Soft metal. La industria siderúrgica de cara a la crisis – Emiliano Mussi

siderurgia-generica-trabalhador-320x213 La producción de hierro y acero es un elemento a tener en cuenta a la  hora de evaluar las limitaciones más generales de la acumulación de  capital en la Argentina, dada su estrecha relación con el desarrollo  industrial del país. En estos momentos, la metalurgia del hierro (o  siderurgia) está atravesando una crisis, remontándose a niveles de  producción similares a 2001. Pero si bien el contexto general de crisis no  es una novedad, para dar cuenta del escenario que se le avecina a la  siderurgia nacional es necesario evaluar las características propias de la  rama.

Chico e ineficiente

El principal productor de acero crudo en el mundo es China. El año pasado, de 1.300 millones de toneladas producidas por todo el mundo, China produjo 500 millones, casi el 40% de la producción mundial. En cambio, la participación nacional en la producción mundial es ínfima. En el mismo año, la Argentina contribuyó con alrededor de 5 millones de toneladas representando sólo el 0,41%. Si lo comparamos con sus competidores directos, México y Brasil, el panorama no cambia. La producción nacional es tres veces más chica que la de México y seis veces menor que la de Brasil.1
Así y todo, en términos históricos la Argentina nunca produjo tanto acero crudo como en los últimos años. Recién a fines de la década del 1980 se puede afirmar que la producción nacional alcanza los 3 millones de toneladas, a fines de los 1990 supera las 4 millones y a partir de 2003 logra romper con la barrera récord de los 5 millones. Es decir, en los últimos 30 años la producción nacional se duplica, alcanzando valores nunca vistos. Pero aún a pesar de este logro aparente, la participación en el total de la producción no sólo no aumenta, sino que decrece. En 1982, con un total de 2 millones novecientas mil toneladas, contribuía con el 0,45% de la producción mundial. El año pasado, después de más de 25 años y con el récord en producción nacional, su participación se redujo a 0,41%. La producción local es cada vez más reducida con respecto al resto del mundo. Este resultado se agrava ya que la producción mundial sigue creciendo a un ritmo más rápido que la nacional. Entre el 2000 y el 2008 la producción a nivel mundial creció en promedio casi al 6%, mientras que la Argentina sólo lo hizo a la mitad.
El mismo análisis lo podemos extender a la producción de hierro: la producción aumenta, pero su participación en el mercado mundial disminuye. Tomando la distinción entre hierro directo reducido y hierro fundido en alto horno que hace WorldSteel,2 la producción argentina de hierro directo reducido, en 1980, representaba el 10% de la producción mundial. En cambio, el año pasado, con un crecimiento en la producción del 40% con respecto a 1980, representa poco más que el 3% en el total del mundo. Igual consideración se puede hacer de la producción de hierro fundido en alto horno. A fines de la década de 1980, la producción argentina representaba alrededor del 0,3% de la producción mundial con 1.300.000 toneladas. A fines de 2000, la producción se duplicó, pero la participación no pasó el 0,28%.
No poder escalar posiciones en el ranking de productores de acero nos habla de capitales locales que no logran ser competitivos a nivel mundial. No logran expandirse y pierden en la competencia capitalista. Para triunfar es necesario tener una alta productividad del trabajo, es decir, producir la mayor cantidad de productos en el menor tiempo posible. De esa forma, se logra que cada mercancía contenga la menor cantidad posible de trabajo incorporado y se pueda vender a un precio menor que el de sus competidores. Ahora bien, si bien los índices que maneja el Centro de Estudios para la Producción en base al INDEC muestran que tanto la productividad por hora como la de obrero ocupado aumentan casi un 30% de 2002 hasta 2006, es necesario establecer una comparación internacional. Como el mercado es una realidad a nivel mundial, debemos medir la productividad en diferentes países. De este modo, como era de esperar, la Argentina tiene una escasa productividad a la hora de producir acero crudo. Durante los diez años que van desde 1996 a 2006 la Argentina se mantiene constante en producir 0,05% miles de toneladas por obrero, tres veces menor que su par carioca. A su vez, muy por detrás del país que regula la producción a nivel mundial, China, que en 2004 era casi siete veces más productivo que la Argentina.3

