Viejos conocidos – Por Romina De Luca

0000164418El gabinete PRO que se viene en Educación

Las críticas a los gabinetes del PRO enfatizan sobre su supuesto rol “privatizador”, empresarial y la ausencia de trayectoria educativa de los nuevos tres ministros. Sin embargo, se pierde de vista lo central: Bullrich, Acuña y Finocchiaro son artífices de la profundización de la degradación educativa.

Romina De Luca – GES – CEICS

La asunción de Mauricio Macri como presidente colocó en el centro de la escena política a tres nombres en materia educativa, que serán los futuros ministros de las carteras nacional, bonaerense y porteña. Para Nación, Esteban Bullrich era un número fijo; Alejandro Finocchiaro, su más estrecho colaborador era su reemplazante natural pero el triunfo en Provincia de Buenos Aires del PRO le cambió el destino. Por su parte, Soledad Acuña -segunda línea dentro del gabinete porteño y enemistada con Vidal- ancló en la Ciudad. ¿Quiénes son ellos? Entérese.

La nacionalización de Bullrich

Esteban Bullrich inició su vida política junto a Ricardo López Murphy en Recrear. Pasó a formar parte de las filas del PRO, a partir de 2005, cuando se unieron ambas fuerzas. Se desempeñó como diputado nacional y como Ministro de Desarrollo social. Cuando llegó a la cartera educativa, supo atravesar con éxito una gestión que desde su inicio parecía tener los días contados. Asumió, en enero de 2010, luego del escándalo y la renuncia de Abel Posse. En esa oportunidad, Macri eligió a un personaje “neutro” -y desconocido para la mayoría- que ya formaba parte del “equipo”. Licenciado en Sistemas y Máster en Administración de Empresas supo desplegar un elemento clave que le garantizó su supervivencia: el arte de negociar y conciliar con los sindicatos K (UTE-CTERA). Capeó más de una revuelta: las tomas de escuelas en 2012, una denuncia penal por el 0800 para denunciar actividades político-partidarias en las aulas, el affaire de la reforma de las Juntas de Clasificación y del Estatuto del Docente, contratos con sobreprecios en la compra de netbooks, entre otros. Menos airoso salió de la implementación de la inscripción online en 2014 pero supo presentar la falta de vacantes como un error del sistema y como un compromiso para dejar atrás la arbitrariedad y los mecanismos punteriles en la inscripción escolar. También se vio salpicado por las denuncias en los contratos directos firmados con Fernando Niembro por 2,5 millones de pesos quien era, a su vez, donante del PRO. A pesar de todo, salió indemne y fue el encargado de cooptar el voto docente a escala nacional durante la campaña electoral. También supo proyectar la política educativa K en beneficio propio. Y lo hizo elevando la apuesta: a un programa de destrucción de la secundaria con apenas dos días de cursada semanal como el Fines 2 le opuso otro peor: “Terminá la secundaria”.

Fue el lanzamiento de ese nuevo programa el que le permitió al PRO dar a conocer a Mauricio más allá de los confines de la General Paz. Bullrich junto a Soledad Acuña fueron los creadores del programa. Durante la campaña recorrieron el país sellando múltiples alianzas con distintos gobernadores, sindicatos y empresas a propósito de los convenios educativos para cursar la nueva secundaria online. UTHGRA (hoteleros), FAUPPA (panaderos)[i], camioneros,[ii] el Sindicato Argentino de Televisión, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos seccional Córdoba,[iii] el SOIVA (vestido) seccional CABA,[iv] la Mutual de la Policía Federal de Buenos Aires,[v] el Sindicato de Empleados de Comercio de CABA,[vi] UATRE,[vii] Sindicato de Cerveceros,[viii] Sindicato de Obreros de Maestranza,[ix] y Recaudadores (UTCYDRA),[x] fueron algunos de los sindicatos que suscribieron convenios. Otros gremios por ahora eligieron mantener su alianza con el kirchnerismo y se alinean con el Plan Fines 2, valga de ejemplo UOCRA- La Matanza.[xi] También se firmaron acuerdos con numerosas provincias: Río Negro, Santa Fe, San Juan, Corrientes, Neuquén, Córdoba, Salta, Catamarca, Entre Ríos y en varios puntos de la provincia de Buenos Aires como Dolores, Pergamino, Dudignac, Azul, Junín, Malvinas Argentinas, Rafael Calzada, Almirante Brown, Tigre, Avellaneda, Bahía Blanca, Morón, Merlo, San Vicente, Punta Indio, Olavarría, entre otros. Cámaras empresariales, empresas, asociaciones y ONG’s también son de la partida: Centro Empresario de Azul, la Cámara de Empresas de Seguridad de Buenos Aires, Securitas, Club Boca Jrs, Club Nueva Chicago, Universidad Siglo XXI, Fundación Buenos Hábitos de Salta, centro de jubilados y pensionados de Dudignac, el Rotary club, Fundación Pro-Salud del Hospital de Clínicas entre otros. [xii]

En ocasión de la firma del convenio con Lanús, Bullrich sostuvo que “la prioridad en la ciudad de Buenos Aires es la Educación” y que “hay que volver a recuperar al maestro como el centro de la sociedad, y pensar qué podemos hacer para seguir mejorando la calidad”.[xiii] Puras palabras. El programa “estrella” del Ministro decidió eliminar de cuajo a los docentes y remplazarlos por computadoras. La actual Ministra de Educación porteña María Soledad Acuña, adujo que no se busca reemplazar nada sino sumar una alternativa más. Aunque reconoce que el 50% de los alumnos no termina el secundario y el 50% del que lo hace no comprende lo que lee. Frente a ese cuadro, degradan la educación y en un acto de sincericidio lo llaman “un traje a medida” para cada alumno.[xiv] En efecto, a la población sobrante le ofrecen una educación vaciada y la ficción de la titulación. Algo que ya ocurre en CABA: los distritos más pobres, al sur de la Ciudad, reciben peor educación que los distritos aventajados del norte. En el sur faltan vacantes, faltan establecimientos (la relación escuelas/matrícula es peor que en las zonas más ricas de la ciudad), los alumnos repiten y desertan más, obtienen peores resultados en las pruebas de evaluación de la calidad, los equipos de docentes y directivos tienen mayor “índice de rotación” (eufemismo para decir que cuando consiguen algo mejor se van a otra escuela). Cierto, la educación como un traje a medida.

Segundas líneas

Acuña fue elegida por Larreta para dar muestras de continuidad entre sus políticas y las de Mauricio en Ciudad. Sin embargo, no tuvo mucho para elegir. Finocchiario fue llevado a la provincia limitando las opciones del nuevo jefe de gobierno. De origen radical, pareciera que el mayor mérito de Acuña para ocupar el sillón es provenir de las filas del “larretismo”. La relación entre ambos se retrotrae a fines de los noventa cuando los dos formaban parte de Fundación Grupo Sophia. En la Fundación, Acuña desempeñó el cargo de directora del Área de Reforma del Estado y Gestión Pública. Logró su primera banca como legisladora porteña en el 2003, integrada ya al espacio de Macri en Compromiso por el Cambio. En el Congreso integró la comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud. Ya en funciones ejecutivas, se desempeñó en el Ministerio de Desarrollo Social. Era la número dos pero se fue peleada con María Eugenia Vidal quién, al asumir la Vicejefatura de gobierno en 2011, prefirió ubicar como su reemplazo a Carolina Stanley (hoy Ministra de Desarrollo Social en Nación). También le hizo saber que la quería fuera de Desarrollo. Fue Bullrich quien la cobijó y la puso al frente de la Subsecretaría de Inclusión Escolar y Comunidad Educativa. Ni como Ministra de Desarrollo Social ni como Subsecretaría de Inclusión hizo gala de “sensibilidad”. En 2012, decidió cerrar dos sedes del programa “Puentes Escolares” creado en 2001 para atender a niños en situación de calle para ampliar la atención en “zonas más necesitadas”.[xv] Acumuló conflictos con los docentes del programa “Orquestas Infantiles” quienes la acusaron de vaciar el programa para beneficiar a ONG’s amigas.[xvi] Fue la vocera en la suspensión de dos docentes en el Jardín de Flores acusando a las maestras de “no atender las múltiples señales” que derivaron en la muerte de Agustín a manos de su padre.[xvii] Las acusó de no pedir la intervención de los Equipos de Orientación Escolar (EOE). Todo un síntoma de hipocresía: los EOE’s en la Ciudad se encuentran colapsados, existen 130 orientadores para todas las escuelas primarias de Ciudad y en el distrito de Flores cada profesional tiene a su cargo un promedio de 635 alumnos. Y ya vimos su rol como degradadora de la educación con “Terminá la secundaria”.

Alejandro Finocchiaro llegó a Educación de la mano de Mariano Narodowski. Se convirtió en un estrecho colaborador de Bullrich, a partir de 2011. Ocupó el cargo de subsecretario de Evaluación Educativa y Recursos Humanos. Fue el encargado de “recomponer” la relación con los sindicatos asumiendo el rol de negociador. Todo un viraje. Mientras ocupaba la cartera con Narodowski manifestó a los sindicatos que manejaría la relación como si el gobierno fuera Israel y los sindicatos Hamas. Encabezó la reforma de las Juntas de Clasificación Docente y del Estatuto. Deberá ahora negociar con los sindicatos de la provincia de Buenos Aires, los adictos al kirchnerismo y los SUTEBA’s combativos.

El árbol y el bosque

Las críticas a los gabinetes del PRO enfatizan sobre su supuesto rol “privatizador”, empresarial y la ausencia de trayectoria educativa de los nuevos tres ministros. La izquierda no fue la excepción. Sin embargo, se pierde de vista lo central: Bullrich, Acuña y Finocchiaro son artífices de la profundización de la degradación educativa. No se trata de la “privatización” sino de lo que llaman “traje a medida”: cada quien recibe lo que necesita. La población sobrante apenas una ficción de educación. La Ciudad de Buenos Aires funciona con circuitos educativos de primera y de décima. Valga de ejemplo el contraste entre el norte y el sur. Quienes dicen defender a los educadores, en los hechos fueron quienes los sumariaron y persiguieron. Quienes les eliminaron derechos sindicales como la clasificación por parte de sus propios pares, otorgándole dádivas a los sindicatos amigos (Juntas de Clasificación y Reforma del Estatuto). Quienes preparan, a través del Ministerio de Modernización, la racionalización del sistema de licencias. Quienes preparan la prescindencia de los docentes (secundaria online). Todo eso no es más que kirchnerismo adecentado: el impresentable Plan Fines 2 (defendido por el PTS, no olvidemos) va a ser acompañado ahora, con el mismo objetivo, por el “modernizado” sistema “Terminá la secundaria”, uno de los tantos trajes a medida que la sastrería Pro se prepara a confeccionar. No van a privatizar: van a profundizar la degradación. Se debe organizar a la docencia para luchar contra el problema real que se nos enfrenta: un horizonte de mayor degradación educativa y laboral para los docentes.


[i]http://goo.gl/l2Amz9

[ii]El convenio fue firmado por Pablo Moyano como representante del sindicato de choferes de Camioneros (SICHOCA) https://goo.gl/xpr41A

[iii]http://goo.gl/9gByjR

[iv]http://goo.gl/E7HL7L

[v]http://goo.gl/UoQ5XS

[vi]http://goo.gl/tnFBDD

[vii]https://goo.gl/kL5MgG

[viii]http://goo.gl/0HXSr5

[ix]http://goo.gl/SuWGnb

[x]https://goo.gl/4TbH4T

[xi]http://goo.gl/hH0TZg

[xii]http://goo.gl/SA4EBh; https://goo.gl/K07MdM; http://goo.gl/xvfepV; http://goo.gl/8KSSfr; http://goo.gl/bHre8C; http://goo.gl/fffWqX; http://goo.gl/vjx95N; http://goo.gl/LNvDLg; http://goo.gl/tA3oof; https://goo.gl/RIqajn

[xiii]http://goo.gl/VsjmUq

[xiv]http://goo.gl/VNIOVB

[xv]http://goo.gl/EVfTq

[xvi]http://goo.gl/RDHq79

[xvii]http://goo.gl/psKBV5

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *