Una reflexión solidaria

Por Sebastián Cominiello.

El 28 de enero, las Abuelas de Plaza de Mayo y 107 ONGs (entre quienes se encuentran también HIJOS y Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora) realizaron un comunicado de prensa defendiendo al Jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra, ante su interpelación en la Legislatura por el crimen de Cromañón. Estela de Carlotto, en conferencia de prensa, denunció un golpe institucional de derecha por parte del macrismo y llamó a los legisladores a realizar un debate serio, responsable y respetuoso hacia el dolor de los familiares y de todos los vecinos, con la esperanza de que el funcionamiento pleno de las instituciones democráticas permita esclarecer los hechos del 30 de diciembre.
Las declaraciones de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo fueron contundentes al respaldar al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires: “no es posible que se busque una cabeza o chivo expiatorio a un dolor colectivo cuando la sangre que estamos llorando está fresca”. Para estas organizaciones el culpable no es Ibarra y su gobierno sino el “neoliberalismo”, que como se explica en el comunicado: “Impuso el dios dinero y su socio el mercado y con ellos la especulación, la avaricia ilimitada, la ambición criminal, el individualismo, el total desprecio por la vida de los demás. Las personas no valen, no son; una vez que se las usa ‘ya fueron’” (Declaración del 28 de enero). ¿A qué se debe este apoyo a Aníbal Ibarra de parte de organizaciones que supuestamente “luchan” por los Derechos Humanos y las cuales se consideran progresistas? En primer lugar hay que señalar que esta acción demuestra la relación que mantiene el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con estas organizaciones y porqué en su “lucha” por los Derechos Humanos este apoyo no parece contradecir en nada a las ideas que defienden. No es casualidad que Abuelas de Plaza de Mayo aboguen porque la justicia (burguesa) esclarezca esta “impunidad”. El problema es que defendiendo a la democracia (burguesa) y las instituciones (burguesas) no pueden criticar el sistema mismo, que es el verdadero culpable de este crimen social (véase el artículo de Fabián Harari en la página 6). Este tipo de organizaciones jamás podrán llevar a los verdaderos culpables a la cárcel, justamente porque no comprenden que el sistema que permitió en su momento que los militares hicieran las atrocidades que ya conocemos y que hoy permite que un personaje como Ibarra esté donde está, es el mismo. El capitalismo es la causa principal de que sucedan cosas como estas y que los responsables queden absueltos de hecho. Quienes lo defiendan, defenderán a los asesinos. Así, no extraña entonces que las Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora e HIJOS, realicen una reflexión solidaria…con Ibarra, claro.

 

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *