QUE ESA REVUELTA NO TIENE UN NORTE, UN FIN DETERMINADO….. POR EJEMPLO ASAMBLEAS POPULARES… POR ESO LAS BURGUESIAS …VUELVEN A PROPONER SALIDAS Y EL PUEBLO LAS ACEPTA…… PERO BUE ES LO QUE HAY Y EL MISMO SISTEMA TIENE CRISIS CADA VEZ MAS RECURRENTES… Y LOS PUEBLOS VAN ADQUIRIENDO EXPERIENCIA …… SIENDO REALISTAS LA OPOSICION A LA BURGUESIA NO PASA DE UNA SOCIALDEMOCRACIA… RUSIA Y CHINA ACEPTABAN ENTRE OTROS PLATEOS LA PENETRACION DIRECTA O A TRAVES DE ESTAS POSTURAS INTERMENDIAS…..

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de La Hoja Socialista 16

Ir a Arriba