Un gran acierto

Por Pablo Bonavena – Los hechos de masas protagonizados centralmente por la clase obrera y el movimiento estudiantil durante el año 1969 han suscitado una importante cantidad de trabajos de distinta índole, especialmente el “Cordobazo”, debido a la importancia que universalmente se le asigna a los mismos para explicar el desenvolvimiento que tuvo y tiene nuestra sociedad. Algunos se publicaron de manera inmediata a los acontecimientos. En ese primer momento se conocieron, entre otros, escritos como el de Beba Balvé y Néstor D´Alessio (“Confluencia de distintas fuerzas sociales”1) y los análisis de los cordobeses Juan Carlos Agulla (Diagnóstico social de una crisis, Córdoba, mayo de 1969)2 y Francisco J. Delich (Crisis y protesta social. Córdoba, mayo de 1969.).3 Desde allí continuaron las investigaciones y reflexiones sobre los enfrentamientos de ese año que se prolongan hasta nuestros días.

En ese recorrido sobresalen tres trabajos ineludibles, referidos a la lucha de masas vista desde la clase obrera, enmarcados en el programa de investigación del CICSO: 1) Balvé, Beba; Murmis, Miguel; Marín, Juan Carlos; Aufgang, Lidia; Bar, Tomás J.; Balvé, Beatriz y Jacoby, Roberto: Lucha de calles; lucha de clases. Elementos para su análisis: Córdoba 1971/1969;4 2) Jacoby, Roberto: “Conciencia de clase y enfrentamientos sociales: Argentina 1969”5 y 3) Balvé, Beba y Balvé, Beatriz: “De protesta a la rebelión: la subversión”.6 En ellos se va conformando, aunque no solamente allí, un marco general de análisis y un ejercicio comparativo que se aplica en una pormenorizada reconstrucción de los hechos que considera.7

Estos últimos fueron presentados, como método expositivo de la investigación, en forma de relatos periodizados y ordenados según algunas de las sugerencias teóricas y metodológicas que brinda el marxismo para dar cuenta del desarrollo y las fases que atraviesa la lucha de clases del proletariado. Esta línea de trabajo pretendió lograr un avance con la publicación de la primer edición de El ‘69. Huelga Política de Masas. Rosariazo/Cordobazo/Rosariazo (Editorial Contrapunto, Bs. As., 1989) ya que las autoras integraron con más determinación la teoría en la descripción de los combates de masas, generando una conceptualización que politizó aún más su lectura. Por eso, cuando apareció despertó mucho interés y una interesante polémica, aunque acotada, en algunos ámbitos militantes y académicos vinculados a la temática. Entre sus virtudes, además, tuvo un importante mérito teórico/político: puso de relieve los enfrentamientos ocurridos en Rosario en 1969 inmediatamente antes y después del “Cordobazo”, muchas veces eclipsados por la trascendencia otorgada a los combates de finales del mes de mayo en Córdoba, desplegando un análisis comparativo que prolonga y profundiza la iniciativa teórica del libro Lucha de clases, lucha de calles,8 localizando y diferenciando procesos que vinculan hechos que muchas veces son abordados de manera aislada o articulados con otra lógica.

Asimismo, es menester destacar la utilización de la teoría de la guerra acuñada por Carl von Clausewiz para analizar la lucha callejera y sus etapas, aunque algunas veces parezca un tanto forzada. En efecto, este ejercicio teórico brinda un ángulo sumamente rico para dar cuenta del combate de masas en una situación revolucionaria que combina la huelga y la acción callejera con varias formas de lucha y de ejercicio de la violencia material directa.

Finalmente, quiero enfatizar el interesante tratamiento otorgado a la temática de las personificaciones sociales y sus mutaciones en la acción de masas en los procesos de acumulación y realización de fuerza y los aportes para comprender y discutir acerca de la constitución de la llamada “subversión”.9

La reciente reedición del libro, a través del convenio ente Razón y Revolución y el CICSO, constituye un gran acierto cultural, teórico y político en la perspectiva de construir una alternativa socialista. Con su nueva publicación se reinstala en el debate en un momento donde se habla de un resurgir del movimiento obrero. Así cobra relevancia política, ya que en este contexto es muy importante hacer presente una etapa donde el proletariado fue pugnando por procurar su acción independiente e imponer su iniciativa.10 Aquellas experiencias constituyen un insumo indispensable y valioso para fundamentar hoy las prácticas políticas revolucionarias.

También es vital su recuperación para la lucha teórica. En los últimos años, muchos de los especialistas que se ocuparon del conflicto social y la protesta poniendo énfasis en intentos teóricos fundamentados en la aparición de los llamados “nuevos movimientos sociales” reiteraron, una y otra vez, que la teoría marxista recurre únicamente a la localización de las contradicciones del sistema capitalista descuidando los procesos de constitución de la acción colectiva y la compleja articulación de los movimientos sociales. El ´69 hace presente una de las ricas maneras en que desde el marxismo fue y es estudiada la acción de masas y sus distintas formas de manifestación, asumiendo toda su complejidad mientras se rechaza decididamente al economismo/economicismo que, como señalé, insistente y erróneamente se le endilga a la teoría de Marx y Engels.11


Notas

1 Publicado en Cuadernos de Marcha n° 27, de julio de 1969: Otro Mayo Argentino, Montevideo, Uruguay.

2 Editer, Córdoba, 1969.

3 Ediciones Signos, Bs. As., 1970. Una contrastación entre estos dos últimos análisis véase en Ávila, Raúl: “El cordobazo: la violencia y sus protagonistas. Análisis de dos interpretaciones sociológicas”, Papers. Trabajos de Sociología, Universidad Autónoma de Barcelona, Volumen I, Barral Editores, Barcelona, 1973. Varios análisis entre los años ´69 y ´71 fueron publicados en el exterior. Véase una muy breve crítica a algunos de los mismos en Brennan, James: El Cordobazo. Las guerras obreras en Córdoba 1955-1976, Sudamericana, Bs. As., 1994, Cap. 5. Personalmente creo que se deben resaltar el de González Trejo, Horacio: Argentina: tiempo de violencia, Carlos Pérez Editor, Bs. As., 1969 y de Villar, Daniel: El Cordobazo, CEAL, Bs. As., 1971.

4 Ediciones de la Rosa Blindada, Bs. As.,1973. Recientemente reeditado por Razón y Revolución y el CICSO.

5 Cuadernos de CICSO, Serie Estudios n° 32, Bs. As., Julio de 1977.

6 Cuadernos de CICSO, Serie Estudios n° 45, Bs. As., 1985.

7 Quiero destacar también la investigación de Aufgang, Lidia G.: “Las puebladas: dos casos de protesta social, Cipolletti y Casilda”, Cuadernos de CICSO, Serie Estudios n° 37, Bs. As., 1979.

8 Las autoras brindan una explicación sobre esta circunstancia que tiene una gran centralidad en su libro (por ejemplo, véase las páginas 128 y 129 de la flamante edición). Véase un cuestionamiento a la misma en Gordillo, Mónica: Córdoba en los ´60. La experiencia del sindicalismo combativo, Cap. VIII, Dirección General de Publicaciones de la Universidad Nacional de Córdoba, Red de Editoriales de las Universidades Nacionales, Córdoba, 1996. Un análisis específico y anterior sobre las luchas de Rosario del ´69 fue efectuado por Bou, Luis César en “El espontaneismo en los movimientos de masas: El caso de Rosario en 1969” (se puede consultar en el Observatorio de Conflictos, Argentina, www.rebelión.org/ sociales/bou160120.htm). Aquí también hay un breve cuestionamiento al enfoque sobre los “rosariazos” realizados por Balvé, pero en su estudio “De protesta a la rebelión: la subversión”, op. cit.

9 Desde ya que esta enumeración no es exhaustiva. Simplemente reseña algunos de los aspectos centrales.

10 Véase el “Prólogo” a la segunda edición de Beba Balvé.

11 Véase al respecto, de Balvé, Beba y Balvé, Beatriz: “Acerca de los movimientos sociales y la lucha de clases”, Cuadernos de CICSO, Serie Análisis/Teoría n° 14, Bs. As., 1993.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *