UBA: ACTIVAR el asistencialismo y la demagogia

en Novedades

Universidades de todo el país encabezan, desde el inicio de la pandemia, distintos proyectos con el objetivo de colaborar en la lucha contra el COVID-19 y frenar su propagación. Una de ellas es la Universidad de Buenos Aires. Esta, a través de la Secretaría de Extensión Universitaria y Bienestar Estudiantil y sus distintas dependencias, lleva adelante una serie de programas tales como “UBA en Acción”, encargado de campañas que van desde la donación de sangre a la denominada “Plato caliente”, mediante la cual se asiste con un plato al día a quienes se encuentran en situación de calle. Esta última campaña inició a mediados del año pasado como consecuencia de la crisis económica actual.

En el mes de diciembre, Ginés González García, ministro de Salud, junto al secretario de Políticas Universitarias, Jaime Perczyk, presentaron el Programa de Acompañamiento Territorial Integral del Voluntariado Argentino (ACTIVAR). El mismo tiene como objetivo el reclutamiento y capacitación de diez mil voluntarios entre estudiantes de 54 universidades nacionales, para colaborar en tareas relacionadas con la campaña nacional de vacunación. Las tareas a realizar, según afirmaron, se repartirán entre aquellas ligadas a la salud (que serían llevadas adelante por estudiantes de las carreras afectadas a la cuestión sanitaria) y, por otro lado, las administrativas y logísticas de las que cualquiera puede participar.

Hace unos días la UBA, enmarcándose en dicho programa, puso en marcha la convocatoria. El llamado es abierto a cualquier estudiante o graduado que quiera colaborar en tareas administrativas, tales como: Orientador, Logística, Registrador y responsable de la cadena de frío. Según figura en el formulario de inscripción los estudiantes deben escoger entre distintos turnos para llevar a cabo las actividades que les serán designadas. En total cada voluntario debe cumplir con al menos 12 horas semanales. Este programa que apela a la empatía y solidaridad de los estudiantes por “devolverle a la sociedad un poco de los nos dio” -como solemos escuchar entre los voluntarios-, no es más que una maniobra del Estado que le permite abaratar los costos que supondría llevar a cabo esta tarea con personal idóneo. Una vez más, como se viene viendo desde marzo, el Estado busca que sea la sociedad, en este caso los estudiantes, la que cargue sobre sus hombros los costos y riesgos de intentar enfrentar una pandemia poniendo la cantidad mínima de recursos para cuidar al conjunto de la población.

Desde la Reforma Universitaria de 1918 en adelante, los objetivos de las actividades de extensión universitaria se han ido transformando. Lo que en sus comienzos reflejaba el interés de los estudiantes por acercar la ciencia y el conocimiento a la sociedad, hoy en día funciona como un mero aparato de contención social en manos de distintas organizaciones, entre las que predominan aquellas ligadas al peronismo y la Iglesia Católica, como CARITAS y la CTEP. Es decir, el Estado utiliza a los estudiantes para llevar adelante aquellas tareas que él no realiza o cuyo costo no está dispuesto a pagar.

Como si todo esto fuera poco, entre los sellos firmantes que encabezan la convocatoria se encuentra el de la FUBA. Sí, la misma que durante todo el año se dedicó a aplaudir cada medida tomada por las autoridades de la UBA y sus distintas facultades sin llevar adelante ninguna lucha que garantizara la cursada virtual de los estudiantes, sumándose al circo del gobierno nacional y de la Ciudad de Buenos Aires. Aún peor, formaron parte de convocatorias como la de ayuda a las PyMEs, la cual consiste en el asesoramiento jurídico y económico a dichas empresas. Es decir, se ofrece trabajo estudiantil gratuito a estas empresas que no son capaces de sobrevivir sin ayuda del Estado. Como bien sabemos, representan al sector más ineficiente de nuestro país, siendo los verdaderos planeros a los que debemos mantener. No es más que una chantada que lo único que hace es lavarle la cara al Estado cargando sobre nuestros hombros el peso de la crisis económica. Mientras ayudamos gratuitamente a las PyMEs y colaboramos en la campaña de vacunación (Programa ACTIVAR) muchos estudiantes se ven en la obligación de abandonar la facultad por carecer de herramientas, computadoras y/o conexión a internet. Por otro lado, encontramos graduados que no reciben su título a pesar de haber finalizado la carrera hace más de dos años. Junto a estos últimos movilizamos en diversas oportunidades a Rectorado para reclamar. Entre ellos se encuentran, por ejemplo, trabajadores sociales que perdieron su trabajo al no poder tramitar la matrícula y graduados de la carrera de Enfermería que, en este contexto de emergencia sanitaria, se vieron imposibilitados de trabajar por no tener su título en mano. ¿Qué hace la FUBA en relación a estos temas? Nada, ni siquiera se pronuncia.

Lo que queda claro entonces es que, en ningún momento, ni al gobierno ni a las autoridades de la UBA (con complicidad de la FUBA) les importó cuidar nuestra salud y educación. Por el contrario, su objetivo consistía, como siempre, en garantizar la acumulación. En una clara maniobra asistencialista y demagógica, estudiantes y graduados somos utilizados como aparato de contención en medio de la crisis. No podemos permitir que se nos coloque en la primera línea de fuego. De ninguna forma esto ofrece una salida viable para la clase obrera. Insistimos una vez más en la necesidad de organizarnos para dar la lucha contra lo que se viene y así poder exigir:

▪¡Que se entreguen los títulos!

▪Contratación efectiva de personal capacitado como así también de estudiantes avanzados y graduados de carreras ligadas a la salud para llevar adelante la campaña de vacunación. Entrega de equipamiento idóneo para todo el personal afectado a dicha tarea. Por un sistema de salud unificado y planificado por sus trabajadores.

▪Becas integrales que cubran en su totalidad los costos de nuestra formación, para que nadie se quede sin cursar, ni en la presencialidad ni en la virtualidad.

Corriente Estudiantil Bandera Roja

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de Novedades

¡Vacunas YA!

La vacunación VIP generó un escándalo político enorme. No es para menos,
Ir a Arriba