Turismo: Temporada record para los patrones y ajuste para los trabajadores

en Novedades

La provincia de Entre Ríos se caracteriza sobre todo por su producción agropecuaria. Muchos de los burgueses sojeros deciden re-invertir en el sector turístico. En las últimas décadas este sector, en la costa del río Uruguay, se ha consolidado como un importante empleador. El turismo en realidad mueve trabajadores de diversos rubros: mozos, recepcionistas, cocineros, mucamos, guías de turismo, pesca, choferes, guardavidas, empleados administrativos, etc. El fuerte sigue siendo la temporada de verano, cuando las playas del río y los complejos termales desbordan de visitantes, colocando a Entre Ríos como la tercera provincia más visitada. A lo que se suman los carnavales. Por ejemplo, para Semana Santa, marcando el fin de la temporada estival, se registran hace varios años ocupaciones del 100% lo que se traduce en unos 135 mil turistas. Ciudades como Federación obtienen un 40% de sus ingresos por el turismo.

Los patrones -que hoy lloran miseria- vienen de una temporada récord este verano, y Bordet se encargó de propagandizarlo como un logro de su gestión. Según sus datos, en enero y febrero ingresaron 1,7 millones de personas, lo que redundó en un ingreso de 8.502 millones de pesos (40% más que el año anterior). Es evidente que los patrones hacen buenas ganancias aquí.

A pesar de eso, el sector sigue manteniendo su impronta negrera y un salario de miseria para los trabajadores. Los últimos datos del Indec indican que es el sector peor remunerado en la provincia. En la categoría más baja, los compañeros cobran menos de $ 20.000 y el grueso de los trabajadores no superan los $ 30.000 mensuales. Las mediciones realizadas por los compañeros de ATE-Indec, indican que para la zona pampeana, en el mes de marzo, la Canasta Alimentaria Mínima para una familia se ubicó en $ 20.446 y la Canasta de Consumos Mínimos en $ 60.542. La subocupación y informalidad son la otra cara de la monedad negrera, alrededor del 40% de los compañeros está en la informalidad. En el contexto de la pandemia y la cuarentena, estos trabajadores se llevan la peor parte, porque si no trabajan no comen y si trabajan arriesgan su vida.

Aunque estos patrones lloren por la crisis, el parate completo del sector llegó cuando la temporada estaba finalizando, lo que permitió a los patrones sortear gran parte de ella. El impacto de la crisis en las patronales no es nada comparado a las condiciones laborales que padecen sus trabajadores. Mucho más cuando observamos las asistencias y compensaciones que reciben las patronales. Un ejemplo de la política que están aplicando lo tenemos en el Hotel Quinto Elemento del complejo termal de Villa Elisa: después de esta temporada récord, pagan el 50% de los salarios y despiden a los contratados. La burocracia de UTHGRA, bien gracias. A nivel nacional, acordó suspensiones al 75% para el sector, pero en los hechos, se adapta incluso a situaciones peores.

Los trabajadores del turismo necesitamos un salario acorde a nuestras necesidades, esto es, dos canastas básicas totales. Por eso, rechazamos las suspensiones y los recortes salariales. Además, la precariedad laboral debe terminar: estar en blanco no es un privilegio, es una conquista histórica de nuestra clase. Exigimos el pase a planta permanente y bajo convenio de todos los trabajadores. Rechazamos los despidos de los contratados y exigimos su inmediata reincorporación.

Razón y Revolución Entre Ríos – Corriente Clasista Goyo Flores

Etiquetas:

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de Novedades

Los represores

Para el velorio masivo de Maradona, el Gobierno Nacional priorizó el rédito
Ir a Arriba