Misiones: Trabajo docente precario. La reubicación de horas cátedra

misionesPor Exequiel Ferreyra

El pasado 5 de julio, la Junta de Clasificación y Disciplina Rama Secundaria y Superior, hizo pública la decisión del CGE (Consejo General de Educación) de dar inicio al trámite de reubicación de docentes que tienen horas de cátedra y cargos en disponibilidad. En un principio se computaron 4.500 horas, pero en la actualidad según palabras de Marcos Fraeza, presidente de la Junta, el CGE baraja una cifra que supera las 5000 horas. Las mismas se encuentran en esta situación por distintos motivos: cierre de una división o una escuela, y cambio de planes de estudio; producto mayoritariamente de la implementación de la LEN a nivel provincial en el año 2008.
Cabe aclarar que el problema es de vieja data en la provincia. En el año 2013 Adolfo Zafrán en su gestión como Presidente del CGE (actualmente Secretario de Hacienda provincial), inició un intento de reubicación de horas en disponibilidad a través del plan de Tutorías (para los alumnos que adeudaran materias previas), del Plan de Lectura (destinado a alumnos de segundo grado), y a través de la Resolución 635/13 que otorgaba a los supervisores la potestad de reubicar a docentes en disponibilidad en cargos vacantes o en su defecto en otras escuelas para realizar tutorías. Desde este primer intento hasta hoy la cifra continua sin modificación alguna.
Según el artículo 21 del Estatuto Docente, un docente titular no pierde sus horas si cierra la
sección; entra en situación de “disponibilidad”. El docente “disponible” percibe, durante el primer año, el salario correspondiente, hasta que el CGE le dé un nuevo destino. Pero si no logra hallarlo, el segundo año conserva sus horas sin goce de haberes. Al finalizar ese período, si el docente no consigue o no acepta una nueva ubicación queda cesante. Sin embargo, dada la magnitud de horas en disponibilidad en nuestra provincia, desde la Junta de Disciplina remarcaron que, del total de docentes en disponibilidad, solo una minoría se encuentra en situación de cesante, porque la mayoría se encuentra “disponible” desde hace varios años; llegando a superar incluso, en algunos casos, ¡los siete años!
El problema es muy similar al de los trabajadores estatales: ayer en el limbo y la precarización de quedar en la calle luego de no producirse reubicación; hoy, los funcionarios del ajuste, frente al “despilfarro” de recursos evalúan dejar cesantes las horas que no pudieran reubicar. Así, la perspectiva para cientos de docentes pareciera ser la de ser introducidos en nuevos trabajos más precarios o bien, ser despedidos.

Plan de reubicación

La reubicación ya se puso en marcha desde julio en la Región III de la supervisión, correspondiente a la Localidad de Eldorado y hasta el momento 80 horas fueron reubicadas. Desde que se dio a conocer la decisión del CGE, las horas en disponibilidad están en boca de todos los funcionarios como una especie de “caja disponible” sobre la cual montar proyectos educativos que persigan “mejorar” indicadores educativos. Lo que antes financiaba de algún modo “Nación” (Plan de Mejora) ahora pareciera salir de otra vía: los docentes en disponibilidad. Pero, esos planes que se pretenden abrir con los docentes en disponibilidad, como son una fachada para mejorar los indicadores, condenan a los hijos de la clase obrera a una educación degradada y a los trabajadores de la educación a desempeñar sus tareas en condiciones aún más miserables.
El pasado 27 de julio en el marco de la sanción del convenio para dar inicio al FinES 2016 en la provincia, el presidente del CGE, Mauricio Maidana; expresó que los docentes necesarios para la puesta en marcha del plan serán quienes se encuentran en situación de disponibilidad. Es decir, un docente que se encontraba dando clases en escuelas del circuito común verá degradada aún más sus condiciones laborales al ser obligado a desempeñar sus tareas en espacios improvisados como galpones o casas de familia.
Siguiendo la misma línea, Christrian Dechat, subsecretario de Educación provincial; en el lanzamiento del Proyecto Educativo de Reingreso (programa que consiste en el desarrollo de tutorías, con cursadas reducidas por un año, destinados a jóvenes de entre 14 y 17 que no ingresaron al secundario), quienes hayan abandonado el secundario o adeuden materias, pueden reinsertarse en el sistema de educación formal. Señalaba que el mismo proyecto (PER) tiene como base la reorganización de recursos ya existentes, de manera que quienes se desempeñarán dictando clases serán los docentes en disponibilidad.
Otro de los espacios, donde se evalúa la posibilidad de incorporar las horas en disponibilidad es el programa de Capacitación Laboral de Alcance Nacional (CLAN), lanzado el pasado 19 de agosto por el Ministerio de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología. El mismo estaría orientado a alumnos que cursan el último año de ciclos orientados, y consiste en el desarrollo de catorce cursos de capacitación laboral optativos. De esta manera profesores que se especializaron en un campo disciplinar, serían obligados a dar clases de edición de videos, jardinería, mecánica, electricidad.
Un párrafo aparte merece la reubicación de horas en disponibilidad por desplazo a interinos que en la provincia, luego de la última titularización masiva (2011), acumulan alrededor de un 5% del total de las horas cátedras. De esta manera en pos de la racionalización de recursos, cientos de docentes quedarían sin trabajo, profundizando aún más el ajuste sobre la educación que se viene desarrollando hace años.
El proceso de reubicación pone sobre el tapete la profundización de la precarización del trabajo docente y la función de la educación que se propuso en la última década: mejorar indicadores educativos a costa de avanzar sobre el sistema de educación formal.
Toda la educación avanza hacia su “fineslizacion”: degradación de las condiciones de trabajo de los docentes junto a un gigantesco vaciamiento curricular que afecta no solo a nuestros alumnos sino también a nuestra propia carrera docente. No hay ejemplo más claro que el que nos lleva de especialista disciplinar a tutor de jardinería… Sintomático es que los docentes titulares en disponibilidad van a ser usados para esas tareas y no para, por ejemplo, garantizar el cumplimiento de la doble jornada o extendida.

Es por esto que los docentes de la Corriente Nacional Docente Conti-Santoro nos
pronunciamos:

• Por la creación de más escuelas y cargos para reubicar las horas en disponibilidad.

• Por la derogación del Plan FinES 2 2016, y de todos los planes de cursado exprés, que degradan las condiciones de estudio y de trabajo de los docentes.

• Rechazamos la reubicación en condiciones de trabajo precarias bajo dicho plan o cualquier otro.

• Rechazamos el despido de interinos en el proceso de reubicación.

• Rechazamos la fragmentación de los trabajadores y de su lucha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *