Paisanos contra la toma. Las divisiones de clase en el interior de los colectivos migratorios

paisanos_a58Silvina Pascucci
Grupo de investigación sobre la clase obrera – CEICS

Tras sus declaraciones más xenófobas, Macri reapareció en público en una conferencia el 11 de diciembre acompañado por dirigentes de las comunidades migratorias a las que poco antes había insultado. Los “representantes” criticaron duramente la toma del Parque Indoamericamo, lo que no resulta sorprendente: estas organizaciones son dirigidas por las fracciones burguesas de los colectivos migratorios. A Macri lo apoyaron los representantes de la patronal de la construcción (paraguaya) y de la confección y horticultura (boliviana). Ellos están interesados en que sus paisanos no luchen y que trabajen sin levantar cabeza. Son además, los sectores que perciben rentas, alquilando a precios exhorbitantes piezas de 3 por 3 a sus coterráneos.

Dime con quién andas…

En la conferencia de Macri, Isidro Méndez, presidente de la Asociación Civil Casa Paraguaya y Ricardo Fernández y Edwin Álvarez, de la Federación de Asociaciones Civiles Bolivianas (FACBol) se manifestaron en contra de la toma, criticaron a las familias que ocupaban el parque y las acusaron de estar “aconsejadas por oportunistas”. “Retírense del lugar, mis queridos compatriotas. El gobierno de la ciudad les va a resolver el problema”,(1)  dijo Méndez, quien, al igual que Macri pidió “paciencia” a familias que hace demasiado tiempo que carecen de todo. Fernández, por su parte, sostuvo que “no estamos aquí para ocupar terrenos, venimos a trabajar”.(2)

Estas declaraciones fueron rechazadas por otras organizaciones de la colectividad boliviana y paraguaya que, además, denunciaron las actividades de estos personajes. El paraguayo Méndez, por ejemplo, exitoso empresario de la construcción y seguidor del Partido Colorado, tiene estrechos contactos con el senador de su país natal Orlando Fiorotto Sánchez, denunciado como colaboracionista de la dictadura de Stroessner. Además, Méndez se ha visto envuelto en un escándalo por la compra ilegal de autos.(3)  La asociación que preside, Casa Paraguaya, es “el mayor legado de la dictadura de Stroessner en su política de control en el exterior en el marco de la Doctrina de la Seguridad Nacional”, según indican algunas organizaciones.(4)  En una entrevista realizada en noviembre de este año, Méndez declaraba que iba a “apoyar a Osvaldo Mércuri y probablemente a Francisco De Narváez”.(5)  Un mes antes, ambos habían participado del festejo por el 57º aniversario de La Casa Paraguaya donde Méndez presentó al duhaldista Mércuri como “un amigo del pueblo paraguayo”.(6)

La Federación de Asociaciones Civiles Bolivianas (FACBol), también presente en la conferencia macrista, fue denunciada varias veces a la Inspección General de Justicia por irregularidades en la administración de recursos.(7)  Luego de los sucesos de Soldati, esta organización firmó un documento en el cual manifiesta “repudiar todo tipo de ocupación ilegal de espacios públicos y privados” y “aclarar ante la opinión pública que somos y representamos a gente honesta y de trabajo, no okupas o usurpadores”.(8)  El documento fue suscripto también por la Asociación de Feriantes del Parque Indoamericano y la Asociación Civil Federativa Boliviana (ACiFeBol). Su presidente, Alfredo Ayala, dueño de varios talleres de costura, también recibió denuncias por malversación de fondos de la entidad y mal desempeño en su cargo. Ayala también dirigía una Coordinadora de organizaciones bolivianas, integrada por talleristas, feriantes y comerciantes. Gilberto Rivero, otro miembro de la Coordinadora, denunció que Ayala cobraba $3 por cada trámite de radicación precaria y que se habían atendido a 20.000 personas.(9)

Dime a qué te dedicas…

Si las relaciones políticas dicen mucho de las personas que las entablan, aún más lo hacen las actividades económicas que realizan. Alfredo Ayala afirmó que “muchos bolivianos trabajan dignamente y podemos conseguir una casa y comprar un coche”. También dijo que a eso se llega luego de varios años y que antes los inmigrantes tienen que aguantar situaciones más difíciles, insinuando que quienes participaban en la toma querían sortear ese proceso por vía de subsidios. Hoy el migrante reciente, si es obrero y no un burgués como Ayala, no tiene ninguna chance de mejorar sus condiciones de vida. No sólo no puede pasar de ser inquilino a propietario dentro de la misma villa, sino que enfrentan cada más la amenaza del desalojo. Por otra, parte los niveles salariales en las ramas donde se insertan (construcción, confección y empleo doméstico) han caído tras la crisis del 2001. Todos los testimonios recogidos en el parque muestran que la proporción entre sueldos y alquileres no hay margen de ahorro ni para el migrante más austero.

Según algunas versiones, Ayala tiene también otros negocios. El dirigente de La Alameda, Gustavo Vera, lo acusó en Canal 26 de estar en contra de la toma “porque alquila el Parque Indoamericano para ferias y torneos de fútbol”.(10)  Varios testimonios recogidos por El Aromo entre los ocupantes del parque dan cuenta de estos negocios, como el de un boliviano que los domingos vende ají en el Indoamericano y asegura que Ayala envía matones para cobrarles un “permiso” para comerciar en el lugar. Como si quisiera discutir los planteos acerca de la “solidaridad étnica”(11) , nuestro entrevistado denuncia que “a Ayala no le importa su gente”.(12)  Por este motivo uno de los ocupantes del predio lo sindicaba como la persona que había solicitado la represión y desalojo del parque, afirmación que generó una discusión con otras paisanos que se encontraban allí.(13)

Más allá de contar con estas “changuitas”, es claro que la principal actividad de Ayala está vinculada con los talleres de costura. Su asociación nuclea a talleristas bolivianos de Buenos Aires que reclaman al gobierno la habilitación de proyectos flexibles para la regularización del trabajo en los talleres clandestinos. Es decir, piden que se legalicen las condiciones de explotación que en ellos rigen bajo el argumento de que son “pequeños”. De hecho el gobierno de la ciudad impulsó en 2009 un plan de empadronamiento de talleres que tuvieran menos de 15 máquinas, los cuales no iban a ser multados por infracciones y se los iba a habilitar “con condiciones mínimas”. O sea, se blanquea la explotación intensiva y se brinda carta libre para todo tipo de abusos. Los talleristas organizados en ACiFeBol han llevado adelante diferentes marchas y manifestaciones, incluso con altas dosis de violencia, en contra de las (de por sí pocas) inspecciones realizadas por el gobierno a talleres clandestinos. Se oponen a las inspecciones laborales y a la confiscación de maquinarias porque serían “una persecución a toda la colectividad”(14)  Aquí se ve claramente, como el discurso étnico busca esconder y habilitar la explotación de una clase por otra.

Por el contrario, las inspecciones y confiscaciones afectan a los intereses burgueses de los propietarios de talleres. En abril de 2007, el juez Norberto Oyarbide ordena 14 allanamientos simultáneos en talleres clandestinos. Los talleristas son procesados por incumplimiento de leyes laborales y reducción a la servidumbre de varios trabajadores. Además, sus máquinas, insumos y producciones son confiscados, en valores que oscilan entre los dos y los cuatro millones de pesos. Los obreros de los talleres confiscados son en su mayoría bolivianos sin documentos, que viajaron a la Argentina a través de redes organizadas por sus propios patrones en Bolivia. De los dueños, la mitad son coreanos y la otra mitad son “paisanos” de sus obreros(15) . Suele plantearse que la explotación en esta rama está determinada por cuestiones étnicas, donde talleristas coreanos explotan a obreros bolivianos. Sin embargo, en forma coincidente con lo que surge del caso sobre el que falló Oyarbide, los datos del Archivo de Inscripciones de Trabajo a Domicilio del Ministerio de Trabajo indican que del total de obreros bolivianos inscriptos, sólo el 39% tiene a coreanos por empleadores, mientras en el 45% de los casos, los patrones son de otras nacionalidades, particularmente argentinos y bolivianos.

…y te diré quien eres

Tanto en la industria del vestido, como en la construcción o en la producción hortícola, ramas con una gran inserción de inmigrantes, los obreros y patrones se enfrentan por sus intereses irreconciliables, más allá del lugar donde hayan nacido. El mismo conflicto reaperece en torno a los alquileres. La solidaridad de clase resulta más fuerte que la étnica, incluso ante ataques xenófobos, como lo muestra el testimonio televisivo de una mujer paraguaya que alquila piezas en la villa: mientras sus inquilinos estaban en el parque Indoamericano, ella manifestaba contra la toma. Defendía su posición a pesar de que en una de las demostraciones de las que participó los vecinos quisieron pegarle cuando la escucharon dirigirse a su hija en guaraní, de lo que se salvó porque otros vecinos la defendieron por reconocerla como partidaria del desalojo. La toma del Indoamericano permitió que emergieran con nitidez las divisiones de clase en el interior del colectivo migratorio y debilitó fuertemente la eficacia de la ideología étnico-nacional esgrimida por la burguesía. Lamentablemente, la ideología nacionalista mantuvo su influencia sobre muchos obreros de Soldati y Lugano. La crisis se acerca, los tiempos se aceleran y se torna más urgente la batalla por las conciencias. Por ello, las páginas de El Aromo, serán, más que nunca, una trinchera en esta lucha.

Notas:

(1) La Nación, 11/12/2010.
(2) Ver www.rionegro.com.ar/diario/rn/nota.aspx?idart=517605&idcat=9532&tipo=2.
(3) Ver  www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/1-50844-2010-12-12.html
(4) Ver  www.abc.com.py/nota/cuestionan-a-paraguayo-que-aparecio-junto-a-jefe-argentino-tilado-de-xenofobo/
(5) Agencia  Nova:www.novanacional.com/nota.asp?n=2010_11_22&id=21123&id_tiponota=4
(6) Agencia  Nova: www.novacolombia.info/nota.asp?n=2010_10_18&id=21910&id_tiponota=11
(7) Ver www.renacerbol.com.ar/edicion134/editorial04.htm
(8) Página 12, 14/12/2010.
(9) Ver /www.renacerbol.com.ar/edicion118/infogeneral01.htm
(10) Ver www.26noticias.com.ar/acusan-a-comunidad-boliviana-de-tener-intereses-en-toma-de-soldati-123006.html
(11) Ver, entre otros, Vargas Patricia: Bolivianos, paraguayos y argentinos en la obra. Identidades étnico-nacionales entre los trabajadores de la construcción, IDES – CAS, 2005.
(12) Entrevista realizada por El Aromo, el viernes 10/12/2010 en el Parque Indoamericano.
(13) Discusión gravada en ídem.
(14) Ver www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?sh_itm=ae67293458d46a79c51c23556dfb14ee
(15) Fallo del Juez Oyarbide del 4 de mayo de 2007, causa n° 15.803/2005 del Juzgado Federal n° 5, Secretaría n° 10.

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *