Suspensión para hoy, despido para mañana. La situación de los obreros en las principales fábricas

¿Cree que la crisis no va a perjudicar seriamente a la Argentina? En esta nota le contamos cómo la crisis ya afecta a los trabajadores, los intentos del gobierno de disimularla y qué nos espera de ahora en más.

Ianina Harari
GIPT-CEICS

Al igual que en 2009, el gobierno se empeña en repetir que la crisis internacional no va a perturbar la marcha del “modelo”. También, como hace dos años, la realidad se está ocupando de desmentirlo. La debacle brasilera no esperó hasta después de las elecciones para hacerse sentir y algunas empresas no pudieron ocultarlo. Las suspensiones que ya comenzaron constituyen una muestra de lo que se viene.

Los síntomas iniciales

Los primeros indicios de la crisis ya se hicieron notar en las mayores empresas de varias ramas. En la industria siderúrgica, Acindar, de Villa Constitución, ofreció retiros voluntarios y anticipo de la jubilación a los trabajadores que se encuentran por fuera del convenio. Es decir, aquellos que no son representados por el sindicato y que ocupan, en general, cargos jerárquicos. El ofrecimiento fue aceptado por 130 trabajadores, de los cuales la mitad eran contratados.1

Un mes después, Acindar anunció una reestructuración de su producción para lo cual va a suspender de manera rotativa a los trabajadores de cinco empresas contratistas, en principio, por tres meses. Como objetivo final, la productora de aceros pretende reducir de 40 a 10 la cantidad de firmas que le prestan servicios.2 En total, los empleados que pertenecen a las tercerizadas suman 1.300, superando a los de planta permanente, que llegan a los 1.200. Es decir, alrededor de tres cuartos de los obreros tercerizados van a terminar en la calle si prosperan las intenciones de la patronal.

En la industria automotriz, la primera en amagar con suspensiones fue FIAT. A principios de octubre, la firma italiana anunció la suspensión de un turno entero por una semana. A esta noticia, el SMATA, que ya parece actuar como vocero empresario, agregó la posibilidad de que al fin de aquella semana, la medida se extendiera al total de la planta en la que se emplean 1.700 obreros.3 En este caso, el problema fue que Brasil no había otorgado las licencias para la importación de 7 mil unidades.4 El gobierno, para evitar que se evidenciara cualquier síntoma de la crisis, intervino enseguida para conseguir los permisos. De esta forma, las suspensiones fueron levantadas. La propia Ministra de Industria, Débora Giorgi, tuvo que pedirle personalmente a la patronal de FIAT que no levantara polvo en épocas electorales.

El mismo pedido tuvo que realizarlo ante los gerentes de Peugeot-Citröen.5  En esa empresa, existiría una acumulación excesiva de stock,6  pero, por el momento, la intervención de la Ministra tuvo efecto y no se anunció ninguna suspensión. Si luego de las elecciones las automotrices decidieran suspender trabajadores, esto afectaría también a la industria autopartista, que ya advirtió que la primera variable de ajuste serían los contratados.7

En tanto, en la industria automotriz cordobesa las cosas no se calmaron. Una semana después del affaire FIAT, Renault anunció que no implementaría el tercer turno que tenía previsto, y que, en cambio, en noviembre suspendería a todo el personal de la planta, unos 2 mil trabajadores, durante los cuatro lunes del mes. Nuevamente, el problema es el país vecino, en donde existe un exceso de stock. 8 Frente a la crisis automotriz en la provincia, el presidente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba contó cómo el sector piensa afrontar una posible caída de la producción: “Lo primero es el recorte de horas extras, luego la reducción de personal eventual, después adelanto de vacaciones y suspensiones”.9

También en el rubro metalúrgico, la fábrica tandilense de cabinas de tractores, Carrocerías Rodríguez, redujo la jornada laboral de su personal a medio día, ante la falta de demanda y las dificultades de importar insumos. En esa misma ciudad, Metalúrgica Tandil atraviesa una situación delicada. Ante esto, la UOM tampoco descartó posibles suspensiones y despidos.10

La industria del calzado fue otra que sintió los primeros coletazos de la crisis. Alpargatas, una de las principales firmas del sector, anunció, a principios de octubre, suspensiones por una semana en sus plantas de Catamarca, San Luis, La Pampa, Corrientes y Buenos Aires.11  La medida se presentó como un adelanto de las vacaciones para 2.500 obreros, mientras que otros 200 fueron directamente suspendidos.12  La empresa habría sufrido una disminución de sus ventas ante el aumento de la importación de Brasil, China y la India y, a su vez, la caída de las exportaciones a Brasil. El impacto fue diferente en las distintas plantas de la firma. En la fabrica tucumana, de la localidad de Aguilares, se suspendió por diez días a los 1.317 obreros.13 En cambio, en el establecimiento que la empresa tiene en Quilmes, el dirigente de la Asociación Obrera Textil de esa localidad, Rodolfo Sánchez, intervino preocupado por el efecto que la medida pudiera tener sobre las elecciones presidenciales, apeló al Ministerio de Trabajo y logró revertir las suspensiones.14

