La lucha es de los trabajadores

En el día de ayer, las organizaciones kirchneristas que se colaron en la mesa de negociación durante la toma y firmaron el acta de acuerdo de diciembre (Científicos y Universitarios Autoconvocados, CyTA, Becarios empoderados, Conadu), presentaron junto con el Secretario de ATE Conicet Capital una nota solicitando a las autoridades la convocatoria a la mesa de seguimiento del acuerdo. Decimos que se colaron porque se trató de un conflicto que no impulsaron, en el que se opusieron al método que mostró ser eficaz (la toma) y en el que se negaban a hablar de despidos hasta varios días después de iniciado, cuando empezó a mostrar sus frutos. Por otro lado, CyUA, CyTA y BE no son organizaciones gremiales sino políticas, cuya representatividad en el sector es dudosa.

Con todas sus limitaciones, los kirchneristas se sumaron a la lucha y ello permitió una unidad tanto en torno a los reclamos como al método. En un intento de dar continuidad a esta unidad, se realizaron reuniones entre todas las organizaciones firmantes del acuerdo, que incluía a la comisión de afectados para acordar el pedido de reunión a las autoridades y dar continuidad al proceso asambleario de diciembre incorporando la articulación con el interior (asamblea regional en Capital y plenario nacional del 4/2).

No contentos con oponerse a cualquier instancia colectiva de deliberación de los trabajadores, como es una asamblea, a reclamar por las condiciones laborales y a discutir en plenario nacional las formas de articulación de todas las asambleas del país, los kirchneristas dieron ayer una nueva muestra de su política contraria a los intereses de los trabajadores. La nota que presentaron debía ser presentada por el conjunto de los firmantes del acta, pero ellos decidieron presentarla unilaterlamente excluyendo a JCP, Conadu Histórica y a la Comisión de Afectado. A esta maniobra se sumó la dirección kirchnerista de ATE, que ni siquiera consultó a sus seccionales.

Repudiamos esta actitud divisionista que atentan contra uno de los logros de diciembre, la unidad en la lucha, y su desprecio a las instancias democráticas de debate. Esta lucha es de los trabajadores y no de un grupo de oportunistas.

Solo una organización nacional sólida de los trabajadores podrá asegurarnos el triunfo que buscamos e impedir este tipo de maniobras que no hacen más que debilitarnos. Para ello es importante que tanto las asambleas regionales como el plenario sean masivos y que todo el movimiento cuaje en una organización nacional de los trabajadores de ciencia y técnica.

Razón y Revolución – Ciencia y Técnica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *