Sobre rieles. El trabajo sindical de la izquierda en los ferroviarios (2002-2007)

Por Martín Hermida – El objetivo de este trabajo es analizar la participación de la izquierda en los cuerpos de delegados ferroviarios. Este estudio forma parte de uno mayor, que se plantea como hipótesis una tendencia creciente de la izquierda a insertarse en la clase obrera argentina. Para ello, realizamos una periodización de la composición del cuerpo de delegados, de 2002 a 2006, verificando a qué organización pertenece cada uno de sus integrantes. Así, podemos medir el peso objetivo de las organizaciones de izquierda y la capacidad de los partidos de formar dirigentes obreros. La falta de fuentes escritas oficiales o partidarias nos obligó a una reconstrucción a través de entrevistas. Los datos han sido cruzados. En los casos que no pudimos realizarlos, especificamos la fuente particular.

Los delegados

En el sindicato de ferroviarios, el cuerpo de delegados se elige cada dos años. Su aparición fue tardía: se comenzó a elegir en forma democrática recién en el 2000. Estos delegados se designan en asambleas por especialidad, ya sea los titulares o suplentes. Se elige un delegado cada g00 trabajadores.

En la línea Mitre, según Jorge Urruchúa (delegado), el cuerpo de delegados de esta línea contaba en el 2000, con doce delegados, que abarcan un amplio sector independiente, junto con la izquierda y el peronismo. En 2002, encontramos cinco integrantes del peronismo, cuatro de la izquierda y tres independientes. A fines de 2002, el “Oso” Rodríguez, delgado antiburocrático y cabeza de la lista celeste, realizó un acuerdo con Pedraza.1 Las elecciones de 2004, sin embargo, dan como ganadora a la Lista Bordó (antipatronal) por 64 votos. En ese entonces, el cuerpo de delegados tenía un radical, cuatro representantes de la izquierda, cinco independientes y sólo dos peronistas. Estos últimos, que habían crecido en el período anterior, vieron mermar su número estrepitosamente, mientras que los independientes crecen y la izquierda se mantiene. En 2006, se agregaron dos delegados más ya que de 1200 trabajadores se pasa a 1500. la Bordó logró un triunfo por 32 votos y se agregaron dos delegados más.

En el Sarmiento, la izquierda ha comenzado a ganar espacios desde 1999. Las listas antipatronales han logrado triunfar con mayor margen en las elecciones para el cuerpo de delegados. La presencia de Rubén “Pollo” Sobrero, delegado opositor desde fines de los ‘90, ha significado mucho en el avance de este movimiento a nivel nacional. Sobrero es militante de Izquierda Socialista y anteriormente del MST. Es decir, desarrolló su militancia dentro de un partido de izquierda. Actualmente, el Sarmiento es la línea con más presencia de la izquierda, con siete delegados.

La nueva delegación del Belgrano norte ganó a fines del año pasado. En las últimas elecciones, la izquierda consiguió 5 delegados. Según José Trejo, (delegado), ese triunfo fue una continuidad del movimiento iniciado en 2005 por reclamos salariales, a partir de recolección de firmas y posterior convocatoria a Asamblea. En este proceso, se consiguió una suma fija no remunerativa de $450, a cuenta por seis meses, y la prórroga del Convenio hasta el 31 de diciembre de 2006. En un fenómeno similar al Mitre y el Sarmiento, los delegados presentaron este año una “Tabla salarial” en paritarias para elevar sus salarios en $750.

Con respecto a las otras líneas, el Roca, según Reynoso, la burocracia aprovechó algunos avances del conjunto del gremio ferroviario, de modo tal que compensó sus carencias y logró crecer. Al haber oposición, se lograron mejoras salariales que la burocracia tuvo que usufructuar, situación que capitaliza al tener el cuerpo de delegados a su favor. En el Urquiza, el cuerpo de delegados estaría en manos de un sector pro burocrático. Lo mismo sucedería el San Martín, que cuenta sólo con la presencia de algunos jóvenes de boletería, pertenecientes a corrientes cercanas al Partido Comunista. Por último, el cuerpo de delegados del Belgrano sur lo tendría un sector de la Lista Celeste (patronal).

Conclusión

El movimiento de lucha se gestó en paralelo al crecimiento de la izquierda. Un desarrollo que puede verificarse en el número de delegados. El mayor peso estuvo las líneas Mitre, Sarmiento y Belgrano norte. Es importante señalar que esta inserción puede parecer muy exigua. Sin embargo, se debe remarcar que sus posibilidades de intervención real son muy recientes. El fenómeno más saliente, de todos modos, es que una importante fracción de los trabajadores ha manifestado una ruptura con las direcciones burguesas, sin depositar su confianza aún en dirigentes de izquierda. Es lo que se observa en el crecimiento de los “independientes”. Su recorrido los acerca a las organizaciones que han mostrado luchar contra las direcciones burguesas. Ganar a este sector es una tarea pendiente. En esta perspectiva colabora el hecho de que los militantes de izquierda se expresen como las direcciones más visibles en los enfrentamientos.


Notas

1En este acuerdo, según Jorge Urruchúa, se reforman los estatutos, dividiéndose a la seccional norte en dos (Gran Buenos Aires norte y Tren de la Costa, por un lado, y Victoria, ahora comandada por Rodríguez, por el otro). Rodríguez se llevó para su causa a un delegado titular y dos suplentes, pero igualmente es derrotado en 2003 por la Lista Bordó, conformada por viejos integrantes de la celeste y otros nuevos, lo mismo que en 2006.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *