Las voces expropiadas. AMMAR y el lobby proxeneta

Es necesario que el abolicionismo adquiera conciencia de clase y elija su lugar al lado del proletariado para construir un movimiento feminista socialista. Solo cuando el género se reconoce en la clase puede construir un camino independiente del patriarcado, es decir, de la burguesía. Solo por ese camino, se puede restituir la voz expropiada de las compañeras en situación de prostitución

Rosana López Rodríguez

Trece Rosas


En el número 97 de El Aromo expusimos cuáles eran los intereses reales de AMMAR detrás de la lucha por la supuesta prostitución “autónoma”. Nuestras conclusiones fueron que, en realidad, AMMAR es regulacionista y busca la legalización de la explotación sexual, es decir, el blanqueo del proxenetismo. Examinaremos aquí qué se esconde detrás de su pretensión de hablar por todas las “trabajadoras sexuales”.

En efecto, las dirigentes de AMMAR, que se reivindican como trabajadoras sexuales, no se cansan de manifestar que no hay que tomar decisiones en torno al comercio sexual sin escucharlas: “Nada sin las putas”. Consecuentemente, batallan por espacios en mesas de “debate”, por talleres del Encuentro Nacional de Mujeres, por lugares en las reuniones del Ni Una Menos y en el movimiento LGTTBI, etc. “Que nadie hable por nosotras”, para que “nuestras luchas sean oídas y sean tomadas en cuenta”, es un caballito de batalla permanente. Difícilmente pueda una estar en desacuerdo con un planteo tan elemental. Lo que discutiremos aquí es otra cosa: la pretensión de tales dirigentes de hablar por el conjunto de las prostitutas.

 

 Haz lo que yo digo…

 

Del conjunto de activistas que ocupan lugar dirigente, de iure o de facto, en AMMAR, destacan tres: Melisa de Oro, María Riot y Georgina Orellano. Melisa de Oro es una travesti que, entrevistada por sus propias compañeras en el programa radial Servicio Completo del jueves 6 de julio del corriente año, dice ser “docente y puta”. Basta con un poco de Google para encontrar que Melisa fue docente de ajedrez durante al menos 22 años y que ha trabajado simultáneamente en (como mínimo) cinco colegios de CABA.1 Según sus propios dichos, desempeñó ambos “trabajos” simultáneamente, por lo menos hasta que en que en junio se retiró de la docencia, al menos de la Escuela n° 24. Según sus propias palabras, pareciera que Melisa ejerce la prostitución en forma autónoma, pues declara ser “su propia empresa”.2

María Riot es otra protagonista de la militancia AMMAR. Además de prostituta, es (o fue) actriz porno (en Europa) y también activista por la protección de derechos de los animales (es una de las fundadoras de Animal Libre Argentina).3 Cuando se le pregunta por qué y cómo llegó a la prostitución, sus palabras son tan elocuentes que conviene dejarla hablar:

“Mi caso fue el de una persona de clase media que busca un trabajo para irse de su casa e independizarse económicamente. Estaba cansada de trabajar en restaurantes, call centers y supermercados por sueldos bajísimos y entré al trabajo sexual por curiosidad, deseo y querer independencia económica. Luego surgió la idea de irme a vivir a España para buscar una mejor calidad de vida ya que por el tema de papeles y garantías se me hacía imposible mudarme a Capital, donde quería estar para estudiar, y un amigo me ofreció probar de mudarme con él en Barcelona y trabajando dos meses como prostituta, ahorré y me fui.

Mucha gente se sorprende al ver que una persona de clase media puede elegir ser prostituta, pero la realidad es que las mujeres que ejercemos la prostitución somos miles y miles alrededor del mundo y de toda clase social, estudios y demás.”4

Con ocasión del ciclo de entrevistas en el que también participa Melisa de Oro, reforzó esta idea:

“Después de tener un montón de trabajos (…) y al necesitar plata y al querer ponerme metas un poco altas, como irme a España en un mes, de la nada, dije, bueno, qué trabajo me puede dar esa facilidad de poder tener plata en un día (…)

Lo que más me llamaba la atención de la prostitución era esa autonomía, esa libertad y no tener un jefe, no tener que rendirle cuentas a nadie, de poder decidir si ese día no tenía ganas de trabajar, no trabajar (…) y eso sabía que con un jefe no iba a ser así. No estoy en el porno por la plata, lo hago como medio artístico, como también tocaba en bandas.”5

Además de sus labores ad honorem, la actriz de Erika Lust tiene otros ingresos económicos como becaria de la Universidad de Cornell.6

Por su parte, la secretaria general del sindicato, Georgina Orellano, expone en la misma línea que sus adláteres, pues rescata la emancipación como lo más importante que su labor puede brindarle, esa posibilidad que no tuvo en ningún otro trabajo previo. Dice haber sido niñera de los hijos de una TS, a quien le pidió orientación. También dice que fue empleada administrativa en una empresa metalúrgica, donde “la pasó mal” porque nunca se pudo acostumbrar a la “formalidad” del trabajo; el TS le brindó “informalidad, autonomía, no tener horarios”, entre otras lindezas y beneficios. A pesar de todo este relato, hay por allí un dato que está dando vueltas cada vez que se habla de Orellano como TS: muchos testimonios niegan que se haya prostituido “profesionalmente” alguna vez.

En conclusión, por los datos reunidos, ninguna de las tres principales voceras del “sindicato” ha sido nunca prostituta “con patrón”, ni ha ejercido la prostitución por necesidad, ni está en una situación tal que sobrelleve la “profesión” como única posibilidad laboral. Si aceptamos sus declaraciones, las tres son prostitutas por gusto y amor a la libertad. O lo que es lo mismo, AMMAR está dirigida por gente que pertenece a una clase distinta de la inmensa mayoría de las prostitutas. Mientras estas pertenecen mayoritariamente a la clase obrera, sus dirigentes son, como mínimo, pequeño-burguesas.

La expresión con la cual se presentan las sindicalistas de AMMAR (“trabajadora sexual”) y la forma en la cual presentan su lucha (la defensa del “trabajo sexual”) es coherente con este encubrimiento de las diferencias de clase del “colectivo” de las “putas”, como gustan llamarse. Un sindicato obrero ejerce la representación de sus trabajadores como parte indispensable de la defensa del valor de la fuerza de trabajo. Detrás de la expresión “trabajadora” se oculta que cualquiera que realice una actividad trabaja y que esa expresión incluye diferentes posiciones de clase. Hay mujeres que ejercen la prostitución con un patrón, es decir, son obreras; otras que son “autónomas”, no entregan plusvalía a un capitalista, pero tampoco la extraen de otras trabajadoras, o sea, son pequeño burguesas; por último, las hay también que son burguesas, que por su “capital erótico” obtienen un ingreso que excede el valor de su fuerza de trabajo o que viven directamente del trabajo ajeno. La prostitución “vip” y el proxenetismo se encuentran en este último grupo. Todo esto se encubre detrás de la expresión “trabajadora sexual”.

Ahora bien, estas “sindicalistas” de AMMAR que no niegan que existan prostitutas explotadas, y sostienen que, en ese contexto, es deseable que exista una negociación blanqueada con el patrón, son todas trabajadoras autónomas (siempre según sus propias declaraciones). O sea, son pequeño burguesas (como mínimo). Ellas, que dicen “hablar por todas las putas” y que “las políticas públicas y proyectos que proponen serán beneficiosos para todas/os las/los TS”, hablan en realidad por la pequeña burguesía y con ello asumen una representatividad que no tienen, en tanto la mayoría pertenece a la clase obrera. En tanto la prostitución autónoma (y por supuesto, la vip) es perfectamente legal, la defensa, por parte de AMMAR, de la prostitución “libre”, no puede significar entonces otra cosa que el blanqueo del proxeneta. Luego, AMMAR se revela como una cámara patronal. Esta presunción se fortalece cuando vemos a la Asociación de Meretrices participar del lobby mundial del proxenetismo.

 

El lobby proxeneta mundial

 

“Las personas que ejercen el trabajo sexual también contribuyen a la economía. En cuatro países encuestados, la OIT encontró que la industria del sexo proporciona entre el 2 y el 14 por ciento del producto interno bruto. En Tailandia, por ejemplo, la industria del sexo generó alrededor de US $ 6.4 billones en el 2015; esta cifra representó el 10 por ciento del PIB de Tailandia. Las personas tailandesas que ejercen el trabajo sexual envían un promedio anual de 300 millones de dólares a familiares que residen en zonas más rurales del país.”7

La prostitución es un negocio de proporciones siderales. Esa es la razón por la cual la burguesía internacional proxeneta y sus instituciones están apoyando con millones de dólares anuales la legalización de la prostitución; el capitalismo quiere blanquear y sostener esos negocios. El liberalismo (la autodeterminación, la idea de que cada una/o puede decidir cualquier cosa que hacer con su cuerpo) y la pantalla de los DDHH para las mujeres en situación de vulnerabilidad, son las dos fuentes “filosóficas” en las que abreva este apoyo internacional.

Veamos algunas instituciones y personajes. Quizás el más conocido sea el financista George Soros. A través de la Open Society Foundation, Soros ha aportado 11 billones de dólares en los últimos 30 años para la despenalización de la prostitución y las drogas8. Obviamente, también tiene aliados en influyentes medios de prensa como The Economist, donde suelen aparecer, regularmente, artículos cuya intencionalidad es explícita, como aquel cuyo título reza: “Prostitution: a personal choice”9. La OSF sostiene muchas organizaciones en todo el mundo dedicadas a la promoción de estas ideas, como el Comité Internacional para los Derechos de los TS en Europa y la Sex Workers’ Rights Advocacy Network. Incluso, en el 2015 llevó adelante una campaña en Irlanda para sostener la batalla que estaba dando la Alianza de Trabajadoras Sexuales Irlandesas contra las nuevas leyes en marcha, un episodio bastante parecido al que protagoniza AMMAR aquí.10  Otro millonario que pone fondos en organizaciones que, “sin fines de lucro”, dan la batalla por la legalización, es Bill Gates quien dona algunos dineros a la Robert Carr Fund (http://www.robertcarrfund.org/), con sede en Holanda. De nuevo, detrás de los derechos civiles, los DDHH, la salud, la lucha contra el SIDA y el derecho al TS, van los dineros del lobby proxeneta internacional

El lobby proxeneta ha tenido éxito en copar el campo de los DDHH. Así, vemos defender la legalización de la prostitución, directa o indirectamente, a organizaciones como Amnistía Internacional11, HRW (Human Rights Watch)12 y ACLU (American Civil Liberties Union Foundation). Lo mismo ha sucedido con el campo de la salud. Con la excusa de combatir al SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual, organizaciones internacionales representativas de la problemática, como la UNAIDS (United Nations Against AIDS), la  UNDP (United Nations Development Program) y la WHO (World Health Organization), empujan en el sentido de la legalización. En todos estos lados, gente como Soros o Gates ponen “desinteresadamente” sus recursos “caritativos”.

Una institución resume ambos temas y los alinea hacia la legalización. La Global Network of Sex Work Projects (NSWP) cuyo lema es Promoviendo la salud y los DDHH,

“existe para posicionar las voces de las personas que ejercen trabajo sexual a nivel global, y para conectar a redes regionales que abogan por los derechos de las mujeres, hombres y personas trans que ejercen trabajo sexual. La NSWP es una organización basada en membresías. Nuestros miembros son organizaciones y redes lideradas por personas que ejercen el trabajo sexual a nivel local, nacional o regional, y a lo largo y ancho de cinco regiones: ÁfricaAsia y el PacíficoEuropaAmérica Latina y Norteamérica y el Caribe.”13

Con sede en Edimburgo, recibe dinero no solo de fondos privados sino de otros relacionados con la misma problemática. Por ejemplo, de parte del Fondo Mundial para luchar contra la malaria, el SIDA y la tuberculosis.14

No se trata solo de organismos privados. Dentro de la ONU, la Organización Mundial de la Salud también pone sus fichas a la reglamentación del TS.15 En el documento “Implementación de programas integrales de VIH/ITS con personas trabajadoras del sexo: enfoques prácticos basados en intervenciones colaborativas” (también suscripto por NSWP, el Banco Mundial y ONUSida), del año 2015, propone desde el comienzo la “aplicación de un modelo de empoderamiento comunitario” que consiste en

“la colaboración sostenida con personas trabajadoras del sexo autóctonas para aumentar la conciencia en torno a los derechos, (…) la capacitación de diferentes colectivos que determinen la diversidad de servicios que deben prestarse, o las tareas de divulgación y protección.”

Este “empoderamiento”, que debe ser dirigido por trabajadoras/es sexuales tiene que

 “involucrar a otras personas que realizan el trabajo sexual para participar en el desarrollo de soluciones a los problemas que enfrentan como grupo y defender sus derechos como personas trabajadoras del sexo y como seres humanos. El empoderamiento comunitario es también un movimiento social más amplio que apoya la autodeterminación de las personas trabajadoras del sexo. (…) incluye trabajar a favor de la despenalización del trabajo sexual y la eliminación de la aplicación injusta de leyes y reglamentos administrativos contra las personas trabajadoras del sexo; y reconocer y respetar el trabajo sexual como una profesión o medio de vida legítimo.”

