El piquetero de Capitanich – Roberto Muñoz

emerencianoEl piquetero de Capitanich. Emerenciano Sena y el movimiento piquetero en Chaco

Emerenciano, habiendo sido una figura importante del proceso que antecedió y prosiguió al Argentinazo, hoy termina siendo una pieza de cambio dentro de la política burguesa chaqueña.

Roberto Muñoz

Taller de Estudios Sociales-CEICS


A fines de los ‘90, en pleno auge del movimiento piquetero, en la provincia de Chaco comenzó a sobresalir como referente nacional Emerenciano Sena. Como dirigente del MTD General San Martín llegó a ser un dirigente del movimiento de desocupados combativo para finalmente terminar como “el piquetero de Capitanich”. Aquí nos interesa realizar una semblanza política de Sena que sirva al mismo tiempo para explicar el devenir del movimiento piquetero del Chaco, movimiento de gran magnitud, pero que ha sido poco analizado hasta el momento.

De obrero de la construcción a dirigente piquetero

Emerenciano Sena nació en enero de 1964. A mediados de los ‘80, ingresó como ayudante de albañil en una empresa constructora y, a partir de allí, entró en contacto con Aurelio Díaz (en ese entonces militante del PC) y Víctor Sampayo, un antiguo montonero. Emerenciano se sumó a ellos en la conformación de la agrupación Naranja Violeta, línea interna de la UOCRA, con la que intentaron ganar el sindicato en los ‘90. Su eje de campaña gremial giró en torno a la necesidad de desarrollar un plan de acción para los cada vez más afiliados que se encontraban desocupados. Poco después, este mismo grupo jugó un papel decisivo en la conformación del movimiento piquetero en la provincia. De hecho, las firmas que figuran en el acta de fundación de la primera organización de este tipo en Chaco, el MTD General San Martín, corresponden a obreros de la construcción que habían quedado desocupados, entre ellos Sena, que fue nombrado presidente de la Comisión Directiva.

El proceso de génesis del movimiento tuvo como punto de partida las protestas de fines de 1998, a raíz de las consecuencias severas que provocó la inundación de ese año en la provincia. Este elemento combinado con los altos niveles de desocupación fueron los factores claves en el desarrollo del primer MTD de la provincia.

Constituido formalmente en julio de 1999, en el local del sindicato de empleados públicos de la provincia (UPCP), el MTD General San Martín nació de la confluencia de los afectados de uno de los barrios más movilizados de Resistencia, Villa Los Lirios -cuyas protestas eran encabezadas por Emerenciano y Aurelio- y los desocupados que habían participado de la asamblea de inundados de Barranqueras poco tiempo antes y habían protagonizado lo que se dio en llamar el “Barranquerazo”. A los pocos días de su fundación, instalaron frente a la casa de gobierno provincial un rancho de madera y plásticos que se conoció como “El Rancho de la dignidad”. Esta suerte de acampe duró cerca de un año, a lo largo del cual el MTD Gral. San Martín experimentó un crecimiento exponencial, con asambleas que llegan a alcanzar las 3 mil personas. Desde allí también se impulsó el primer corte de ruta, con el que logran arrancarle los primeros subsidios y planes por desempleo al gobierno de la Alianza.

Cerca de cumplir su primer año, el 17 de julio del 2000, “El Rancho de la dignidad” fue violentamente desalojado por la policía. El hecho fue de tal magnitud que cobra relevancia nacional. Al mismo tiempo, tras el desalojo, se cristalizaron una serie de diferencias internas en la dirección del MTD –que incluía militantes del PC, PS y PJ-, y provocaron la fragmentación del movimiento, con sucesivos desprendimientos del grupo original a lo largo de los siguientes dos años: MTD Zona Norte, Polo Obrero, Movimiento Territorial de Liberación, Movimiento Federal, y los MTD General San Martín, uno en Resistencia y otro en Barranqueras. Las diferencias giraban en torno a la concepción política del movimiento. Mientras unos querían darle una impronta movimientista, entendiéndolo como una herramienta para el desarrollo territorial y teniendo como horizonte el logro de reivindicaciones básicas, otros lo concebían como una entidad sindical con aspiraciones político-partidarias. El grupo que quedó bajo la dirección de Emerenciano, se puede ubicar entre los que sostenían la primera estrategia. Transitoriamente pasó a denominarse Frente de Liberación Nacional y Social y luego fijaron el nombre de MTD 17 de julio, en alusión a la fecha en que se produjo el desalojo.1

De la ANT a los emprendimientos productivos 

A pesar de la represión y la posterior disgregación organizativa, el movimiento en su conjunto siguió creciendo y cobró visibilidad nacional. Un dato que describe parcialmente esa potencia en términos relativos es que, en pleno gobierno de Duhalde, mientras en la provincia vecina de Corrientes se habían asignado 30 mil planes de asistencia, en Chaco esos mismos planes nacionales alcanzaron los 260 mil. En ese contexto, el MTD que dirigía Sena se destacó por las medidas implementadas y la predisposición para la acción directa. En junio de 2001, su organización junto con sectores peronistas impidió que Fernando de la Rúa pudiera realizar un acto en Chaco, provincia elegida por el ex-presidente para lanzar un programa nacional de subsidios para mujeres de hogar desocupado. El MTD tomó el estadio El Domo de Resistencia y De la Rúa se tuvo que retirar, sin siquiera haber empezado el acto.

La consecuencia directa fue la persecución judicial a Sena, lo que repercutió en mayor solidaridad de dirigentes piqueteros de Capital y Gran Buenos Aires: Martino, del Movimiento Teresa Rodríguez, Pitrola, del Polo Obrero, Raúl Castells, visitaron la provincia y participaron de acciones y asambleas en conjunto. Todos elementos que, en pocos años, instalaron a Sena como la figura central del movimiento de desocupados de la provincia y le dio una proyección nacional. De hecho, fue el orador por “el interior” en la primera Asamblea Nacional Piquetera. Allí, tuvo una actuación destacada: hizo responsable de la situación de miseria que atraviesa la clase obrera argentina no solo al gobierno sino también a los “sindicatos traidores que dejaron tirados a miles de trabajadores”. Inmediatamente después de él seguía Moyano en la lista de oradores, pero el público comenzó a silbar al dirigente camionero, quien se tuvo que retirar sin poder hablar.2

Ante las elecciones de 2003, ya con un peso político propio, Sena fue candidato en una lista de unidad del movimiento piquetero en Chaco, que impulsaba el Partido Obrero. Aurelio Díaz iba como candidato a diputado provincial y Emerenciano como diputado nacional. Esta experiencia, sin embargo, no perduró. En la biografía de Sena, que escribió su mujer, simplemente se señala que “no hubo más acercamiento a esa fuerza de izquierda en cuanto a discusiones para ver cómo seguíamos” y agrega que “Emerenciano jamás dependió de un partido político, no dependía de los sectores de izquierda ni mucho menos de los partidos de derecha” y que “el espacio de lucha que había abierto Emerenciano siempre fue codiciado por sectores que no tuvieron la capacidad de movilizar a las masas”.3

Para esa época, a su vez, la organización de Sena comenzó a darle prioridad al desarrollo de emprendimientos productivos con subsidios otorgados por el gobierno nacional. Inicialmente, el objetivo era conseguir herramientas y semillas para instalarse en zonas rurales. En diciembre 2004, junto con otras organizaciones, ocuparon el edificio de la Gerencia de Empleo provincial en reclamo de la suspensión masiva del pago de planes. La ocupación duró alrededor de 30 días. El conflicto recién se destrabó con el compromiso de asistirlos en la implementación de “proyectos productivos”. Es así que la organización de Sena comenzó a desarrollar trabajos de apicultura, ladrillería y cría de cerdos y aves. La idea primigenia era instalarse en el interior rural de la provincia, impulsando tomas de tierras. Con estas reivindicaciones, Sena se acercó a posiciones autonomistas y campesinistas: los emprendimientos productivos permitirían “independencia económica y autonomía política”.

Y en eso llegó Capitanich4 

El Chaco presenta una particularidad con respecto al reflujo general del movimiento piquetero. La experiencia kirchnerista no tuvo allí una expresión clara hasta bien avanzada la década pasada. Si bien las organizaciones recibieron los planes sociales del ejecutivo nacional, la hegemonía del kirchnerismo a nivel provincial fue relativamente tardía y, con ella, los mecanismos de cooptación. Los radicales gobernaron hasta fines de 2007. Ese año Capitanich ganó las elecciones a gobernador con apenas 1.700 votos de diferencia. A partir de entonces, algunos dirigentes piqueteros provenientes del peronismo se transformaron en funcionarios públicos. Es el caso de Quintín Gómez, de MTD Zona Norte, una organización que durante todos esos años activó en unidad con la de Sena. Gómez fue nombrado Secretario de organizaciones territoriales, dentro del Ministerio de Desarrollo Social.

Para el MTD 17 de julio, la asunción del Capitanich significó que fueran “las primeras fiestas que pasamos sin cortar rutas” y, obviamente, su ingreso al gobierno.5 Sena se encargó de sumar elementos grotescos a ese proceso de cooptación, ya que, pocos años después, Capitanich iba a ser el testigo de su casamiento. Un gesto político de agradecimiento ante las ingentes sumas de dinero que comenzó a recibir su organización desde entonces.

Sena fue el dirigente chaqueño que desarrolló el plan de viviendas que el kirchnerismo regenteó a través de las Madres de Plaza de Mayo de Hebe, Sueños Compartidos. Este programa incluía en sus fundamentos la figura del “referente político”, encargado de reclutar a la gente. En la mayoría de los casos se trató de punteros barriales; en Chaco, fue Sena. Cuando estalla el escándalo por el desmanejo de los fondos, el barrio que estaba construyendo su organización quedó trunco, pero finalmente consiguieron completarlo con fondos provinciales. El barrio hoy lleva su nombre, al igual que su organización: ya no es más MTD 17 de julio sino MTD Emerenciano. Las familias que viven allí no reciben las escrituras de su casa, que quedan en manos de Sena. Allí también funciona una escuela en donde sus docentes no pueden desarrollar actividades sindicales y sin derecho a huelga. Sena es su director.

Por último, ya con el kirchnerismo fuera del ejecutivo nacional, Sena lanzó por primera vez un espacio partidario propio: el Partido Socialistas Unidos por el Chaco. Con esta estructura llama “a la unidad con los sectores populares que están en contra de las políticas neoliberales del presidente de la Nación, Mauricio Macri”.6 Sin embargo, este espacio no es más que un sello para intervenir en la interna del PJ. Algunos dirigentes piqueteros señalan que en realidad se trata de una moneda de cambio de Capitanich dentro del PJ provincial. Peppo, actual gobernador de la provincia, quiere desdoblar las elecciones. En cambio, Capitanich, actualmente intendente de Resistencia, pretende que sean unificadas le permitiría hacer una campaña contra Macri que lo relance como figura nacional. En esta coyuntura, “Capitanich es quien financia el armado del partido de Sena como una prenda de trueque para las elecciones y para discutir cargos dentro del PJ”.7

En resumen, Emerenciano, habiendo sido una figura importante del proceso que antecedió y prosiguió al Argentinazo, hoy termina siendo una pieza de cambio dentro de la política burguesa chaqueña. En la última etapa, a pesar de sus similitudes, si no llegó a ser un personaje idéntico a Milagro Salas fue porque en Chaco, más allá de Sena, hubo dirigentes y organizaciones piqueteras que siguieron activando de forma independiente del gobierno. Hoy, ante la profundización de la crisis, es vital avanzar en su rearme.

Notas

1Para un análisis detallado de este proceso véase: Román, Maximiliano: “El desarrollo del movimiento piquetero en el Chaco entre 1999 y 2001”. Ponencia presentada en las I Jornadas Internacionales de Investigación y Debate Político (VII Jornadas de Investigación Histórico Social), 2008.

2Para una descripción de la intervención de Sena y las implicancias que tuvo en la definición del plan de lucha que se resolvió allí véase: Martino, Roberto: “MTR. Apuntes para una historia piquetera”, en El Aromo, n° 57, nov.-dic 2010.

3MTD Emerenciano: Emerenciano Sena, caudillo del Norte. Ed. Librería de la paz, Resistencia, Chaco. 2013.

4Parte de los datos presentados en este acápite fueron aportados por José Porretti, dirigente del Movimiento 20 de diciembre, en una entrevista realizada por Coto Almeida en febrero de este año.

5MTD Emerenciano, op. cit.

6Diario Norte, 9/12/2016

7Entrevista a José Porreti

3 Responses

  1. Valeria dice:

    Y cual seria la tesis? La copptacion del kirchnerismo? Digo…por q si es asi, entonces tambien debiera estar señalado el entrevistado.

  2. José Porretti dice:

    de qué hablas Valeria? siempre calumniando vos, debería darte vergüenza tu dirigente Aurelio Díaz, rastrero de capitánich, cuando contesten los documentos que escribimos y no ocultes tu identidad podemos hablar.

  3. José Porretti dice:

    por sí no te acordás acá te dejo algo para que veamos quien es K y quién no?

    ://www.facebook.com/notes/porretti-
    jose-ricardo/los-que-apoyamos-al-fit-al-po-y-a-aurelio-votamos-una-politica-independiente-con/10208672912240173

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *