Venezuela: Los números del desastre

en La Hoja Socialista 16/LHS¿Quépasaenelmundo?

Como venimos explicando en varias notas de esta sección, el chavismo condujo a Venezuela a una verdadera catástrofe humana. En esta oportunidad, intentaremos ponerle números a esa situación para que el lector pueda darse una verdadera imagen de lo que allí sucede. No es una tarea sencilla. El régimen de Maduro hace ya cuatro años que no publica estadísticas. En realidad, perfeccionó una práctica que fue habitual en otros gobiernos que se dicen “progresistas”. Lula utilizó una trampa estadística para vender que “sacó de la pobreza” a 40 millones de brasileros. En nuestro país, Néstor y Cristina intervinieron el INDEC para manipular los datos y ocultar la inflación, la pobreza y el desempleo. 

Comencemos por la economía venezolana. Un indicador que nos permite aproximarnos es el Producto Bruto Interno (PBI), que mide, para simplificar, el valor monetario de la producción y los servicios de un país. Desde 2014 que el PBI venezolano viene cayendo en picada. Ese año cayó 5 puntos y al año siguiente otros 6 puntos. A partir de allí comenzó una debacle: 17 puntos en 2016, 11 en 2017 y 16 en 2018. Se estima que en 2019 caiga unos 25 puntos. Si efectivamente sucede eso, la economía venezolana se habrá achicado un 80% en seis años.

Veamos otro aspecto: el endeudamiento externo. En el año 2010, el porcentaje de deuda sobre el PBI era del 38%, en 2013 pasó al 46%, 2015 al 52%, y en 2017 al 65%. Esto quiere decir que el Estado venezolano se endeudó por más del 60% de sus recursos. Para decirlo en lenguaje sencillo, tiene la tarjeta de crédito en rojo. Hoy, la deuda venezolana oscila hoy entre los 139 y 175 mil millones de dólares, cuyo principal acreedor es China.

Vayamos a ver algunos indicadores sociales. Ya se anticipa el panorama, seguramente: sí, la crisis la pagaron los trabajadores. Y los chavistas se dicen “socialistas”. Veamos el gasto público. En 2010 representaba el 37%, con Chávez en vida y el barril del petróleo alto, por arriba de los 100 dólares. A partir del 2013, el gasto social se redujo y pasó a 36%, 41% en 2014, 40% en 2015, 35% en 2016, y 31% en 2017. Esto muestra que el recorte en el gasto social comenzó aún en épocas de cierta “bonanza”, como el 2013.

Medido por habitante, el gasto social pasó de 4.848 dólares en 2012, a 1.698 dólares en 2017. Es decir, una caída del 65%, duplicando la caída del PBI. A esto hay que sumarle que han emigrado más de 4 millones de venezolanos, buscando refugio en otros países. El gobierno no es sonso y tolera la fuga porque le permite ahorrar dinero y controlar que la miseria no se convierta en lucha.

En resumen, el chavismo redujo la economía en un 40%, endeudó el 60% de sus recursos, recortó un cuarto del gasto social en el contexto de crisis, un 65% en el gasto por persona, y expulsó a un 20% de su población. A este infierno en vida que les propone el chavismo a los obreros venezolanos, se suma la caída salarial descomunal, de casi el 98% entre el 2013 y el 2018. El salario se redujo casi un 30% en 2015, casi un 90% en 2017, llegando al 98% en 2018. La hiperinflación descabellada que alcanza un 905% en los primeros 5 meses del 2019 pulverizó los salarios, y por lo tanto la vida de los trabajadores venezolanos. Estos datos no dan lugar a dudas. Lo que viven nuestros compañeros venezolanos es un verdadero infierno. Les falta lo esencial y si protestan (como explicamos el número pasado), son apaleados, encarcelados o desaparecidos. La próxima vez que escuche a su amigo kirchnerista o quizás (y lamentablemente) de izquierda defendiendo a Chávez y a Maduro, muéstrele estos datos. Son los números del desastre chavista.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de La Hoja Socialista 16

Ir a Arriba