Los obreros textiles también sufrieron un embate en La Rioja, donde funciona un parque industrial de la rama. Los trabajadores de las empresas Hilados I y II, Estrada, ENOD, Kalpakián, Tecotex, Colortex y Gupure, que conforman el predio, vienen soportando despidos y suspensiones desde septiembre. De los 4.300 obreros que se emplean en esas firmas, 200 fueron despedidos y 730 fueron suspendidos hasta fines de octubre.15

Su remedio y el nuestro

Por el momento, con la intervención del gobierno mediante, pareciera que el estallido de la crisis se ha postergado. Sin embargo, nadie cree que la economía argentina vaya a salir indemne. Para los obreros, la debacle significará mayores suspensiones y despidos, a menos que medie una lucha. Frente a este panorama, la dirigencia sindical ya mostró cuál va a ser su posición: aliarse con la patronal y utilizar a los tercerizados como prenda de cambio.

Las declaraciones de Juan Actis, Secretario Adjunto de la UOM de Villa Constitución, sobre la situación en Acindar muestran hasta qué punto los sindicatos intentan desligarse del problema de los tercerizados: “Se está reestructurando lo que tiene que ver con las empresas contratistas que realizan mantenimiento. En función de esto, sostenemos que no tenemos ningún despido y las empresas contratistas se ubican en otras empresas”.16  No sólo se desentendió de la suerte de estos trabajadores, que se encuentran fuera de convenio porque el gremio no da la lucha para incluirlos, sino que además justificó la medida: “Se trata de empresas que no son solventes, que son deficitarias desde hace tiempo”17 Es decir, en lugar de solidarizarse con sus compañeros, lo hace con la patronal. En el caso de Acindar queda claro que, del conjunto de los obreros ocupados, el primer flanco son los contratados. Una de las razones de la gran vulnerabilidad de esta fracción de trabajadores es que se encuentra gremialmente aislada y, por lo tanto, es fácilmente utilizable como variable de ajuste.

La Asociación Obrera Textil, también salió en defensa de Alpargatas remarcando que se trataba de un adelanto de las vacaciones.18 Seguramente sus representados debían estar felices de que, repentinamente, les hayan trasladado su descanso al mes de octubre. Además, se trata del preludio de las suspensiones, a menos que la empresa pretenda adelantar las vacaciones de los próximos años en caso de que la crisis persista. También el SMATA de Córdoba tuvo una actitud muy comprensiva con las firmas automotrices. De hecho, el Secretario de Prensa de la entidad salió a anunciar las medidas explicando que se trataba de una acumulación de stock en Brasil y que los obreros suspendidos sólo verían recortado su salario un 75% los días que no trabajasen.19

Los gremios intentan convencer a los obreros que lo que viven no es tan malo. Ocultan la gravedad de la situación actual y las perspectivas de su empeoramiento inmediato. Claro que prevén una agudización de los problemas, pero en vez de preparar a los trabajadores para la lucha, les hacen el ablande e intentan predisponerlos para ceder terreno al avance patronal. Como prueba de ello, tanto el SMATA como la UOM, a nivel nacional, adelantaron que no van a reclamar un bono salarial en diciembre, como lo habían hecho otros años. Hasta el propio Moyano parece haber desistido de este reclamo para los camioneros y ya adelantó que, ante los embates de la crisis, la CGT va a tener que actuar con “madurez y responsabilidad”.20  A pesar de estas declaraciones de moderación, el actual líder de la central sindical no resulta muy confiable para el gobierno, con el que viene manteniendo una serie de enfrentamientos.21  Frente a la crisis que ya comenzó a sentirse, el gobierno necesita sindicatos que acompañen su giro a la derecha y mantengan a raya los futuros reclamos. Por eso, para la jefatura de la CGT suenan nombres como Caló, de la UOM. No es extraño, en ese contexto, que aparezca como candidateable Héctor Daer, arquetipo de los Gordos de los ’90.

La izquierda, que ha liderado la organización de los contratados, tiene por delante un enorme campo de trabajo. Primero, entre este sector que resulta el más permeable a su prédica. Pero también entre los trabajadores de planta, sobre quienes, como ya se ve en varias empresas, también recaerá el ajuste. Del éxito en esta tarea dependerá que los obreros no vayan divididos a las batallas que se avecinan.

Notas

1 El Cronista, 14/10/2011.
2 El litoral, 12/10/2011.
3 La voz del interior, 03/10/2011.
4 La voz del interior, 05/10/2011.
5 La Nación, 09/10/2011.
6 El Cronista, 12/10/2011.
7 Ídem.
8 La voz del interior, 11/10/2011.
9 Día a Día, 12/10/2011.
10 ABCHoy, 12/10/2011.
11 La Capital, 05/10/2011.
12 Clarín, 5/10/2011.
13 El tribuno, 05/10/2011.
14 El sol, 6/10/2011.
15 Nueva Rioja, 23/9/2011 y 9/10/2011.
16 Punto Biz, 13/10/2011.
17 Rosario3.com, 12/10/2011.
18 El tribuno, 05/10/2011.
19 La voz del interior, 03/10/2011 y 11/10/2011.
20 El Cronista, 14/10/2011 y 17/10/2011.
21 Véase Sleiman, Valeria: “Perdedores en la mira”, en El Aromo, nº 62, 2011.

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *