Tag archive

Rosana López Rodriguez - page 6

Posted on en Prensa-escrita

Comentario sobre “Roberto Jorge Santoro. Obra poética completa 1959-1977.” en diario Página/12. (14/04/2009)

EDITAN LA OBRA POÉTICA DE ROBERTO SANTORO Palabras vivas contra el olvido Luego de más de tres décadas de su desaparición a manos de la última dictadura militar argentina (1976-1983), la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires acogerá la presentación de las obras completas del poeta Roberto Santoro, que… Seguir leyendo

Posted on en Prensa

Rosana López Rodríguez en “Una vuelta nacional”, 30/08/2012

Rosana López Rodríguez, Licenciada en Letras y militante de Razón y Revolución, conversó con Héctor Larrea acerca de la vida y obra de Humberto Costantini. Disertaron sobre la trayectoria artística y política del autor, con motivo de la publicación del libro “Poesía y Teatro. Obra completa”, Ediciones ryr, 2012.  … Seguir leyendo

Posted on en Prensa-escrita

A la derecha de Montecristo. Nota de Rosana López Rodríguez, en Revista Veintitrés (28/09/2006).

Por Rosana López Rodríguez* “¿Por qué el público no nos lee?”, se pregunta la generación más joven de escritores argentinos. Ni Gonzalo Garcés, Washington Cucurto, Florencia Abate, Martín Kohan, Leopoldo Brizuela, Juan Terranova y otros –agrupados por los críticos en la “nueva generación literaria”- lograron ventas superiores a las pequeñas… Seguir leyendo

Posted on en El Aromo nº 48

¡Qué noche, Teté!

A propósito de Julia Kristeva y su posición con respecto al amor Rosana López Rodriguez “All you need is love” En las páginas de El Aromo ya hemos reflexionado en otras ocasiones con respecto a ese sentimiento que asegura la reproducción social de la vida humana y que, por lo… Seguir leyendo

Posted on en El Aromo nº 9

La Herencia. Con orgullo publicamos esta historia de nuestra compañera, la profesora en Letras y escritora Rosana López Rodriguez, como adelanto de su primer libro de cuentos de próxima aparición.

Sentada en el cordón de la vereda, se secó la frente sudorosa con el dorso de la mano. Hacía mucho calor y el sol del mediodía le quemaba como le quemaba la vida misma. Era el rato que tenía para comer, la interrupción del trabajo por una hora. Sin embargo, el hambre había desaparecido corrida por la preocupación.… Seguir leyendo

Ir a Arriba