Sin estrategia de poder

fit sliderA medida que la crisis del FIT sigue su avance, los pronunciamientos se multiplican, dando más pasos hacia el ridículo. Luego de las tres marchas de la semana que se termina, el PTS ha sacado una conclusión: las masas estarían despegándose de sus dirigentes. Al parecer, “millones de trabajadores” están en contra de las conducciones sindicales y políticas burguesas (por qué, entonces, la columna “independiente” no llegó a juntar más de 6.000 personas es todo un misterio).

El caso es que, ante esta caracterización, la propuesta del PTS para sacar al FIT de su crisis y para intervenir en este giro de la conciencia es… armar un afiche para fin de mes (24/03) y “discutir” un acto unitario para dentro de dos meses (1 de mayo).

No hace falta explicar que la propuesta no está a la altura de la tarea a la que nos llaman. No sirve para encarar un supuesto “despegue” ni para relanzar el FIT. Frente a una tarea de tipo estratégica como es conquistar la hegemonía en el seno del proletariado, no ponen a consideración ningún instrumento ni ningún plan. No, la gran propuesta es una pegatina para un acto por el golpe de Estado de 1976. ¿Se puede tener tan poco sentido del ridículo?

Con respecto al FIT, ¿realmente piensan que la crisis se resuelve acordando en un slogan para un afiche? ¿No aprendieron nada del masivo acto de Atlanta, que no detuvo la descomposición del frente?

Es vergonzoso que frente a la coyuntura, y frente a lo que ellos mismos caracterizan, no puedan formular al FIT nada más que una postergación de todo para fin de mes.  En realidad, o creen que no hay nada que hacer o simplemente no quieren saber nada con dirigir a las masas. Por mucho menos que eso, al “triunvirato” lo echaron del acto a los escupitajos.

Estamos ante una carta ficticia, porque se dirige a un destinatario inexistente. Si el FIT tuviese algo de vida, este tipo de cosas se estarían discutiendo en la mesa directiva (o de coordinación, o como se llame) del frente. La sola publicidad de la propuesta de uno de los partidos es síntoma inconfundible de que están cortados los canales de diálogo. Por lo tanto, lo primero que corresponde es reconocer que el FIT no existe, explicar por qué y dar a conocer los mecanismos de su recomposición.

Lo más curioso del caso es que la carta del PTS se escribe después que el PO propuso, en dos comunicados, la incorporación de los partidos que apoyan al FIT, pero que no integran formalmente el frente y la preparación de un congreso. En lugar de responder a estas propuestas (por sí, por no, y explicar por qué), el PTS se hace el desentendido, lo que es una verdadera estafa.

El PO ha hecho algo similar. Su propuesta, de organizar un congreso de militantes sindicales y políticos, tuvo una respuesta. Nosotros acordamos y los invitamos a poner una fecha al congreso. Puede ser que el PO no considere nuestra presencia como algo relevante, pero si toda su propuesta consiste en declamarla, lo suyo es tan mentiroso como lo del PTS. Como el PTS, el PO mira para otro lado mientras la crisis se desarrolla. Estamos ante un verdadero diálogo de sordos.

¿Por qué a nadie le interesa resolver la crisis del FIT? Ante todo, porque nunca creyeron en él. Siempre lo consideraron una mera alianza electoral. Sirve para no quedar por debajo del 1,5%, para ganar algunos cargos parlamentarios y punto. Pero hay un elemento más importante que el electoralismo y parlamentarismo: no piensan en el poder, no tienen una estrategia para pelear la dirección real de las masas. La dirección política, no la meramente sindical. Por eso, desprecian la formación de un Partido verdaderamente fuerte. Como no piensan en grande, no ven ninguna crisis aunque los tape el agua y no ven ninguna oportunidad aunque los llamen a gritos.

Reiteramos entonces nuestro llamado: por un congreso de militantes de las organizaciones del FIT y de aquellas que lo apoyan, que defina un programa, un plan de acción y una dirección. Que el PO, que es quien ha hecho suya una propuesta originalmente nuestra, le ponga fecha, si es que IS y PTS le dan largas al asunto. Toda dilación no solo los arrastra hacia el ridículo, sino que los emparenta con aquellos que fueron echados del acto.

 

Razón y Revolución

1 Response

  1. 17/03/2017

    […] el comunicado anterior (Ver Sin estrategia de poder), señalábamos que todo lo que podía proponer el PTS, en las actuales circunstancias, era un […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *