Secuencia de actividades ESI trata y prostitución en el ámbito escolar

en Blog del Docente Rojo

Presentación

1.1 ¿Por qué hablar de trata y prostitución en el aula?

La Ley 26.150 creó en 2006 el Programa Nacional de Educación Sexual Integral donde se concibe a la educación sexual integral como “aquello que aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos” (artículo 1º). Sin embargo, hay ciertos temas de los que se habla poco en las escuelas. Pese a la importancia de la prevención de la trata entre las estudiantes, la temática de la prostitución y la trata es uno de los ejes de la ESI menos abordados en instituciones escolares, en gran medida por falta de material adecuado. La misma Ley respalda a las y los docentes para trabajar estos contenidos porque, en su artículo 3º establece como objetivos la promoción de “actitudes responsables ante la sexualidad” y la “igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres”. Hablar de trata y prostitución implica hablar en términos sociales sobre esa responsabilidad y poner sobre relieve las formas de explotación y mercantilización del cuerpo de las mujeres contraria a la construcción de vínculos igualitarios.

Además de la Ley, los Lineamientos Curriculares para la Educación Sexual Integral fijados por Nación incluyen como punto específico la necesidad de “promover aprendizajes de competencias relacionadas con la prevención de las diversas formas de vulneración de derechos: maltrato infantil, abuso sexual, trata de niños”. Distintas sugerencias para cada uno de los niveles educativos construyen un sentido para hablar de trata y prostitución en las escuelas. Desde el reconocimiento de la interacción física inadecuada, el cuidado del cuerpo y el abordaje de la sexualidad a partir de su vínculo con la afectividad o, ya más específicamente, la reflexión sobre las formas en que los derechos de niños, niñas y adolescentes pueden ser vulnerados: el abuso y violencia sexual, explotación y “trata de personas”, el análisis, identificación e implicancias de situaciones de incesto y abuso sexual infantil; pornografía infantil; trata de niñas, de niños, de adolescentes y de jóvenes y por qué no la reflexión crítica en torno a los mensajes de los medios de comunicación social referidos a la sexualidad.

También la Resolución Nº 340/18 del Consejo Federal de Educación traza cinco ejes conceptuales para abordar la ESI y en tres de ellos pueden incluirse temas como trata y prostitución: Cuidar el; cuerpo y la salud; Valorar la afectividad y Garantizar la equidad de género.

Para mencionar solo dos leyes provinciales, el Artículo 4º de la Ley 2110 “Ley de Educación Sexual Integral” de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires entre sus principios establece el rechazo a toda práctica sexual coercitiva o explotadora y a todas las formas de abuso y violencia sexual. Por su parte, la Ley 14.744 de la provincia de Buenos Aires fija en su artículo 5º la necesidad de “informar y sensibilizar para la prevención de la violencia, abuso sexual, trata de personas y delitos contra la integridad sexual”.

SI TRABAJÁS EN OTRA PARTE DEL PAÍS, PEDINOS EL ENCUADRO DE TU LEY PROVINCIAL DE EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL O DE LOS DISEÑOS CURRICULARES PROVINCIALES.

1.2 Objetivos de trabajo:

-Que los alumnos y alumnas identificación de situaciones de vulneración de derechos y desarrollen capacidades para actuar en consecuencia.

-Que los alumnos y alumnas problematicen cuáles son las justificaciones del discurso prostituyente sobre sexualidad, libertad, elección y autonomía en relación al llamado “trabajo sexual”.

-Que los alumnos problematicen las consecuencias de la mercantilización de la sexualidad como contrarias a la construcción de vínculos igualitarios entre varones y mujeres.

-Que los alumnos desarrollen juicio crítico en relación a la perspectiva construida por los medios de comunicación en relación a la trata y prostitución.

-Que los alumnos sean capaces de realizar asociaciones causales entre patriarcado y prostitución.

-Que los alumnos problematicen sobre las formas de violencia extrema contenidas en la trata y la prostitución.

2. Prostitución y patriarcado. Algunos puntos de partida necesarios.

Lea los siguientes fragmentos y responda:

  1. ¿Cómo define la autora al patriarcado?
  2. Explique a través de qué aspectos de nuestra forma de vivir se transmite ideológicamente la estructura patriarcal. ¿Qué ejemplos de le ocurren? Para esto último piensen en: juegos, vestimenta, trabajos y oficios, canciones, conductas atribuidas a varones y mujeres, división de roles en el ámbito familiar.
  3. ¿Cuáles son las divisiones que aparecen entre las mujeres?

La mitad de la humanidad es sometida a la opresión por causa de su género. Ese sistema opresor que posibilita, en beneficio de la sociedad de clases, la desigualdad y la jerarquía entre los géneros, ese sistema que sienta las bases de la superioridad de los nacidos varones por sobre las mujeres, eso es el patriarcado.

El patriarcado no es simplemente una alianza lineal entre varones. Es una alianza que atraviesa las clases e involucra a las mujeres de la clase dominante (y no pocas de las dominadas). Como estructura, el patriarcado es, además de una realidad tangible que beneficia a los varones burgueses, a las mujeres burguesas y a los varones de la clase obrera, una transmisión ideológica. Lo que se enseña, lo que se lee, aquello a lo que jugamos desde el momento mismo de nacer imprimen en nuestra forma de vivir en esta sociedad la estructura patriarcal.

“La división de las mujeres comienza como una diferencia de clase en el seno de un colectivo unificado por su subordinación general al varón: las “esposas” de la clase dominante, poseedoras de ciertos privilegios; las de las clases subordinadas, simples esclavas domésticas. Pero el poder del varón no se detiene allí, porque a esa división se imprime una segunda, la que crea mujeres para el trabajo y la reproducción (las “esposas”) y mujeres para el placer (la “prostituta”). Las primeras serán ideológicamente santificadas como “buenas” y las segundas negadas como “malas”. Nace así la prostitución (…) La prostitución tiene, entonces, un lugar clave en la constitución del aspecto “patriarcal” de la dominación de clase (…) Las prostitutas son trabajadoras desocupadas. La defensa de esas compañeras pasa por la lucha por un empleo no prostituyente. Por otra parte, ningún programa que refuerce el patriarcado es feminista. Ningún programa que ponga en situación de extrema vulnerabilidad a la masa de las mujeres obreras es feminista” (Rosana López Rodriguez: “El futuro por delante. La prostitución y el abolicionismo en el proceso de la lucha feminista” prólogo al libro de Delia Escudilla: Violación consentida. La prostitución sin maquillaje, una autobiografía, Buenos Aires, Ediciones RyR, 2019)

3. Trata y prostitución.

“Para que este comercio de explotación sexual se desarrolle no alcanza con que exista solamente un patrón, hay todo un sistema que se construye alrededor del negocio. Hay que sacarse de la cabeza esta idea de que la trata de personas tiene que ver siempre con el secuestro y la extorsión; en realidad hay una coerción económica que es previa a la situación de prostitución, como suele suceder con la mayoría de la clase obrera. Esa coerción económica es la necesidad que arrastra a muchísimas mujeres pobres, particularmente, a caer en estas redes de trata”

3.1 ¿Cómo llegan las mujeres a la prostitución?

Cuestionario guía:

Lea la definición sobre trata de personas y compare el ingreso a la prostitución de Oxana, el testimonio de Amelia Tiganus y de Delia Escudilla. Elabore una pequeña biografía de cada una de esas mujeres.

Responda:

  1. ¿Se trató de una decisión consentida, es decir, por voluntad propia?
  2. ¿Quiénes de todas ellas fueron engañadas para ingresar a la prostitución?
  3. En los testimonios que hablan de ingreso a la prostitución por “voluntad propia” ¿hay factores que condicionan ese consentimiento, por ejemplo, violencia, abusos sexuales, pobreza?
  4. En el glosario encontrará el encuadre legal de la “trata de personas”. Explique cuáles son los elementos para hablar de “trata”. Sume la reflexión que allí se presenta para vincular trata y prostitución.

El caso de Oxana. Extraído de Flores de la Gran Ciudad de Hanuka Lohrengel, Buenos Aires, Ediciones RyR, 2018.

Datos del libro:

Esta primera novela gráfica de Hanuka Lohrengel fue publicada en el año 2016 y forma parte del proyecto Lilies of the Street, en Lituania. Fue traducida al castellano por Rosana López Rodríguez y editada en 2018 por el sello editorial Ediciones RyR.

Dice la autora sobre su obra: “Mi arte cuenta la historia de gente que se atreve a soñar, a jugar, a cuidarse mutuamente contra todas las contrariedades de la vida moderna.”.

“En estas páginas cuento historias reales de gente que he conocido o con la cual he trabajado durante el tiempo en que fui trabajadora social en Lituania y Letonia entre el 2010 y 2015. Solamente el personaje de Lina es de ficción. Muchas de las caras y nombres han sido cambiados, pero los hechos son reales”.

Este libro, dice la autora, es “el diario visual de las épocas en que, como trabajadora social, ayudaba a esas mujeres”. Sus verdaderos rostros, a pesar del recorrido por el tráfico, la trata, el abuso de drogas y alcohol, y la violencia, nos muestran a personas con sueños, esperanzas y miedos.

La historia transcurre en Riga.

Testimonio 1. Oxana.

Examinen la siguiente secuencia:

1)

2)

3)

4)

Para guiar el trabajo, usen las siguientes preguntas:

  1. ¿A dónde iba Oxana y por qué?
  2. ¿Qué ocurre cuando llega a la recepción del hotel?
  3. ¿Por qué no puede regresar a casa?
  4. ¿Quién se acerca a ayudarla y qué le ofrece?
  5. ¿A dónde la lleva realmente? Para descifrarlo examine quién la recibe y cómo está vestida.

Oxana nos cuenta algo de su vida:

Testimonio 2. Delia Escudilla

“Era el año 2000. Estaba por pasar lo de De la Rúa. Empecé a sentir la falta de plata, la falta de cosas. Me acuerdo que le limpiaba la casa a una mujer que tenía un almacén, y no me pagaba: me daba mercadería. En ese período la pasaba terrible, mi ex marido (que trabajaba para el Estado) me decía que no cobraba, entonces no me podía depositar. Me acuerdo que me había comprado un ropero y una cama y hubo un par de meses en que el tipo no me depositó la plata, por el tema de que había un problema en el Estado. Me decía que tenía que cobrar el retroactivo y ahí me iba a depositar, yo me iba a su trabajo y le decía de todo (…) Yo estaba pasando por esta situación cuando empecé a cruzarme con Alicia. Era mi vecina. La veía siempre despampanante, con un cuerpo espectacular, ella siempre se mostraba. Aún hoy es así. Y yo me decía: “¿adónde irá vestida así? Una especie de Moria Casán (…). Volví a verla y nos vinimos juntas en el tren. Yo le conté que estudiaba y que no me alcanzaba para todo, que tenía un solo trabajito y que mi ex marido no me depositaba plata. Le conté que vivía con mis hijos, que necesitaba más trabajo, todo rondaba en mi tema económico. Ella era una mujer muy potente. Tenía marido y él siempre supo lo que ella hacía. Entonces me dijo: “mirá te voy a contar de qué trabajo: yo trabajo de trola. Ahí donde me viste, esa es mi parada y estaba esperando a un cliente. Te lo digo por si estás necesitada de plata y querés ir alguna vez”. Sacó plata de una riñonera y me dio. Miré y estaba llena de plata… y me dio plata. Me dijo: “tenés concha, esa es tu tarjeta de crédito. Cuando quieras, ahora que te quedaste sin trabajo, yo te enseño (…) Pasaron unos días y mi situación estaba cada vez peor; tuve que cambiar a mi hija de escuela, iba a una privada. Así que fui a la casa de esta mujer y le dije que sí, que iba a ir con ella”.

Fragmento extraído de Violación consentida. La prostitución sin maquillaje, una autobiografía de Delia Escudilla, Buenos Aires, Ediciones RyR, 2019.

Testimonio 3. Amelia Tiganus.

En Rumanía, primero me topé con los hombres acosadores, después con los violadores y luego con los proxenetas (muchos de ellos son también violadores que escogen a niñas para violarlas, quebrarlas y luego venderlas: la fabricación de putas y la violencia patriarcal son inseparables).

Y todos esos hombres que conocí se movían impunes, arropados por sus familias, su comunidad más cercana y la complicidad del Estado proxeneta.

Las putas no tenemos paz. Lo pude descubrir en mis carnes después de sufrir esa violación múltiple a los 13 años. Me convirtieron en puta sin importarles que yo en realidad quisiera ser médica o profesora. Abandoné los estudios por no soportar toda aquella situación y aquel dolor. Las violaciones y la persecución se volvieron sistemáticas y yo, en la soledad y el abandono más absoluto, encontré la (falsa) solución el día que dejé de resistirme y me resigné.

Me escapaba muchísimo de mi casa porque mis padres me pegaban y me maltrataban psicológicamente acusándome de ser una niña muy mala, que solo les había dado disgustos (a pesar de que era una niña muy tranquila y muy inteligente antes de que me violaran). No recuerdo exactamente dónde estuve durante la semana que escapé, pero sí me acuerdo que era un piso y que por allí pasaron muchísimos hombres, no sé cuantos. Día y noche, sin descanso.

Después de una semana, no sé cómo, volví a casa. Mis padres me pegaron, me acusaron, me echaron en cara lo mala que era por escaparme de casa y por cómo buscaba que los hombres me violaran. Yo no decía nada, no hacía nada, no sentía nada. Estaba totalmente fuera de mí, en estado de shock. Recuerdo, paradójicamente, que no sentía absolutamente nada…nada de nada. Y tampoco hablaba. Me diagnosticaron un cuadro de mutismo y me encerraron en el manicomio. (…) Solo quería y necesitaba un poco de amor y comprensión. Me soltaron al mes porque no tenía ninguna enfermedad mental.

Empecé a hablar poco a poco y solo lo mínimo. Hoy en día sigo hablando lo mínimo con mis padres. A partir de esa experiencia se rompió cualquier relación con ellos. Decían que era una vergüenza para ellos y me repudiaron. Es algo muy común en Rumanía. A los 16 empecé a trabajar en una fábrica y a intentar sacar la vida, mi vida, adelante.

El amor de mi hermana pequeña fue crucial para que no me suicidara.

Ellos me convirtieron en una puta y cuando lo consiguieron, los acosadores, los violadores y los que manejaban el lado oscuro de la ciudad cambiaron totalmente su actitud hacía mi: ¿por qué? Porque luego vendría mi entrada en el sistema prostitucional y lo que conocemos como “trata de mujeres con fines de explotación sexual”. Ya me habían doblegado con sus torturas y sus violaciones repetidas… después se dedicaron a repetirme las bondades que tenía la prostitución. Me convencieron de que mi mejor destino era empezar a ejercer la prostitución en España, me convencieron de que si era lista, en un par de años tendría la vida solucionada, poniéndome como ejemplo algunas pocas mujeres que había en la ciudad, que tenían casas, conducían coches lujosos, vestían ropa de marca y usaban perfumes caros.

Eso no ocurría de manera desinteresada ya que esas pocas “privilegiadas” les servían a los proxenetas como gancho para captar y convencer sin mucho esfuerzo a las demás. El privilegio de unas pocas era y es el yugo de todas las demás. Esa es una jugada maestra de los proxenetas. De esta forma se convierten también en salvadores y supremos protectores.

Selección de: Cómo se fabrica una puta. Publicado el 06/08/2018. Ponencia de Amelia Tiganus en el I Congreso Abolicionista Internacional.

