Educación. Adiós a las burbujas

en La Hoja Socialista 23/Novedades

La semana pasada comenzaron las clases luego del receso escolar de invierno. Por eso es momento de pensar el escenario que vamos a afrontar en las escuelas para esta segunda mitad del año. En primer lugar, lo que tenemos que decir es que otra vez tenemos dos provincias que pican en punta marcando la agenda para el resto del país: Ciudad de Buenos Aires y Mendoza. En el mundo feliz de esas dos provincias la pandemia terminó y las clases vuelven a la completa normalidad. O por lo menos eso es lo que dicen quienes nos gobiernan (pero no ponen el cuerpo en las escuelas).

La Ciudad de Buenos Aires anunció, en pleno receso, que a partir de esta semana iniciaba un retorno gradual a la presencialidad plena, es decir, tal como anunció Rodríguez Larreta se elimina las burbujas y ahora todo el grado/año concurre, por lo menos a eso aspira, simultáneamente mismo día y horario.

Ante este anuncio, es necesario recordar que los protocolos de principios de año, no crearon la idea de burbuja, es decir, grupos de pequeños alumnos que concurren algunos días sí y otros no a la escuela desdoblando un grado. La burbuja surge como necesidad de una infraestructura escolar escasa donde aulas chicas y generalmente hacinadas no podían garantizar la llamada distancia social/física: esa pauta que dispone que las personas deben permanecer separadas metro y medio entre sí. Esto que marcó nuestra vida desde marzo de 2020, para la Ciudad y únicamente en las escuelas y particularmente en las aulas escolares no corre más.

Lo que Larreta presenta como protocolo es una burla. Eliminan el distanciamiento en las aulas, pero se habla de que todo depende de la capacidad de ocupación del establecimiento. Dentro del aula, con ventanas y puertas abiertas, los alumnos no guardarán distancia, pero sí lo harán en las clases de educación física al aire libre, distancias que serán de 2 metros y/o 4 según el ejercicio que realicen.  ¿Cuál es la lógica de esta manera de razonar? Vaya a saber uno.

Las aulas pueden tener ocupación plena de estudiantes, pero el comedor solo al 50% y deberá replicar la disposición en la que se sientan los estudiantes en el aula. Cómo las escuelas van a poder hacer esto es un verdadero misterio. Las clases de educación musical están limitadas a actividades que no sean vocalmente comprometidas, pero concentrar a todos los estudiantes en un aula y hacerlos hablar no tendría el mismo efecto. A esto hay que agregar el hecho de que se eliminaron las dispensas para todos los que hayan recibido una dosis de su vacuna. Así, las y los estudiantes dispensados van a quedar a la deriva.

Mendoza, por su parte, hizo un anuncio similar, pero en lugar de empezar por la secundaria lo hace con el nivel inicial y el primer ciclo del nivel primario. Es decir, a partir de esta semana, vuelven allí plenamente esos grados/años y, también en un sistema escalonado, se completará la presencialidad plena sin burbujas para el resto de los niveles a lo largo de todo agosto. Eso es lo que el gobernador Suárez llama “un agosto con cautela”. Lo cierto es que distintas provincias dijeron que para avanzar en un esquema sin burbujas evaluarán qué ocurre estas dos o tres semanas post receso. Está claro: están mirando lo que pasa en CABA y Mendoza para tomar una decisión. Nosotros somos conejillos de indias.

Dicho todo esto conviene señalar dos cosas. Por un lado, la distancia física, como medida de protección es universalmente aceptado por la OMS. Convendría que Larreta y Suárez expliquen por qué esta regla no rige para el contagio de Covid al cruzar la General Paz o al pie de la Cordillera de los Andres. Por otro lado, van a concentrar a la población no vacunada, los niños. Porque sobre la vacunación pediátrica hay mucho anuncio pero poca realidad. Estamos hablando de una población de más de seis millones, y, por ahora, solo se informó que se vacunaran con suerte quienes tengan comorbilidades. Ah, además se planea usar tres millones y medio de dosis de Moderna (la vacuna pediátrica) para completar las segundas dosis de la población general.

Así, es de esperar que la variante Delta se haga un festín en lo que transcurre agosto. Recordemos que la Ciudad investiga si hay circulación comunitaria de la Delta, que en Córdoba un viajero ocasionó 800 aislamientos y el cierre de 4 escuelas en una semana. Un análisis socialista de los problemas de la educación implica ver que una vez más experimentan con nuestra vida. Por eso, no nos cansaremos de afirmar que no son irresponsables. Ellos son criminales.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de La Hoja Socialista 23

El fenómeno Milei

El país atraviesa una gran crisis económica, y nuestras condiciones de vida

Argentina 2050

La Argentina atraviesa la crisis económica más grave de toda su historia.
Ir a Arriba