¿Cuál es el sujeto del feminismo?

en La Hoja Socialista 15/LHSTreceRosas

Para nadie es novedad que el feminismo ganó las calles y los medios de comunicación, ingresó en la vida política como corresponde, sin pedir permiso. La lucha por el aborto seguro, legal y gratuito no creó al feminismo, un movimiento que tiene más de 200 años de existencia, pero sí es cierto que lo puso en el centro de la escena.

Como puede imaginarse ya el lector, un movimiento tan grande y tan activo, no es ni homogéneo ni armónico. En su interior viven diferentes intereses, opiniones y lecturas de lo que el feminismo debe ser.

Esta realidad se refleja muy claramente en los debates que se dieron este año en las asambleas preparatorias del 8M, que ya tuvo lugar con una movilización enorme, y en las reuniones plenarias y de comisiones del Encuentro Nacional de Mujeres. Este último, tendrá lugar en la provincia de Buenos Aires (La Plata).

¿Cuál es uno de los principales focos de la discusión actual? Ni más ni menos que el sujeto político del feminismo. Quizás al lector le suene extraño. Un movimiento con tantos años de existencia, se encuentra ahora, en un momento de auge, discutiendo quién debe encabezarlo.

Vayamos a lo concreto, las posiciones en la disputa. La discusión fue instalada por el colectivo LGBTI (para simplificar una sigla a la que nunca se le terminan de añadir letras), es decir, el colectivo de gays, lesbianas, bisexuales, trans/travestis y las diferentes variantes de lo que se dio en llamar las “diversidades sexuales”. Se trata de un movimiento con una trayectoria y agenda propia. Dio sus peleas (la más conocida fue la lucha por el matrimonio igualitario) y le debe mucho a una variante del feminismo, el radical, que en los ’70 dijo que “lo personal es político” y abrió la puerta a estas luchas.

En efecto, el colectivo de trans/travestis está intentando ganar la dirección del movimiento de mujeres. Teóricamente, se apoya en la llamada “teoría queer” que supone que todos somos como nos autopercibimos. No importa la biología, no importa los genitales de la persona, sino que lo que lo define es la identidad que uno mismo se asigna.

Con este sustento, el colectivo intenta desalojar al sujeto histórico del feminismo, las mujeres, y reemplazarlo por las diversidades autopercibidas. Paradójicamente, referentes trans han hechos comentarios tan misóginos como cualquier varón defensor del patriarcado. Camila Sosa Villada, reconocida militante trans, dijo públicamente que “Las conchas son un veneno, una mierda, la mismísima mierda en carne”. Linda gente…

Del otro lado, diferentes tendencias del feminismo (socialista, radical, etc., en otra ocasión podemos explicarlas) defienden el sujeto histórico del movimiento. No por capricho, ni por resistencia al cambio. Sino porque combaten a la opresión del patriarcado que tiene un origen más allá del “sentir”.

Para decirlo sencillamente. La subordinación de la mujer en el hogar tiene que ver con la construcción de la maternidad, en la que la “portación” de útero es definitoria. En buena parte de África, y otros continentes, lo que se mutilan son los clítoris, así como en el grueso de las violaciones lo que se penetran son vaginas. Los femicidios, una moneda corriente en todo el mundo, tienen como sujeto a las mujeres. No es un capricho, es un dato de la realidad.

Trece Rosas defiende esta postura. ¿Significa que el feminismo es solo de las mujeres? Para nada. Todos debiéramos ser feministas. Pero no se puede negar que el sujeto protagónico tienen que ser las mujeres, que son las que sufren la opresión patriarcal. ¿Y las diversidades sexuales? No puede negarse lo que existe y nadie las niega. Pero, así como los varones, no pueden ser la dirección del feminismo. De hecho, han construido su propio movimiento (ya hablamos del colectivo LGBT) y tienen su propia agenda de reivindicaciones.

El feminismo que nosotras promovemos no niega ninguna alianza estratégica con otros colectivos que comparten un enemigo común. Pero no podemos permitir que el sujeto que lo construyó históricamente, las mujeres, abandone su lugar crucial en la lucha.


Para seguir leyendo

Un balance de la lucha reciente por el derecho al aborto seguro, legal y gratuito: “Venceremos, a pesar de todo”, http://bit.ly/2WYiX85

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de La Hoja Socialista 15

Entrar a la cancha

Luego de tanto cacareo anunciando que llegaría, finalmente acá está. Entramos en

Un fracaso de clase

Como explicamos en varios números, el macrismo asumió con una estrategia desarrollista.
Ir a Arriba