El fenómeno Milei

en La Hoja Socialista 23/Novedades

El país atraviesa una gran crisis económica, y nuestras condiciones de vida se degradan cada vez más. Y hay un punto en cual para arreglar a la Argentina hay que arremangarse, tener una propuesta y hacer algo. Diferente de lo que cree el economista, que chorea textos ajenos, Javier Milei. Para este personaje, nuestro país se arregla solo. No hay que hacer nada. El Estado no tiene que intervenir ni cobrar impuestos. El mercado sólo te arregla la situación. Una utopía infantil, eso son los liberales.

La realidad es que esto no es así. Las cosas de por sí no se solucionan solas y menos los problemas que tenemos todos los días. Hay que salir a pelear teniendo una propuesta. Algo que no apareció en ninguna de las propuestas de los distintos candidatos en las recientes elecciones. A la pregunta de cómo arreglamos el país, lo que Milei haría sería reconquistar a las masas para la política burguesa.

El fenómeno Milei es muy complejo porque expresa una tendencia fascistoide en un país donde no hay lugar para un régimen fascista. Esto se explica por algunas razones. En términos estructurales, hay poca base de masas para una aventura fascista, es decir, no tenemos una pequeña burguesía (eso que normalmente se conoce como “clase media”) tan grande. En Argentina la clase obrera es enorme. Vos podes tener un grupo que ejerza la violencia, pero no podés gobernar un país con eso. A esa gente le tenés que dar alguna respuesta.

Si estuviéramos hablando de países con un 30% o 40% de pequeña burguesía como Alemania, Italia o España, quizás la situación sería otra. Pero en un país como el nuestro en donde la clase obrera comprende casi un 95% de la población, digamos que no hay forma de sostenerse gobernando con un sistema de tipo fascista.

En términos más coyunturales, nadie te va a aprobar un proyecto fascista porque no tenés contra quien pelear. Milei dice: “comunismo o libertad”. Pero, hoy en la Argentina: ¿Quién es comunista? ¿Cuál es la fuerza real del comunismo acá? Es muy pequeña. No hay una amenaza al capitalismo. Por eso, si Milei quiere una aventura fascista tiene que convocar a todos los empresarios. Y en este punto, a ellos les puede salir mal porque un fascista en el poder es un tipo que además de querer enriquecerse a sí mismo busca eso para sus plebeyos.

Toda la persecución a judíos en Alemania, a opositores y liberales en España fue una masiva expropiación. Además, de un ataque a la clase obrera. Entre otras cosas lo que tiene que ver con las persecuciones es la expropiación de varios empresarios. Por eso, a la burguesía no le gusta el fascismo. Acá pudimos verlo en el caso de Perón, un fascista al cual la burguesía argentina le dice: “no, acá fascismo no queremos”.

Entonces, Milei puede tener votos, pero no te moviliza una fuerza de masas. Incluso, se fue corriendo al centro cuando fue a la villa 31 y dijo: “no hay que sacar los planes sociales”. Ahí, ya se bajó del liberalismo puro. Los planes sociales son todo lo contrario a esa tendencia política, representan un gasto del Estado, un gasto público. Y se sostienen con impuestos. Algo que Milei dijo que iba a bajar.

El fenómeno de Milei puede llegar a ser algo importante para encaminar el descontento. Pero en la medida en que el ajuste vaya pasando, las condiciones se vayan degradando y la gente no reaccione, lo que representa este personaje puede llegar a ser contraproducente. Y en algún punto, tampoco tiene mucho para ofrecer. Hoy por hoy, Milei sólo tiene la función de canalizar el descontento general.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de La Hoja Socialista 23

Argentina 2050

La Argentina atraviesa la crisis económica más grave de toda su historia.
Ir a Arriba