GLOSARIO.

Definición de Trata de Personas

Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional.

Conforme este instrumento Internacional, la trata de personas es:

 “la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajo o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos”.

El texto completo del Protocolo:

Loader Loading…
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

Download [411.99 KB]

Prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a sus víctimas. Ley 26.364 (2008).

ARTICULO 2º — Trata de mayores de DIECIOCHO (18) años. Se entiende por trata de mayores la captación, el transporte y/o traslado —ya sea dentro del país, desde o hacia el exterior—, la acogida o la recepción de personas mayores de DIECIOCHO (18) años de edad, con fines de explotación, cuando mediare engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre la víctima, aun cuando existiere asentimiento de ésta.

ARTICULO 3º — Trata de menores de DIECIOCHO (18) años. Se entiende por trata de menores el ofrecimiento, la captación, el transporte y/o traslado —ya sea dentro del país, desde o hacia el exterior—, la acogida o la recepción de personas menores de DIECIOCHO (18) años de edad, con fines de explotación.

Existe trata de menores aun cuando no mediare engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre la víctima.

El asentimiento de la víctima de trata de personas menores de DIECIOCHO (18) años no tendrá efecto alguno.

Para reflexionar:

“Para que este comercio de explotación sexual se desarrolle no alcanza con que exista solamente un patrón, hay todo un sistema que se construye alrededor del negocio. Hay que sacarse de la cabeza esta idea de que la trata de personas tiene que ver siempre con el secuestro y la extorsión; en realidad hay una coerción económica que es previa a la situación de prostitución, como suele suceder con la mayoría de la clase obrera. Esa coerción económica es la necesidad que arrastra a muchísimas mujeres pobres, particularmente, a caer en estas redes de trata”. (Rosana López Rodríguez)

3.2. Violencia, prostitución y stress post-traumático.

Guía de trabajo:

  1. Elabore un resumen sobre los aspectos que la historieta señala en la relación prostitución y violencia/violación. Reflexione sobre la analogía realizada. ¿Cuál es la relación causal entre prostitución y violación? (trabaje con el recurso 1). Elabore una síntesis y una reflexión para discutir con sus compañeros.

En el punto 3.1 realizaron una biografía sobre tres mujeres que estuvieron en situación de prostitución. ¿Qué tipo de violencia sufrieron o sufren esas mujeres? Use los datos sobre abuso, violencia, violación, necesidades económicas que reconstruyeron anteriormente.

  • Resuma cuáles son las características del stress post-traumático en las mujeres en situación de prostitución según el artículo de Ingeborg Kraus (trabaje con el recurso 2) y la imagen de Flores de la Gran Ciudad y el testimonio de Delia Escudilla.
  • Defina con sus palabras ¿qué entiende por stress post-traumático? (use la información del recurso 2)
  • El perfil de las mujeres y los números de la prostitución en España. Resume al texto de Amelia Tiganus “prostitución y trata en España (use el recurso 3)

Recurso 1. Examine las siguientes secuencias de Flores de la Gran Ciudad:

Recurso 2.  Ingeborg Kraus

Diario Página/12 publicado el 26/6/2018. Disponible en: https://www.pagina12.com.ar/124225-prostitucion-es-tan-grave-como-trata

–Usted trabajó con víctimas de trata y explotación sexual.

–No hago diferencia entre trata y explotación porque la prostitución es un problema igual de grave que la trata. Desde que se implementó la ley (que regula la prostitución en Alemania) en 2002 nada cambió. La situación es distinta porque antes el 80 por ciento de las mujeres eran de Alemania, pero hoy son de otros países. En Alemania esto se llama prostitución libre, yo lo llamo trata.

–¿En Alemania está regulada la prostitución?

