¿A quién defiende Juan Grabois?

en La Hoja Socialista 15

Desde que el kirchnerismo lanzó su “resistencia con aguante” –nombre pomposo para una estrategia que consistió en votar las leyes del macrismo y ajustar y reprimir allí donde gobierna-, apareció una estrella en ascenso: el monaguillo Juan Grabois.

Líder de la CTEP, esa agrupación que nuclea a los trabajadores de la “economía popular”, seguramente lo habrá visto por la tele cuando lo detuvieron quince minutos por defender a laburantes senegaleses. Un poco menos conocido es su pronunciamiento en contra del derecho al aborto de las mujeres, que llevó incluso a sus propios compañeros a distanciarse de sus dichos. O la línea directa que mantiene con Carolina Stanley, ministra de Desarrollo Social de Macri.

Con un look joven, canchero y austero, Grabois, aún sin candidatura propia, ha venido siendo un puntal de la reconstrucción del kirchnerismo, con Cristina a la cabeza. Detrás de él se encuentra, sin embargo, una figura no menos poderosa: el Papa Francisco. Se entiende mejor su posición respecto al aborto…

La pregunta entonces es: entre los trabajadores de la “economía popular” (en otro número nos encargaremos de explicar en qué consiste esto), los patrones (Cristina, pero también Macri) y las sotanas, ¿a quién defiende realmente Grabois? Una respuesta a este interrogante la podemos encontrar en su reciente libro La clase peligrosa.

El libro en cuestión no tiene ningún valor. Si está pensando en comprarlo, la verdad es que hay mejores formas de gastar $600. Vaya a la librería más cercana y pida La Cajita Infeliz, nos lo va a agradecer luego. La clase… no es mucho más que una recopilación de relatos sentimentaloides, en las que se intenta conmovernos con imágenes de pibes que mueren carbonizados o grescas internas en las ocupaciones de tierras. Lo siniestro de todo esto, es que esta apelación a la sensibilidad -¿quién puede no conmoverse ante esos hechos?- está al servicio de adornar la “solución” que Grabois propone, que no es más que una receta burguesa: administrar la miseria. Veamos.

Para nuestro monaguillo, el sujeto transformador no es la clase obrera sino los patrones. A ellos hay que mendigarles para que se conmuevan y nos den algunas migas. Grabois quiere dejar las cosas tal cual están, quiere que solo sobrevivamos, nos quiere zombies. Los relatos que escoge en su libro no terminan en ninguna mejora importante en la vida de sus protagonistas. ¿Le parece que exageramos? Escuchemos al propio autor:

“hay una solución mucho mejor, más civilizada y elegante, que no supone ni secuestros ni revoluciones. ¡Que el 1% pague, a partir de hoy, un 10% anual de impuesto a las ganancias! Los ricos no pierden nada de lo que ya tienen. Siguen levantándola en pala. Y se termina el hambre.”

Si recuerda lo que explicamos en el número anterior, se dará cuenta que no es más que la doctrina de caridad de la Iglesia. Esa que buscaba convencer a la burguesía de ceder algo para no perderlo todo, para que la “clase peligrosa” no adopte “ideas peligrosas”. Como dijo Perón, a quien Grabois cita, que los patrones “cedan algo para no perderlo todo”. De fondo, el ideal de esta propuesta es la Venezuela de Chavez, como el propio autor reconoce. Lea en este mismo número a qué situación ha llegado la aventura venezolana del chavismo…

Como ya se habrá dado cuenta, Grabois es un buen kirchnerista y un buen hombre de sotana. No podía ser menos, pues defiende con mucha tenacidad los intereses de los patrones. Para él, los laburantes solo somos una herramienta para presionar a la burguesía, que se asuste y abra la mano un poco. De ir por todo, de luchar por una vida de verdad, ni hablar. Grabois no es de izquierda ni mucho menos es socialista. Es un burgués, y uno bastante miserable, por cierto.


Para seguir leyendo

Explicamos el papel del frente entre el Papa, la CTEP, el Kirchnerismo y la burocracia sindical en: “El Papa, Cristina, la burocracia y el 2019”, http://bit.ly/2UaLvJM

Y el rol de la caridad como forma de contención social por parte de la Iglesia en: “Caridad”, http://bit.ly/2X2e6Ty

Etiquetas:

1 Comentario

  1. HAAA SI PIENSO QUE LAS PIBAS VAN A DAR UNA SORPRESA……… YO NO HABLO DE LOS TEMAS FEMENINOS,, SON DE ELLAS…… PERO CREO QUE DEBEN IR ENSAMBLADOS EN UN PROGRAMA GENERAL DE IZQUIERDA…….POR SU PUESTO LO DEBEN MANEJAR ELLAS..YO LEI A RITA LAURA SEGATO Y ME AVIVE DE QUE ESA FAMILIA CAPITALISTA PRIMIGENIA PARTE DE ASIMETRIAS PROPIAS DEL SITEMA CAPITALISTA…….. LA IGLESIA Y LOS » LIDERES POLITICOS «…..MIENTEN SI LAS PIBAS NO SE AVIVAN CON SU VOTO……?? ESTO ES FACIL….SI MENTIS VOTO A OTRO CADA UNO SABRA EL 2019 ES UN PUNTO TOTAL DE INFLEXION….. EN POLIT6ICOS, SINDICALISTA,DIRIGENTES SOCIALES Y LA GENTE DE A PIE COMO DICEN… YO NI HABLE DE MARXISMO….. ESE ES UN TEMA PARA ENTENDIDOS

Responder a EDUARO LOVOTTI Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*