Barranca abajo

El panorama más general de la rama sirve de marco de referencia para evaluar la crisis que vive el sector. Desde el último trimestre del año pasado, la siderurgia nacional ha venido menguando los niveles de producción. Varios indicadores dan cuenta de este fenómeno. Por un lado, hay una caída del índice que mide la evolución del bloque “industrias metálicas básicas” del Estimador Mensual Industrial. Así, vemos que cae de un nivel alrededor del 115% durante todo el 2008 a niveles que rondan el 80% desde enero de 2009, posicionándose en 76,9% en mayo de este año,4 valor similar a los sostenidos durante el 2001. De hecho, en la medición interanual para este último mes representa una caída del 35%. Un panorama similar se dibuja desde el indicador de la utilización de la capacidad instalada. Desde marzo de 2002, el índice se mantuvo alrededor del 80%, dando cuenta del crecimiento de la producción. Así permaneció hasta octubre del año pasado, momento en el que comenzó a caer, llegando en mayo de 2009 a un 58%, el peor valor desde enero de 2002.5 Es decir que en términos relativos estaríamos frente a niveles similares a los de la crisis del 2001.
Si comparamos junio de 2008 con el mismo mes de este año para la producción de hierro primario, la caída es del 43%, pasando de 347 miles de toneladas a 195 mil. El acero crudo sigue una evolución similar. La caída de junio del año pasado a este año es del 37%, una caída de casi 200 mil toneladas. Por último, si evaluamos la suma de acero crudo para el primer semestre de 2008 y la comparamos con el primero de este año, la caída es de casi el 60%6. Vale señalar que este retroceso se verifica también para la producción a nivel mundial, aunque a menor velocidad: también cae a partir del último trimestre del año pasado, y si lo medimos de junio 2008 a junio 2009 se ve una caída del 16%. Aún así, en los primero seis meses que van del año, habría recuperado la mitad de lo que perdió en el último trimestre del 2008.
Ahora bien, algo que podría aparentar ser un signo de recuperación local es que la producción de acero de junio de este año representó un 16% más que el de mayo. Sin embargo, esto que podría ser interpretado como un primer paso para superar la crisis del sector esconde otra realidad. Dicho repunte no vino de la mano de una mayor demanda, sino que desde fines del año pasado se vinieron liquidando stocks, hasta que finalmente tocaron el piso y se debieron recomponer inventarios7. La situación de contracción no se ha superado.

Que la paguen los capitalistas

El sector representa alrededor del 12% de los trabajadores registrados en la industria manufacturera. El impacto de la crisis amenaza uno de principales pilares en la generación de empleo manufacturero post 2001. Esta crisis ya la empiezan a sentir los trabajadores del rubro. La producción del sector “metálicas básicas” ocupó, en el primer trimestre del 2009, 131 mil trabajadores, 6 mil menos que en el tercer trimestre de 2008; y un 3% menos que en el primer trimestre del año pasado.8

NOTAS
1Todos los datos, a menos que se especifique, son en base a WordSteel.org
2Organización que representa a los principales productores de acero de todo el mundo.
3Cominiello, Sebastián; Cristian Morúa y Emiliano Mussi: “Aproximación a la competitividad de la industria argentina a partir del estudio de los costos laborales (1995-2006)” en Anuario CEICS 2008, Buenos Aires, Ediciones ryr, p. 159, en base a IISI, IBGE, BLS, SIJP.
4CEP en base INDEC
5Idem.
6Centro de Industriales Siderúrgicos Argentina, http://www.cisider.org.ar/
7Ámbito Financiero, en versión digital: http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=471189
8Sistema Integral de Jubilaciones y Pensiones –SIJP, en base a INDEC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *