Trata de personas con fines de explotación sexual

Texto de la Iglesia Católica

CONFER (Conferencia Española de Religiosos), Cáritas, Justicia y Paz, y los Secretarios de las Comisiones Episcopales de Migraciones y  Pastoral Social de la Conferencia Episcopal, como entidades de la Iglesia Española, presentan este informe como resultado de un proceso de reflexión colectiva y compromiso de lucha contra la trata, por los siguientes motivos de preocupación: las dimensiones crecientes de la trata, su estrecha relación con el fenómeno migratorio, sus características de situación de esclavitud presente en nuestra sociedad y de grave violación de la dignidad y de los derechos humanos, su complejidad  y sus vinculaciones internacionales.

Los objetivos fundamentales del documento son:

  1. Exponer y denunciar la realidad de la trata con fines de explotación sexual.
  2. Difundir y compartir la visión y la acción de la Iglesia en la lucha contra la trata.
  3. Aportar unas propuestas concretas de acción social y pastoral.

Es fundamental para interpretar el contenido del documento, la diferenciación de los conceptos de tráfico de personas y  trata de seres humanos (definidos por la Convención de las Naciones Unidas contra el Crimen Organizado Transnacional), en donde el primero se refiere a la acción de trasladar a personas a través de fronteras internacionales de forma ilegal, mientras que en el segundo existe siempre un elemento de coacción, fuerza o amenaza por parte de las redes de traficantes, así como el rapto y otra forma de privación se la libertad de movimientos de la persona objeto de la trata, junto con la práctica habitual de violencia, abusos y explotación.

Contexto del fenómeno de la trata de personas con fines de explotación sexual

Globalización y pobreza

La trata con fines de explotación sexual, fundamentalmente de mujeres y niñas, es un fenómeno enmarcado en un mundo globalizado y profundamente relacionado con la migración y la pobreza.

Este fenómeno tiene una dimensión transnacional que en gran parte tiene sus causas en factores de tipo socio económico en los países de origen, y de demanda y explotación en los países de destino, donde juegan un papel central las leyes de mercado, las sociedades de consumo, la inexistencia de legislaciones específicas sobre la trata de personas y/o su aplicación inadecuada, la falta de conocimiento, acción y movilización por parte de las autoridades,  como las propias políticas de inmigración.

Realidad mundial

El análisis de este complejo fenómeno se dificulta por la ausencia de datos sistematizados y de información estadística confiable. Los organismos internacionales que investigan y actúan en este ámbito tienen datos fragmentados y estimaciones distintas, que hay que manejar con mucha cautela.

A nivel internacional se cuenta con tres fuentes principales, que aportan algunos datos e información que pueden ayudar a entender la magnitud e importancia de la trata de personas con fines de explotación sexual: la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), la Organización Internacional del Tabajo (OIT) y el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Se puede observar en la siguiente tabla, donde se recogen las principales estimaciones hechas por los organismos internacionales, cual es la dimensión del problema de la trata de personas y los perfiles de las victimas

Realidad en España

España se sitúa entre los diez países de destino de mayor incidencia. Las victimas proceden de Brasil, Bulgaria, Colombia, Ecuador, Nigeria, Ucrania, Rusia o Rumania, principalmente; la edad de las mismas oscila entre los 18 y 25 años. Además España constituye un lugar de tránsito hacia otros países de la Unión Europea, Estados Unidos o Canadá.

Personas especialmente afectadas

Aproximadamente  el 80% de las victimas transnacionales son mujeres y niñas, y hasta un 50% menores de edad. Se estima, además, que la mayoría de las víctimas son explotadas con fines de comercio sexual.

La forma de captar y mantener dentro de las redes a las víctimas son, entre otras, la servidumbre por deuda, el aislamiento respecto a su familia o cualquier persona ajena, confiscación de pasaportes, visados o documentos de identidad, violencia de índole física, psicológica o sexual, amenazas, intimidación, manipulación, control del dinero de las víctimas.

Una vez que han sido víctimas, las mujeres se ven generalmente criminalizadas, castigadas, estigmatizadas y sin derecho a ayuda de tipo legal, médica o social, ni tampoco a los servicios de reinserción. Las posibilidades reales de retornar a su país de origen se ven notablemente reducidas. En el caso de las niñas se añade la complejidad de localizarlas e identificarlas, como también muchas veces la incapacidad de estas de comprender la situación.

Marco jurídico e institucional

La trata de personas es una práctica que:

  • Es una ofensa contra la dignidad humana.
  • Es una violación de los derechos humanos más elementales.
  • Es una actividad económica ilegal.
  • Es una de las principales fuentes de financiación del crimen organizado.
  • Es una actividad que se desarrolla a través de fronteras internacionales.

Marco internacional

La trata es un asunto abordado en diferentes instancias internacionales. Tanto las Naciones Unidas, el Consejo de Europa y la Unión Europea están llevando a cabo instrumentos jurídicos para combatir la trata. Haciendo especial énfasis en la erradicación de la violencia contra la mujer, en protocolos para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, perseguir a los traficantes, y sobretodo el reconocimiento de las víctimas como víctimas y no como inmigrantes ilegales o delincuentes, buscando proteger y ayudar a las víctimas en su recuperación y reinserción, como también a retornar a sus países de origen.

Marco nacional (España)

Se destaca principalmente el Plan Integral de Lucha contra la Trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Este pretende reformar la legislación para adecuarla a la normativa internacional, reforzar la persecución policial, y garantizar la asistencia social a las víctimas.

El Plan aborda el problema desde cuatro puntos de vista:

  • Perspectiva de género.
  • Perspectiva de violación de los derechos fundamentales.
  • Perspectiva de transnacionalidad que exige la cooperación internacional.
  • Perspectiva de valoración como un delito, que exige la actuación policial y judicial.

Las medidas tomadas pretenden, de manera integral, ahondar en todas las áreas del problema:

  • Sensibilización, prevención e investigación.
  • Educación y formación.
  • Asistencia y protección a las víctimas.
  • Medidas legislativas de procedimiento, de coordinación y cooperación.

Visión y acción de la Iglesia con las mujeres víctimas de trata

Visión

Desde los planteamientos que han realizado las Conferencias Episcopales, se lanza una llamada a actuar en estos ámbitos prioritarios:

  1. La persecución, denuncia y lucha contra las mafias y los traficantes de seres humanos. La Iglesia puede colaborar desde el socorro a las víctimas, la denuncia de los abusos y la contribución a crear condiciones más justas y dignas que dificulten estas actividades delictivas.
  2. Ayudar a las víctimas a salir de este ambiente y apoyar a las familias.
  3. El incremento de los esfuerzos por parte de los responsables públicos en el marco legislativo y en el ámbito educativo a fin de que los ciudadanos sean cada vez más conscientes de este problema.
  4. En concreto, se pide la colaboración de los gobiernos nacionales y autoridades europeas, a favor de la lucha contra el tráfico de mujeres y de su protección, ya sea en el país de destino como en el de origen.
  5. A nivel europeo y mundial, se invita a los organismos internacionales a comprometerse contra la posición de algunos estados europeos decididos a reglamentar la prostitución, para hacer de ella un trabajo.
  6. Deberá prestarse especial atención a la formación de los agentes pastorales para que se impliquen activamente en la erradicación del tráfico.
  7. Es fundamental el trabajo en red para dar respuestas concretas, tanto en el seno de Iglesia católica como con las ONG y los servicios gubernamentales implicados en esta problemática.

Acción de Caritas y CONFER

Ambas organizaciones pertenecen a estructuras y redes propias de la Iglesia, que tienen un alcance global a nivel mundial y que actúa en un gran número de países. Esto abre posibilidades de crear sinergias en distintas tipologías de acción, de intervención directa, de incidencia política, de sensibilización y de análisis.

En este sentido las acciones que se están realizando actualmente se articulan en torno a cuatro líneas principales de carácter integral y global:

  • Atención directa integral.
  • Prevención y sensibilización.
  • Análisis de la realidad.
  • Trabajo en red e incidencia política.

Posicionamientos y compromisos

La posición de las entidades de la Iglesia católica española, es a favor de las víctimas afirmando que la trata de personas es una gravísima violación de los derechos humanos.

Denuncia

  • La información y la toma de consciencia sobre el tema es muy limitada.
  • La vinculación de este fenómeno con la entrada y estancia de inmigrantes en situación administrativa irregular pone en riesgo la defensa de los derechos de las víctimas.
  • Las políticas públicas no proporcionan siempre respuestas adecuadas y no actúan sobre las causas estructurales del fenómeno de la trata.
  • Las medidas establecidas de protección y asistencia a las víctimas son todavía insuficientes.
  • La coordinación con los demás actores involucrados es muchas veces escasa e inefectiva.

Se compromete, mediante acciones concretas, a intervenir en los siguientes ámbitos:

  • Sensibilización.
  • Apoyo a acciones de incidencia política.
  • Acogida y protección de los derechos de las personas víctimas de trata.
  • Trabajo en red.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *