Noviembre y después

en La Hoja Socialista 23/Novedades

El candidato a diputado y exministro Daniel Gollán señaló a principios de este mes en una entrevista que, “con más platita”, las fotos de las cenas en la Quinta de Olivos no hubieran influido en el resultado de las elecciones primarias. Más allá de las fotos, en el fondo, lo que se está discutiendo es cuál es la motivación del voto.

Las perspectivas parecen ser muy malas para el gobierno. Incluso es posible que en noviembre la situación sea todavía peor. Si esto ocurre se va a estar planteando el adelantamiento de las elecciones presidenciales. Desde la oposición no se está emitiendo comentario porque no quieren que la acusen de golpista.

Vamos camino a un mega ajuste, sobre todo por la cantidad de plata que el gobierno ya tiró. En este punto, la acusación de Cristina hacia Guzmán resulta “injusta” porque él hizo un ajuste con toda la regla. Pero “la jefa” está preocupada por bañar la Argentina de papel porque ya no tiene a nadie. Por su parte, hoy la fuerza de cambiemos es que tiene a 15 tipos. Obviamente, después se puede poner en discusión si estos van a lograr llegar a un acuerdo, pero por ahora están juntos.

El problema de la vicepresidenta es el del bonapartismo. Es decir, llega un punto en el cual te quedas sin personas porque el poder está centrado en un individuo. Y, actualmente, nadie da la vida por Cristina como en su momento la gente lo hubiera hecho por Perón. En este contexto, donde la cosa es muy economicista, la pregunta que debemos hacernos es ¿alcanza con la “platita” o en el fondo acá se quebró algo?

Nos encaminamos a una elección donde el gobierno ya se desplomó porque la gente votó en contra, pero sobre todo porque la gente no fue a votar. No es que tienen una esperanza en marcha como la que tenía Macri cuando ganó. Esto no está. Aunque Cristina cree que sus aparatos ahora si se van a mover porque regaló el gobierno a gobernadores e intendentes.

Ahora bien, si la “platita” y el aparato no alcanzan para que el gobierno haga una mejor elección que le permita ganar uno se podría preguntar: ¿Quién va a canalizar el voto que se le está escapando al kirchnerismo?

Estas elecciones son cruciales porque van a poner sobre la mesa muchas cuestiones. En el corto plazo la crisis del gobierno, pero también van a representar una profundísima crisis de conciencia.

Hoy, la ilusión de la burguesía argentina es que acá hay un impulso liberal que va a condicionar el próximo gobierno. Se está repitiendo la experiencia de Alsogaray en los ‘90. Están soñando con un nuevo menemismo. Lo que está en discusión es cómo va a ser su formato. En su momento, el menemismo le dio más dinamismo a la economía liberando a las empresas estatales y al Estado de un enorme déficit, es decir, de la enorme masa de población sobrante que estaba ahí adentro. Lo que derivó en una enorme lucha de clases llevada a cabo por esta gente que el kirchnerismo resolvió en el Argentinazo incorporándolos al Estado. Hoy este modelo se encuentra en juego.

Pero los trabajadores vamos a perder en las urnas, gane quien gane. Después de noviembre el ajuste se va a profundizar y vamos a pagar los costos de esta fiestita de la maquinita de imprimir billetes. Por eso, tenemos que organizarnos ya, en una gran Asamblea de Trabajadores Ocupados y Desocupados para luchar por una Argentina Socialista.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de La Hoja Socialista 23

Radiografía electoral

Finalmente, pasaron las elecciones legislativas. Es momento, entonces, de hacer un balance.
Ir a Arriba