Un nuevo robo de Alberto a los jubilados

en La Hoja Socialista 18/Novedades

Como veníamos explicando en estas páginas, el gobierno de los Fernández lanzó un gigantesco ajuste contra los obreros jubilados. Tras prometer en campaña el retorno del asado y una suba de los haberes del orden del 20%, Alberto llegó al poder e hizo lo contrario: sancionó la Ley de Emergencia y vetó la Ley de Movilidad Jubilatoria, maniobra con la cual produjo un importante recorte. A las jubilaciones de miseria macrista, le siguieron jubilaciones aún más miserables por parte del irchnerismo.

Concretamente, el gobierno anuló la Ley de Movilidad Jubilatoria del macrismo, que un incremento de un 11,56%, y decretó un aumento de un mísero 2,3%, más una suma fija de $1.500 para el mes de marzo. Así, Alberto dispuso un leve aumento a quienes tienen un haber mínimo y le robó una parva de plata al resto. El hecho es que el 11,56% que les hubiera correspondido por la ley de Mauricio resultaba más elevado que la leve recomposición decretada. Los trabajadores que aportaron por más de 30 años de vida laboral para recibir una jubilación de miseria, ahora son robados a mano armada por los Fernández.

¿De cuánto era la recomposición decretada por Alberto para marzo? El aumento, anunciado con bombos y platillos, sólo representó unos 197 pesos más respecto de la recomposición macrista. Sí, leyó bien, fueron 197 pesos. No alcanzaban ni para una Cajita Feliz de Mc Donald’s para el nieto. Y solo “beneficiaba” a los 2,7 millones que perciben el haber mínimo o menos. De $ 14.068 que cobraron en febrero de 2020 pasarán a cobrar en marzo tan solo $ 15.891.

Un nuevo episodio de esta miseria lo volvimos a ver ahora, con la supuesta mejora que se viene para junio. ¿Cuál es la cifra? Indígnese: 6,2%. Esto ya está por debajo del ya pobre 10,9% de aumento que la miserable Ley de Movilidad macrista estipulaba. Mientras que en marzo Alberto podía decir que sus decretos “beneficiban” a más de dos millones y medio de jubilados que iban a recibir $ 197 más que con Macri (pero se callaba que casi tres millones iban a tener jubilaciones más bajas), ahora no tiene nada para mostrar. Con este aumento pierden todos, los que están por debajo de la jubilación mínima y los que están por arriba.

Veamos un ejemplo. Los jubilados que vienen cobrando la mínima de $ 15.891 van a pasar a recibir el mes próximo $ 16.864, es decir, reciben $ 973 más. El valor de un tapabocas y un tarrito del alcohol en gel o dos pizzas. Con la anterior ley les tocaría recibir $ 17.403, por lo tanto les han robado $ 539. Frente a la miseria macrista, un nuevo choreo kirchnerista.

¿Pero de cuantos jubilados estamos hablando? Si tomamos solo a los jubilados y pensionados titulares, el sistema previsional se compone de 5.668.961 jubilados y pensionados. De ellos, 2.680.327 (47%) perciben el haber mínimo, 56.018 (1%) cobran por debajo de la mínima y 2.932.616 (52%) reciben ingresos por encima del haber mínimo. Básicamente, la mitad de los jubilados están por debajo de la mínima.

Pero ahí no termina todo. Hay una pregunta más importante: Con este nuevo aumento de Alberto, ¿cuántos jubilados quedan con ingresos inferiores a la Canasta que mide la línea de pobreza según la Defensoría de la Tercera Edad? Estamos hablando de casi ¡5 millones de jubilados! que cobran menos de los $ 44.551 que se necesitan para no ser pobre en el mes de abril. El ¡85% de los jubilados! Probablemente sean más, porque sabemos cuánto van a cobrar en junio, pero no qué precios van a haber en las góndolas ese mes.

Un último dato para terminar de indignarse. ¿Cuánta plata se ahorró Alberto con este nuevo choreo? Estamos hablando de ¡13.500 millones! Sí, no hay error. Decenas de miles de millones. ¿La frutilla del postre? La caja del ANSES está siendo usada para financiar el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción, con el que el gobierno les paga el 50% de los salarios a los empresarios. La plata de nuestros jubilados va a parar al bolsillo de los parásitos que nos chupan la sangre en los lugares de trabajo.

Va siendo hora de que convirtamos toda esta indignación en acción. Los Fernández vinieron a seguir con la misma política que vienen sosteniendo los que nos gobiernan: salvar a los patrones descargando la crisis sobre nuestras espaldas. Es momento de que vayamos por todo, de quedarnos con toda la riqueza que solo nosotros producimos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*