Basta de mantener a un empresariado inútil: ellos pidieron, ellos quebraron No a los superpoderes de la Ley Guzmán Mañana 29/01, todos al Congreso a las 9hs.

en Comunicados RyR/Novedades

Este miércoles, el gobierno y la oposición se aprestan a votar una ley que otorga plenas facultades al Ministro de Economía para realizar todo tipo de ajustes y cambios en las partidas presupuestarias (Jefe de Gabinete mediante), con la excusa de renegociar los plazos, intereses y quitas de la deuda externa.
¿Por qué la Argentina está tan endeudada? Porque los capitalistas argentinos y los extranjeros que operan acá necesitan que se les cubra su ineficiencia. Es decir, si se los deja a la libre competencia, quiebran. Por lo tanto, el Estado argentino toma deuda y les cubre las ganancias necesarias para seguir funcionando. De eso, no vemos un peso. Toda esa plata no se usa para salud, educación, vivienda o servicios públicos. Nada de eso: se usa para sostener empresarios inútiles. No vemos un peso, pero a la hora de pagar se imaginan a quién recurren…
Todo este mecanismo no sirve para nada. No desarrolla realmente la economía ni le da más competitividad a los capitalistas. Cada siete o diez años, la Argentina va a default. Quiebra, pide plazos, se endeuda, entra en crisis y vuelve a quebrar para reiniciar triste el ciclo: 1982, 1989, 2001, 2013, 2020.
Durante la «década ganada» Néstor no necesitó pedir porque tuvo la soja. Pero se curó en salud y, para poder pedir, pagó una suma fabulosa, que bien pudo destinarse a nuestro bienestar. Agotada la soja, Macri consiguió lo que venía intentando Kiciloff cuando fue ministro: endeudarse. Entre los pedidos de Kici y Mauricio, la deuda llegó al 91% del PBI. Todo esto avalado por el entonces gobierno (Maricio) y la oposición (el kirchnerismo). Ahora el Estado debería afrontar, en estos dos años, una suma cercana al 20% del PBI. Resultado: Alberto quiere pedir el default. Eso sí, acordado. Eso implica un período de gracia en el que el gobierno espera mostrar un ajuste hecho y derecho no tanto para pagar, sino para volver a pedir y echar a anda otra vez la rueda.
Para eso, envían una ley al Congreso: la Ley de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Externa. Bajo ese nombre rimbombante, simplemente exigen la entrega de superpoderes al ministro Guzmán. En el artículo 4°, incisos a) y d) por ejemplo, lo faculta a emitir títulos y designar instituciones que actúen como «colocadores». O sea, va a poder sacar plata de cualquier caja estatal para emitir títulos. En la 5°, faculta al Jefe de Gabinete para reestructurar el presupuesto sin consultar al Congreso. O sea, lo que presentaron en diciembre era una bromita.
Lo mas importante es que toda esa colocación de títulos y esa reasignación arbitraria de partidas va a ser utilizada para el ajuste del sector público y la transferencia a los empresarios. Para eso quiere los superpoderes. La idea de que son para «negociar» es una broma de mal gusto: ya está negociando, no necesita la autorización y por al menos dos años no va a tener que pagar nada. ¿Para qué pide los superpoderes? Para eso que explicamos…
EL FITU, por su parte, realiza un acto sectario, que no permite la participación real del resto de las organizaciones. Principalmente, para encubrir su posición reformista: ellos apelan a la «soberanía nacional». Para ellos, los burgueses nacionales son pobres «víctimas» de la opresión imperialista y no parásitos que viven a costa nuestra. Por eso, convocamos aparte.
El hecho de que el PRO apoye sin chistar muestra que es una política de clase (hasta Carrió aseguró que lo va a votar…). Esta ley no puede salir. No podemos seguir financiando con nuestra sangre a una clase social parásita. Ellos pidieron la plata. Ellos la despilfarran en la inútil empresa de sostenerse y sostener el capitalismo argentino. Ellos quebraron. Que asuman las consecuencias y den un paso al costado. Es la hora de los trabajadores. Hay que ir por todo lo que pidieron y derrocharon, que es nuestro. Llamemos a una Asamblea Nacional de Trabajadores que ponga en pie una dirección revolucionaria y organice un plan de lucha.

El 29/01, a las 9hs. todos al Congreso.

Fuera la Ley Guzmán. No al ajuste de los Fernández.
Ni un peso para los capitalistas
Expropiación de todas las empresas que recibieron subsidios
Por una Asamblea Nacional de Trabajadores Ocupados y Desocupados

Razón y Revolución

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*