En síntesis, el “empoderamiento comunitario” tiene las siguientes características: 1) se trabaja con TS en la elaboración de políticas públicas (se fomenta la participación de TS en la dirección de programas de participación); 2) el tipo de organización recomendada es un colectivo; 3) la adaptación a los contextos locales y política de DDHH; 4) el fortalecimiento de la capacidad de gestión financiera y organización de esos colectivos; 5) la transparencia y la democracia en la elección de los/las representantes; 6) nivel de participación de las/los TS en la vida pública, sensibilizar a la comunidad sobre los derechos de los TS. Como vemos, son estas organizaciones las que crean el discurso, la ideología del lobby proxeneta, que le permite presentarse ante el mundo como una solución progresista a la prostitución.

Dentro del campo específico de la prostitución, una organización destaca por sobre las otras, porque se dedica con exclusividad al tema. Es el corazón del lobby proxeneta. Si alguien más o menos desavisado creía que el uso del paraguas rojo de las militantes de AMMAR es una expresión pintoresca, pues ciertamente, es bastante más que eso. El paraguas rojo es el símbolo internacional de las/los TS nucleados/as en la Red Umbrella Fund, creado en el 2012, el “primer fondo mundial dirigido por y para los/las TS”. El financiamiento llega de nuevo de parte del millonario Soros, de Mama Cash, un fondo internacional creado en Amsterdam para apoyar movimientos de mujeres, niñas y personas trans, la Levi Strauss Foundation, involucrada en DDHH y prevención del SIDA, y la American Jewish World Service, organización sionista yanqui concentrada en salud sexual y derechos humanos.16 

AMMAR en el lobby internacional

AMMAR es la pata argentina de este lobby mundial y recibe recursos, materiales e ideológicos, del resto de la “red”. Por ejemplo, AMMAR Córdoba es una de las filiales internacionales de la NSWP.17 No obstante, AMMAR tiene un vínculo directo con el centro del lobby proxeneta. Una de las redes de TS que están en el marco del proyecto de la Red Umbrella Fund es la RedTraSex (Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe) que reúne varios países de la región y tiene sede en Argentina. La Secretaria Ejecutiva de esta organización es quien fuera Secretaria General de AMMAR antes que Orellano, Elena Reynaga. AMMAR forma parte de la RedTraSex

“fundada en 1987 con la misión de sostener y fortalecer organizaciones de trabajadoras sexuales en la defensa y promoción de sus derechos, ubicando a este movimiento en el contexto de las otras luchas populares en Latinoamérica. La red y sus miembros tienen como objetivos eliminar la violencia y promover el acceso al cuidado de la salud entre las trabajadoras sexuales.”18

Según ese mismo informe de Mama Cash, redes como la RedTraSex han sido solventadas gracias a la implementación de programas como los que venimos mencionando.

AMMAR no solo recibe fondos de Red Umbrella y de Mama Cash19, sino que también tiene apoyo financiero del Fondo Mundial, tal como aparece en su página. El lobby proxeneta mundial es un generoso aportante de la caja de organización de Orellano, tal como da cuenta la presentación institucional de AMMAR:

“Who are our supporters? Diverse entities, both national and international. We have successfully carried out empowerment, training, and prevention efforts in collaboration with or with the support of: Fundación Paz y Solidaridad de CCOO, Ayuntamiento de Burgos España, Global Fund for Women, Red Umbrella Fund, Mama Cash, Urgent Action Fund – Latin America, Global Fund to Fight AIDS, Tuberculosis and Malaria, University of Buenos Aires, Australian Embassy, Dutch Embassy, AWID, Ministry of Health (national and provincial), National Institute Against Discrimination, United Nations Population Fund, UNAIDS, Levi Strauss Foundation, Dirección General de Fortalecimiento de la Sociedad Civil del Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires, and the Friedrich Ebert Foundation, among others. This has allowed us to grow at the organizational level and empowered us to carry out multiple actions in diverse spaces.”

