Rosario: otra vez el horror

en Novedades

El pasado fin de semana una adolescente de 15 años que festejaba su cumpleaños en su casa con amigos y familiares fue drogada por un conocido que asistió a la fiesta sin invitación. El varón de 18 años que hasta el momento es el único procesado de la causa y se encuentra a la espera de la prisión preventiva, dejó inconsciente a Milagros por medio de estupefacientes en una bebida alcohólica que le ofreció, posteriormente la llevó a su domicilio ubicado a dos cuadras del domicilio de la víctima y la violó salvajemente dejándola en terapia intensiva, con hemorragias que requirieron intervención quirúrgica. «Por la brutalidad de las lesiones» declara el fiscal, existe la posibilidad de que hayan sido múltiples violaciones. Otro de los agravantes de la causa es que se trata de una menor de edad que fue secuestrada y obligada a salir de su casa por, al menos, un varón mayor de edad, pero parece que esto escapa a la perspicacia de la fiscalía. Como respuesta al horror, los vecinos se manifestaron frente a la comisaría del barrio, lo que terminó en represión y balazos de goma, una respuesta a la que ya nos tienen acostumbradas frente a cualquier reclamo de justicia.
A Milagros se la llevaron de su propia fiesta de cumpleaños. Cuando su familia se percató de su ausencia, comenzaron a buscarla hasta que su tía la encontró en la calle, perdida y ensangrentada. Al día de hoy continúa hospitalizada y los profesionales de la salud descartan que obtenga el alta prontamente a causa de las fuertes heridas.
Este hecho aberrante expresa la realidad más cruda que vivimos las mujeres y la desprotección absoluta que tenemos las que pertenecemos a la clase obrera. «Es una familia muy muy vulnerable», también se ocupó de aclarar el fiscal y sabemos lo que significa ser vulnerable en Argentina. Dentro de esa vulnerabilidad económica a la que nos vemos sumergidas cada vez más y más, debemos sumar la vulnerabilidad a la que nos somete el sistema de géneros. Y aquí hay que hablar claro: no es un caso más de descomposición social, o no es sólo eso. El patriarcado hace mella en la vida diaria de miles y miles de mujeres vulneradas económica y socialmente, que a diferencia de los varones de cualquier clase, estamos expuestas a un tipo de violencia que ellos nunca sufrirán. Ese tipo de violencia del que hablamos, la violencia patriarcal, es capaz de destrozar por completo la vida de las mujeres frente a la complicidad del Estado y la impunidad con que se manejan los victimarios.

Exigimos una investigación exhaustiva de la causa para que no queden impunes los otros partícipes. La familia habla de un total de 10 personas y sólo encontraron a uno. No queremos un chivo expiatorio, sino el procesamiento de todos los responsables.

Justicia por Milagros.

Trece Rosas

Etiquetas:

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de Novedades

¡Vacunas YA!

La vacunación VIP generó un escándalo político enorme. No es para menos,
Ir a Arriba