–Sí. Creo que la prostitución por elección es peor que la trata porque en estos casos las envía la familia o necesitan hacerlo porque son pobres. Es peor que la trata  porque si viene un policía o alguien a tratar de ayudarles les genera conflictos internos porque las mandó su familia, o alguien que ama, o es su trabajo. Necesitan hacerlo para sobrevivir. Esto se llama vínculo traumático con sus abusadores.

–¿Cuáles son las consecuencias para la salud y la vida de esas chicas y mujeres?

–No te puedes imaginar… Estas mujeres están destruidas, no hay otra palabra. Destruidas en su condición de salud, mental y física. No hay forma de definirlo. Tienen que atender entre 30 y 40 varones sin protección y la única forma de hacerlo es en un estado de disociación, esto genera estrés y un trauma severo. Solo lo pueden soportar con drogas y alcohol. Solo así pueden lidiar con esta situación.

–¿El Estado está tomando nota de esto, hay intento de cambio de esta regulación?

–Sí, están tomando medidas. Pero les tomó tiempo darse cuenta que fue un error grave. Cambiaron reglamentaciones pero no resuelven el problema, todavía no hay una solución. Decirle a los puteros que se pongan un preservativo no resuelve el problema. A las mujeres se las trata como un pedazo de carne. Cambiar tres o cuatro reglamentaciones no es una solución, mucho menos bajo las condiciones del capitalismo más crueles. Las mujeres son maltratadas, mal-usadas. La única solución es detener el pago por sexo. Hay que castigar a los puteros. La zona roja es un ambiente muy criminalizado. El crimen organizado está en contra del control de la zona roja, y la controla; entonces el Estado alemán se convierte en proxeneta. Escucho que acá (en Argentina) se está hablando de crear leyes, no cometan el mismo error que en Alemania, ya sabemos cómo funciona. Necesitamos el modelo nórdico en todo el mundo.

Recurso 2. Imagen de Flores de la Gran Ciudad

Fragmento de: Violación consentida. La prostitución sin maquillaje, una autobiografía de
Delia Escudilla, Buenos Aires, Ediciones RyR, 2019.

“Algunos/as dirán: “Ah, si es consentida no es violación.” Es un consentimiento mentiroso, que pone a la mujer en un lugar de seductora, de complaciente, y por años esa situación va limando la psiquis, va fagocitando a la mujer y la convierte en objeto. La mujer prostituida un día ya no se encuentra, no se reconoce. Ustedes imaginen diez, quince, veinte ataques sexuales por día… ¿Y por qué digo “ataques”? Porque el cuerpo de la mujer se pone a la defensiva, se tensan sus músculos y nervios, sufre de taquicardias, cierra los ojos, aprieta los dientes; entonces el llamado “servicio sexual” se siente en el cuerpo como un ataque(…) La violación (consentida), impacta lo mismo que en un ataque sexual común, el trauma que genera es el mismo, yo lo comparé con un terremoto, donde la psiquis pierde toda estabilización y el cuerpo tiembla. Miedos, pánico, sensación de muerte inminente, manías, TOC, llamar a los hijos a cada rato para sentir la voz de ellos”

Recurso 3. Amelia Tiganus, sobreviviente de prostitución

El texto completo se puede leer en: http://razonyrevolucion.org/prostitucion-y-trata-en-espana-el-pais-con-el-mayor-consumo-de-prostitucion-de-europa/

España es el tercer país del mundo en consumo de prostitución, después de Tailandia y Puerto Rico. En España la industria del sexo está extendida y normalizada. La prostitución se encuentra en una situación de alegalidad, es decir, no es un delito, pero tampoco está regulada como actividad profesional. Sin embargo, la “prostitución ajena” o la explotación sexual sí es un delito, a pesar de no ser siempre perseguida.

Entre el 27 y el 39 por ciento de los varones españoles habría pagado por sexo alguna vez, según datos aportados por diversas investigaciones, uno de los índices más altos de Europa. Este dato del 30 por ciento coincide con el que aporta el Informe de Naciones Unidas de 2012 y el informe sobre Trata con fines de explotación sexual de 2011, de la Asociación para la Atención, Prevención, Reinserción de Mujeres Prostituidas (cuatro hombres de cada 10 han consumido alguna vez o son consumidores habituales).

La demanda de prostitución está formada por hombres de todas las edades y condiciones, que consumen indiscriminadamente cuerpos de mujeres y niñas que siempre encuentran disponibles. Para cubrir la demanda las redes de trata utilizan a mujeres y niñas en situación de desventaja para llenar pisos y zonas de prostitución de calle, pornografía e internet a través de coacciones y amenazas.

“La práctica totalidad de las 1.428 víctimas de trata con fines de explotación sexual en España son mujeres. Prácticamente un tercio de ellas son de origen rumano. Y la gran mayoría son menores de 25 años, principalmente menores de edad. Estas son las principales conclusiones de un estudio elaborado por la Fundació Surt, especializada en cuestiones de género, a partir de los datos recogidos en el año 2014 por la Fiscalía General del Estado. Las responsables del informe, presentado en el Colegio de Periodistas de Barcelona, han destacado que estas cifras son sólo “la punta del iceberg” de la explotación sexual y el tráfico de personas, actividades que mueven en España cerca de 8,3 millones de euros.”

Perfiles de las víctimas:

Víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual: mujer, de 18 a 22 años, de nacionalidad rumana y en situación administrativa regular.

Víctimas de explotación sexual: mujer, de 28 a 42 años, de nacionalidad china y en situación administrativa regular.

Cuando comenzamos a documentar los feminicidios nos encontramos con una violencia extrema ignorada, el asesinato de mujeres en situación de prostitución. Entre 2010 y 2018 se cometieron al menos 42 feminicidios por prostitución en el Estado español, la inmensa mayoría de ellos perpetrados por “clientes” de prostitución. En dichos crímenes machistas y misóginos, los cuerpos de las mujeres fueron tratados con enorme saña y como si los asesinos los consideraran un campo de batalla, un territorio sobre el que canalizaban la guerra que el machismo libra contra todas las mujeres. Si la prostitución es la mayor escuela de desigualdad y cosificación humana, los feminicidios por prostitución son los crímenes machistas por antonomasia, aquellos en los que las mujeres en situación de prostitución son consideradas desechos humanos, mujeres-basura.

3.3. Debate sobre legalización y mitos sobre la prostitución

¿Qué diferencia hay en llamar a “trabajadoras sexuales” o “prostitutas”? Relacione con la posición sobre si considerar la prostitución trabajo socialmente aceptado. (recurso 1 y recurso 2A)

¿Qué generó la legalización de la prostitución? Compare el caso alemán con el sueco. (recurso 1)

¿Cuáles son los mitos sobre la prostitución? Enumérelos y brinde información sobre cómo contraargumentar cada uno. Incorpore los datos de la novela gráfica junto al testimonio de Delia Escudilla (recursos 1 y 2B)

Recurso 1. Trabaje con los datos de la siguiente secuencia de la novela gráfica Flores de la Gran Ciudad

Recurso 2. Fragmentos del testimonio de Delia Escudilla

A)

(la autora se refiere a su militancia pasada en AMMAR, colectivo que brega por la supuesta regulación de la prostitución blanqueando al proxeneta)

“(…) en la calle, en la esquina, la realidad era otra. Era la realidad de “que tu cuerpo es mío”, mi cuerpo se devastaba. Cuando llegaba a mi casa, al otro día a la mañana no me podía levantar de los dolores de huesos, de tantas cosas y tenía que volver a ir. Entonces, ese discurso no iba con lo que pasaba en la calle. Para mí, no era una realidad lo del trabajo. No era un “trabajo”. Así fue como me fui desprendiendo. Ellas me llamaban y me decían: “Vamos a tener una charla.”, hasta psicólogos había una vez; psicólogas sociales, chicos que hacían trabajos gratuitos, pero porque estaban estudiando. A mí me pasaba algo raro cuando yo me iba de esas charlas. Me enojaba porque se hablaba ahí de “trabajo” y siempre estaba la construcción social. ¿Qué carajo es una construcción social? La violación, la tortura, la muerte, cualquier cosa que te haga un hombre dentro de una habitación, eso es real. Yo no sé qué construcción social… hasta hoy lo quieren sostener” (Delia Escudilla).

B)

Algunos/as dirán: “Ah, si es consentida no es violación.” Es un consentimiento mentiroso, que pone a la mujer en un lugar de seductora, de complaciente, y por años esa situación va limando la psiquis, va fagocitando a la mujer y la convierte en objeto. La mujer prostituida un día ya no se encuentra, no se reconoce. Ustedes imaginen diez, quince, veinte ataques sexuales por día… ¿Y por qué digo “ataques”? Porque el cuerpo de la mujer se pone a la defensiva, se tensan sus músculos y nervios, sufre de taquicardias, cierra los ojos, aprieta los dientes; entonces el llamado “servicio sexual” se siente en el cuerpo como un ataque(…) La violación (consentida), impacta lo mismo que en un ataque sexual común, el trauma que genera es el mismo, yo lo comparé con un terremoto, donde la psiquis pierde toda estabilización y el cuerpo tiembla. Miedos, pánico, sensación de muerte inminente, manías, TOC, llamar a los hijos a cada rato para sentir la voz de ellos. (Delia Escudilla).

GLOSARIO

Regulacionismo: El regulacionismo entiende que la prostitución es un trabajo y que, por lo tanto, las condiciones de ese desempeño laboral debieran estar reguladas por el Estado, como cualquier otro. La avanzada local de la burguesía internacional (Soros, Red Umbrella, Mama Cash, la ONU, entre otras organizaciones y nombres) apoya la regulación que pretende blanquear al proxeneta en tanto patrón, de modo tal que eso daría por tierra tanto con la ley de trata cuanto con los artículos del Código Penal que penalizan al proxenetismo.

Abolicionismo: El abolicionismo considera la prostitución como una actividad socialmente inaceptable, no feminista, una de las violencias más extendidas que ejerce el patriarcado, en especial, sobre las mujeres, trans y travestis pobres.

3.4. Cierre y reflexión final

Se aporta al docente, el final de la novela gráfica y algunos datos sobre el negocio de la prostitución para enmarcar el cierre de la actividad.

La prostitución es el tercer negocio mundial, luego de las armas y las drogas.

La prostitución alcanza a unos 40 millones de personas en el mundo; el 80% son niñas y mujeres, y la gran mayoría menores de 25 años.

Cada año, alrededor de 70000 personas son víctimas de tráfico dentro de Europa para ser explotadas sexualmente.

El 80% de la trata mundial se realiza con fines de explotación sexual

En España: unas 45.000 mujeres y niñas se encuentran en situación de prostitución. En Alemania: 400.000 mujeres se dedican a la prostitución, gran parte son extranjeras.

En Holanda: hay alrededor de 30.000 mujeres prostitutas, dos tercios de ellas extranjeras. Entre el 50 y el 90% son víctimas de trata. La prostitución genera 500 millones de euros al año y las cifras a pesar de la legalización de la actividad no hacen más que empeorar.

Entre el 27 y el 39 por ciento de los varones españoles habría pagado por sexo alguna vez, según datos aportados por diversas investigaciones, uno de los índices más altos de Europa. Este dato del 30 por ciento coincide con el que aporta el Informe de Naciones Unidas de 2012 y el informe sobre Trata con fines de explotación sexual de 2011, de la Asociación para la Atención, Prevención, Reinserción de Mujeres Prostituidas (cuatro hombres de cada 10 han consumido alguna vez o son consumidores habituales).

La demanda de prostitución está formada por hombres de todas las edades y condiciones, que consumen indiscriminadamente cuerpos de mujeres y niñas que siempre encuentran disponibles.

Por todo ello, la prostitución refuerza el patriarcado y no lo combate.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de Blog del Docente Rojo

Ir a Arriba