Citamos en inglés, porque está en inglés, dando cuenta de la inserción internacional de la organización. No solo se trata de la crema del proxenetismo, sino también de la crema del imperialismo. AMMAR dice ser un sindicato. Está afiliada a una “central obrera”, la CTA, que dice defender a los trabajadores argentinos…

 

En libreto unificado del lobby mundial

 

Las militantes de AMMAR suelen presentarse no solo como pobres víctimas sin recursos, sino que utilizan un discurso que aparece, en su auto-victimización, como si fuera progresista. No se trata de una creación propia. En realidad, hay un libreto internacional ya construido, que las “TS” vernáculas repiten concienzudamente. En el documento del NSWP que citamos en el epígrafe anterior leemos:

“Tratar el trabajo sexual como trabajo también permite que los aspectos positivos del trabajo sexual, incluidos los beneficios financieros, la flexibilidad, la independencia, la satisfacción en el trabajo y el sentido de proporcionar un servicio importante, sean compartidos sin vergüenza.”

Maravilloso. Ya hemos visto más arriba cómo la autonomía, el no tener patrón, el decidir horarios y poder elegir clientes, el ganar más que una niñera, oficinista o moza, hacen que las Orellano girls sean las voceras del libreto internacional, que no deja a un lado las desventajas, aunque, al igual que las chicas, las explican por la criminalización y la estigmatización:

“La criminalización, al fomentar el estigma, la marginación social y la desconfianza hacia la policía, los servicios sociales y otras autoridades, impide que las personas que ejercen el trabajo sexual denuncien la explotación que experimentan o de la que son testigos. Tratar el trabajo sexual como trabajo puede revertir la confusión actual, pero errónea, del trabajo sexual y la trata.”20

Vemos aquí, de nuevo, en la palabra del lobby internacional, el mismo ángulo por el cual la falta de reglamentación haría indistinguible “trata” de TS, con el cual AMMAR batalla por la legalización. Orellano (y cualquiera de sus chicas) no se cansa de repetir lo siguiente: “La política anti trata deja al TS autónomo en la clandestinidad (porque) no hay diferencia entre trata de personas, proxenetismo y trabajo sexual autónomo.”21

Mama Cash tiene el mismo discurso de la despenalización como herramienta para minimizar el estigma y la violencia.

“la penalización refuerza tanto el estigma social como las condiciones materiales que colocan en riesgo a quienes ejercen el trabajo sexual. (…) Los marcos jurídicos represivos las/los fuerzan a ejercer su oficio en la clandestinidad o en zonas aisladas donde se ven expuestas/expuestos a la violación o al homicidio. Esto se agrava con el estigma, que implica que muchas personas consideren que ‘se merecen’ sufrir esos abusos. Modificar los valores y normas culturales para que las personas que ejercen el trabajo sexual sean menos estigmatizadas tomará décadas o siglos, pero la despenalización es algo que quienes hoy estamos con vida podemos llegar a ver.” 22

En “Ten reasons to decriminalize sex work”, la OSF dice: “La descriminalización del TS reconoce el derecho de todos a la privacidad y la libertad (…). El trato diferente que se hace entre el TS y los otros trabajos es un ejemplo de cómo los gobiernos controlan la autonomía de los cuerpos, la autodeterminación y la sexualidad.”23 Entrevistada Orellano después de un “tetazo” frente al Congreso afirmó: “Que no se respete nuestra voluntad y autodeterminación como trabajadoras sexuales y que no se nos permita decidir sobre nuestros cuerpos, también es violencia. (Lo nuestro es) el trabajo sexual de mujeres mayores de 18 años que ejercemos por voluntad propia.”24

Reynaga, quien ya iba por allí acompañada por su heredera en el cargo, confesaba muy suelta de cuerpo allá por el 2014 en una entrevista que le hizo Baby Etchecopar:

“la gente tiene un mito de decir que nosotras sufrimos violencia, que los tipos son unos violentos, no, mamita. ¿Sabes por qué? Porque nuestros clientes son tus maridos, tus hermanos, tus cuñados. Entonces ¿vamos a pensar que todos los hombres de la República Argentina son todos violentos? No, no lo son. Ni son depravados ni nada por el estilo.”25

Muy en línea con esto, el documento que mencionábamos antes de la OSF dice: “La descriminalización previene la violencia y el abuso. El TS no es inherentemente violento; es su criminalización la que coloca a las/los TS en grandes riesgos.” Y por último, un clásico del discurso AMMAR: el antiyutismo. “Donde el TS está criminalizado, la policía ejerce poder sobre las trabajadoras. La policía las amenaza con meterlas presas, los humilla y los extorsiona.” ¿Quién dijo esto? ¿Orellano, alguna de las otras chicas? Pues no, el señor Soros a través de su fundación. Quien pone la plata, escribe el libreto.

No se trata solo del discurso lo que AMMAR toma prestado del lobby proxeneta. Una de las cosas que recomienda Red Umbrella es realizar acciones que modifiquen la imagen pública de la prostitución. Un par de ejemplos de la estrategia por la cual AMMAR se lleva adelante estas recomendaciones serán suficientes.

El 5 de junio de este año, Marta Lamas, una de las “filósofas” del proxenetismo, participó de una charla en la sede del sindicato, en la que presentó su libro El fulgor de la noche. Por supuesto, también expuso la anfitriona, quien contó que, para un festejo del Día del Niño, habían convocado a todas las familias del barrio para que llevaran a sus chicos. Habían dispuesto para ellos juegos, merienda y reparto de juguetes. Veamos cómo cierra Orellano la anécdota:

“¿Qué hacían las TS festejando el Día del Niño en Constitución? Siempre decimos, no es que nos gusten los niños, sino que era una estrategia que nos habíamos hecho para que las vecinas dejen de denunciar cuando se para una trava en la puerta de su casa, cuando se para una TS migrante en la puerta de su casa y que el patrullero, tanto la comisaría de la zona, tanto la 16 como la 18, dejen de labrarle actas contravencionales a nuestras compañeras, dejen de requisarlas, dejen de pedirles favores sexuales, coimas o dejen de llevarlas hasta en el marco de 10 hs detenidas por averiguación de antecedentes. Entonces, para acercarnos a esas vecinas, como veíamos que la mayoría de esas vecinas tenía niños y niñas y niñes, dijimos, bueno, festejemos el Día del Niño, cortémosle la calle, pongámosle un montón de peloteros. Los niños van a ver los peloteros, van a llorar, van a decir ‘mamá, quiero ir’ y ahí los recibían las putas y las travas haciendo la chocolatada (risas y aplausos). Son estrategias… siempre dicen, si no podemos con el enemigo, y bueno, hay que unirse. Y ahí nos unimos… con los niños.”

Otro caso reciente es el de la película Alanis, de Anahí Berneri. Más allá de la interpretación (incluso están las que han dicho que es abolicionista), la repercusión mediática que el sindicato ha utilizado estratégicamente lleva a una conclusión sociológica antes que semiológica. La película se instaló en los medios y en las redes, la propagandizó Moria Casán y la polémica se sentó a la mesa del almuerzo del mediodía. El broche de oro fueron los galardones en San Sebastián tanto para la protagonista cuanto para la directora. En todos lados se habló del affaire “Prefiero ser puta antes que moza”, de Sofía Gala.

Por último, María Riot, aprovechando su juventud, llevó a cabo una serie de charlas en escuelas secundarias. El 6 de julio tuiteó: “Los estudiantes del Mariano Acosta están en Asamblea Permanente y hoy hicieron Jornadas sobre género donde hablamos sobre trabajo sexual”. Fotos. Y abajo: “Los q están en la foto se quedaron dsp de la charla para preguntar cómo ayudar a las putas.”26 En el Carlos Pellegrini (tuiteado el 18/8): “Mañana en la radio de los estudiantes del Colegio Carlos Pellegrini haciendo el aguante por una sociedad que no discrimine a las putas”.27 No se lo dice por ningún lado, pero es obvio: AMMAR, busca la empatía social, al mismo tiempo que, tal vez no como resultado inmediato, recluta mano de obra y amplia el público consumidor.

Un enfrentamiento inesperado

En el programa N°12 de Servicio Completo (del 3/8/2017), la invitada fue Julia Mengolini, quien desplegó una posición que iba contra de esta forma de “empoderamiento comunitario”, basada en la falacia, el ocultamiento de las propuestas reales y las diferencias de clase que oculta el término “puta”:

“Tenemos que pensar cómo le vamos a resolver la vida a la mayor cantidad de mujeres. (…) hay realidades que son distintas a las de uds. (…) Cuando diseñamos políticas hay que sospechar de las consecuencias que pueden ser perjudiciales para ciertas compañeras. (…) Tu situación es muy distinta a la de una mujer vulnerada en situación de trata (…) Cuando vos reclamás por tu situación de legalidad también tenés que pensar en la mujer en situación de trata y al momento de diseñar políticas que a vos te cuiden, también cuidar a esas mujeres, porque para vos no tiene nada que ver en términos subjetivos (…) pero en el sistema algo se toca.”

Las conductoras, un tanto sorprendidas, intentaron contra-argumentar, pero encontraron una resistencia cerrada, por parte de su interlocutora, que insistía en que el discurso de AMMAR finalmente solo representaba a una parte de las prostitutas y generaba condiciones negativas para el resto del “colectivo”. Insistía también en la responsabilidad del sindicato

“porque uds. son cuadros políticos y saben muy bien lo que están reclamando para el sector que representan, y el sector que uds. representan no puede verse aislado de una situación más global. (…) Vos me aceptás que hay un vínculo entre trata y prostitución, entonces, hablemos pensando en todas. (…) Puede haber una regulación tramposa que para uds. sea beneficiosa y no para todas las mujeres argentinas.”28

Mengolini puso sobre la mesa los problemas que el regulacionismo quiere ocultar. Y que solo se revelan cuando se realiza un análisis de clase. Por un lado, el análisis de clase muestra que la prostitución es un fenómeno atravesado por la división social. Como dijimos más arriba, la enorme mayoría de las prostitutas son obreras. La aparición de un “sindicato” que dice representar a “todas”, inmediatamente puede ser interpretado como un saludable ejercicio de conciencia de clase: “hasta las putas se sindicalizan”. Pero cuando se hace un análisis detenido de quiénes son las representantes sindicales y cuáles son sus vínculos políticos y económicos, la realidad es muy diferente.

La tarea del regulacionismo es la de utilizar a una fracción de la clase obrera, las prostitutas, para blanquear a la fracción burguesa que maneja el “rubro”. Logrado este objetivo, AMMAR dejará de ser una ONG y pasará a ser un sindicato y sus representantes se consolidarán como la burocracia sindical que aspiran a ser. En ese momento, el objetivo de AMMAR estará cumplido. La Argentina se habrá transformado, como Alemania, en el “infierno en la tierra” para miles y miles de mujeres, argentinas y latinoamericanas. Por supuesto, nada impedirá, en ese momento, que nuestras “pobres estigmatizadas” hagan uso de su expertisse (parafraseando a Melisa de Oro) para ser las Naná argentinas.29

Sin embargo, el problema no son estas expresiones menores de un fenómeno mundial sostenido por fracciones enteras del imperialismo y de la gran burguesía internacional. El abolicionismo local tiene que ponerse a la altura de este desafío que tiene alcance mundial, darse las herramientas adecuadas y gestar las organizaciones que correspondan a esta tarea. Herramientas y organizaciones que no pueden desconocer el problema de clase que subyace a todo el fenómeno y que no se resuelve apelando a otras fracciones del imperialismo y de la gran burguesía mundial. No es con Donald Trump que vamos a combatir adecuadamente a George Soros. Eso solo nos sumerge en la misma inmundicia de la que queremos sacar a nuestras compañeras. Es necesario que el abolicionismo adquiera conciencia de clase y elija su lugar al lado del proletariado para construir un movimiento feminista socialista. Solo cuando el género se reconoce en la clase puede construir un camino independiente del patriarcado, es decir, de la burguesía. Solo por ese camino, se puede restituir la voz expropiada de las compañeras en situación de prostitución.

NOTAS

1https://www.youtube.com/watch?v=VB61mVZmf80, programa Panorama (Perú), subido 9/9/2012: “Yo soy una persona que hace 22 años que doy clases en las escuelas, sobresaliente en todas las escuelas (…) soy una profesional que da clases, con los mejores conceptos y ya he dado clase a más de 17 mil alumnos. Tengo 800 alumnos por año.” El 11/6 de este año hace pública en FB su despedida de la Escuela 24 DE 12, luego de 16 años, “para iniciar una nueva etapa de la vida”.

2https://www.youtube.com/watch?v=75OLM1GrX04, Trabajo sexual en primera persona, entrevista de Leonor Silvestri, subida el 11/5/2016.

3La muchacha sería actriz de “porno ético: un movimiento de cine xxx que promueve igualdad, inclusión e ideas de guión más elaboradas y artísticas”.

4http://www.revistameta.com.ar/archivos/12989

5https://www.youtube.com/watch?v=aFnDzozPWhQ

6“Aunque desde hace dos años vive entre Buenos Aires y Barcelonaahora responde a #BORDER desde Ithaca, Nueva York. La Universidad de Cornell le dio una beca para estudiar biotecnología y comunicación en el programa Alliance for Science. “La gané por mi activismo por los derechos animales”, explica. Véase en http://borderperiodismo.com/2016/10/31/es-argentina-actriz-porno-militante-y-becada-en-biotecnologia-en-nueva-york/

7http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/documento_de_politica_trabajo_sexual_como_trabajo_nswp_-_2017.pdf

8“OSF support the decriminalization of sex work […] removing criminal penalties that apply to sex work, allowing it to be governed by similar workplace laws and protections as any other job, and […] bringing it under a regulatory regime in the way that tobacco and alcohol—for example—are controlled in many countries.”

9https://www.economist.com/news/leaders/21611063-internet-making-buying-and-selling-sex-easier-and-safer-governments-should-stop. Más sobre Soros, en Julie Bindel: The pimping of prostitution. Abolishing the sex work mith, McMillan, London, 2017.

10http://www.thejournal.ie/george-soros-sex-workers-ireland-2516105-Dec2015/

11“Amnesty International is opposed to the criminalization or punishment of activities related to the buying or selling of consensual sex between adults. Amnesty International believes that seeking, buying, selling and soliciting paid sex are acts protected from state interference as long as there is no coercion, threats or violence associated with those acts. Legitimate restrictions may be imposed on the practice of sex work if they comply with international human rights law.”

12http://archive.boston.com/news/nation/articles/2010/09/07/george_soros_gives_100m_to_human_rights_watch/

13“El trabajo de la NSWP se basa en tres valores fundamentales: 1) La aceptación del trabajo sexual como trabajo. 2) La oposición a toda forma de criminalización o a cualquier otra forma de represión legal del trabajo sexual (que toque a las personas que ejercen trabajo sexual, clientes, terceros involucrados -administradores o encargados de burdeles, recepcionistas, empleadas, choferes, caseros, hoteles que alquilan habitaciones a personas que ejercen TS y cualquier otra persona que sea percibida como facilitadora del TS-, familias, parejas y amigos). 3) Apoyar la auto-organización y la autodeterminación de las personas que ejercen el trabajo sexual.”

14http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/actualizacion_trimestral_del_fondo_mundial_4_nswp_-_2016.pdf y http://www.nswp.org/es/resource/actualizacion-trimestral-del-fondo-mundial-2.

15Véase el documento completo en http://www.who.int/hiv/pub/sti/sex_worker_implementation/es/

16“We provide over $38 million annually to 450 social justice organizations in 19 countries in Africa, Asia, Latin America and the Caribbean.”, en https://ajws.org/what-we-do/sexual-health-and-rights/

17http://www.nswp.org/news/argentinian-sex-workers-talk-about-sex-work-mexico. Aquí se reseñan las intervenciones de Georgina Orellano y María Riot en Cancún, en la 47° Asamblea General de la OEA para discutir estrategias para el TS del 19 al 21 de junio de este año.

18http://www.mamacash.org/content/uploads/2014/12/Report_funding-sex-worker-rights_FINAL_WEB.pdf

19“En la mayoría de los países existen organizaciones lideradas por trabajadoras y trabajadores sexuales con una membresía que llega a las decenas de miles de personas en los países en desarrollo y en las economías emergentes como la India y la Argentina. La abrumadora mayoría de estas organizaciones apoya la despenalización.”, se lee en la página de Mama Cash en la que se insta a Amnistía Internacional a defender el TS. Si se sigue el link sobre Argentina, podremos ir directamente a la página de AMMAR, con una de las últimas noticias nacionales: “Las putas volvemos al ENM”, con fecha 13/10/2017.

20http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/documento_de_politica_trabajo_sexual_como_trabajo_nswp_-_2017.pdf

21https://www.youtube.com/watch?v=KgSFPaenUx0

22https://www.mamacash.org/es/amnistia-debe-mantenerse-firme-en-su-apoyo-a-la-despenalizacion-del-trabajo-sexual

23https://www.opensocietyfoundations.org/sites/default/files/decriminalize-sex-work-20120713.pdf

24http://www.unoentrerios.com.ar/pais/trabajadoras-sexuales-realizaron-un-tetazo-frente-al-congreso-la-nacion-n912038.html

25https://www.youtube.com/watch?v=smLJbmV-4rA

26https://twitter.com/riotmaria/status/883151748113760256

27https://twitter.com/riotmaria/status/898715059739820035

28https://radiocut.fm/radiostation/subteradio/listen/2017/08/03/21/00/00/

29https://www.clarin.com/sociedad/nana-30-anos-madama-prostibulo-famoso-punta_0_Bkfb4IRApFl.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *