SAN LUIS: Un nuevo formato para la degradación educativa – Piero Gastón Penna y Romina De Luca

rodriguez saaA fines de 2016, el Gobernador de San Luis, Alberto Rodriguez Saá, inauguró la primer “Escuela Generativa” de la provincia, para fines de 2019 se planean “construir” 100 más. Se trata de un nuevo formato que se suma ya a la larga lista existente de ofertas como el “Programa de Inclusión Educativa”, las “Escuelas Digitales”, el “Plan 20/30” (similar al Fines II versión local), y “Aulas Siglo XXI”. Las Escuelas Generativas pretenden emular el modelo finlandés pero no son más que aguantaderos infanto-juveniles muy en sintonía con el esquema de obligatoriedad y ampliación de la jornada vía talleres que impone el Plan Maestro.

¿En qué consisten estas nuevas “escuelas”? En teoría, según el gobernador, un formato donde “los chicos tienen que jugar, jugar, jugar y jugar” y aprender jugando. Las escuelas generativas van a ofrecer un título primario y secundario con validez provincial (avalado por la Universidad de La Punta) a todos aquellos que se inscriban a partir de los 8 años. El nuevo formato es flexible, no graduado y, en teoría, personalizado. El currículum se concentraría en áreas elegidas junto a la comunidad (deporte, arte, cultura, calentamiento global, etc.) y cada escuela define su proyecto pedagógico. En estas escuelas no hay exámenes/evaluaciones (“porque los chicos se estresan y bloquean emocionalmente”), ni divisiones en grados, la asistencia es completamente libre, no hay horario de ingreso-salida (la “escuela” permanece abierta de 9 a 12 hs) y la escuela permanece abierta los 365 días del año. Los docentes son apenas “coordinadores pedagógicos”, facilitadores, orientadores. El nuevo formato busca “acercar” la escuela a la comunidad y, por eso, las generativas funcionan en clubes, ONG’s, iglesias, parques y otros espacios paraestatales. En efecto, la primera escuela se inauguró en el Sporting Club Victoria y rápidamente se realizaron reuniones para inaugurar otras más. El sindicato de la carne y el SMATA ya dijeron presentes y planean crear sus propias escuelas. El beneficio para el Estado es claro: con la excusa de acercar la educación a la comunidad terceriza su función y crea una red de escuelas paraestatales similares a las del Fines 2. Así, se precariza el trabajo de los docentes no solo porque el formato curricular no es claro sino porque deberá emplearse en peores condiciones: un club de barrio no dispone de la misma infraestructura que una escuela. Con la excusa de la innovación vamos a trabajar en peores condiciones. Además ¿quiénes van a mantener los talleres durante el receso escolar? Como si eso fuera poco, el acceso a la docencia está mediado por la Universidad que se encarga, además, de preparar a los docentes de la nueva escuela.

La provincia de San Luis no es una isla. Reproduce la tendencia a la “fineslización” de la educación vía precarización, paraestatalización escolar y degradación curricular (talleres en lugar de contenidos). Los docentes aparecemos como los convidados de piedra de esta reforma que lo único que hará es degradar la educación de nuestros alumnos y mejorar “ficticiamente” los índices de rendimiento educativo de la provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *