Un primer paso: las elecciones en Ate Conicet Capital

En el día de ayer se celebraron las elecciones en ATE Conicet Capital. Se impuso la lista de la Junta Interna que conforma la burocracia de la verde y blanca, Ate desde abajo, Cob-La brecha y Patria Grande, con el apoyo de sectores kirchneristas. La lista Multicolor que integramos junto con el Partido Obrero, el PTS, la COR y compañeros de JCP, la Red de Afectados y de la Comisión de Edad e independientes, consiguió una buena elección. En total obtuvo el 21,6% de los votos para Junta Interna. Por lugar de trabajo sacamos 20% en el edificio de Uriburu, 28,3% en Saavedra 15, 31,6% en Puan, 22% en Ciudad, 13% en el Museo de Parque Centenario y un 12% en Sede central. El resultado más importante fue la elección de un delegado de nuestra lista por el instituto CEUR de Saavedra 15, Gonzalo Sanz Cerbino, compañero de RyR.
En Saavedra 15, los miembros de la lista oficialista, en una maniobra repudiable, colocaron a los delegados electos por asamblea en una lista que llevó sus colores. Como si esto fuera poco, la lista de delegados y la de Junta Interna fueron pegadas, lo cual constituyó otra maniobra desleal. En la asamblea de Saavedra 15 se había preguntado más de una vez si las boletas irían separadas y si la lista de delegados unitaria sería independiente de la lista de Junta Interna que presentaría la Verde-Blanca-Roja-Negra. Estas fueron las dos cosas que se acordaron. En su momento aseguraron que sería así, pero luego incumplieron su palabra, avisándole al compañero de ello luego del cierre de la presentación de listas.
La votación se realizó en medio de una jornada de lucha contra la reforma previsional, por decisión de la Junta Interna. Nuestra lista solicitó pasarla de día, algo que la propia junta electoral de ATE Capital nos explicó que puede hacerse si hay acuerdo de ambas listas y que de hecho se autorizó para las elecciones del Malbrán. Sin embargo, la lista oficialista no aceptó pasar la elección con el falso argumento que era legalmente imposible. Recordemos que el anuncio de los comicios fue con los plazos mínimos de modo de dificultar la presentación de cualquier otra lista.
Al finalizar la jornada, se produjo un hecho repudiable. La patota sindical de la verde y blanca golpeó a los compañeros de la Multicolor que se encontraban cantando en la puerta del sindicato. Frente a esta aberración, el resto de la lista de unidad se dedicó a justificar de forma desvergonzada el accionar de la patota.
Queremos un sindicato activo
Uno de los argumentos que utilizó la lista oficial para atacar a la Multicolor fue el tema de la unidad. Un argumento ridículo con el que se pretende ahogar la democracia interna. Según ellos, todos deberíamos aceptar su dirección y votarlos calladitos, sin chistar porque cualquier crítica parece un ataque. Se los ha visto muy activos las semanas de las elecciones, lo cual contrasta enormemente con el nivel de actividad que mantienen durante el año, en el que la queja constante de los compañeros es que ATE no tiene comunicación con las bases. Ya no hablemos de asambleas y plenarios sino cuestiones básicas como que funcione el mailing donde se envía información.
En general, las conquistas que se obtienen mediante la lucha no son impulsadas por el gremio sino por compañeros que se organizan por otras vías. Resulta todo un síntoma de la parálisis en la que han sumido al sindicato. Se trata de una dirección propia de un momento de reflujo, cuyo propio derrotismo se corresponde con cierta inactividad de las bases. Pero esto se ha modificado en los últimos años y la últimas dos tomas lo demuestran. La conducción de ATE Capital no pudo canalizar ese movimiento dentro del sindicato, algo que ni siquiera se propuso. Ahora, al momento de conformar las listas, en lugar de abrir el debate y convocar a compañeros que se han mostrado más activos, el sector de Ate desde abajo decidió reforzar su alianza con la burocracia de la Verde Blanca que boicoteó cada una de las medidas de lucha, cuando no brilló por su ausencia. Es lógico que para cuidar su silla en un período en el que la lucha crece, la apelación a métodos burocráticos comienza a ser la regla.
Frente a ello, hemos reclamado más de una vez el llamado a asambleas generales periódicas, a la conformación de un pliego de reivindicaciones de todos los sectores y la presión para la reapertura de la mesa de negociaciones laborales, en vistas de la firma de un convenio colectivo que contemple a todos los escalafones, que incluya los criterios para cada categoría y que garantice la estabilidad laboral de todos los compañeros, para eliminar las figuras precarizantes de becarios y contratados. Los científicos tenemos que dejar de estar entre los trabajadores estatales más precarizados y con menos estabilidad laboral. Hemos dado la discusión cada vez que fue necesario para que el sindicato que sume a las medidas de lucha y los espacios de coordinación nacional. Continuaremos planteando que necesitamos un sindicato que convoque a las bases y que esté a la cabeza de las luchas.
Agradecemos a todos los compañeros que han apoyado con su voto esta perspectiva. Seguiremos trabajando para construir una alternativa clasista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *