Repudiamos la represión a la comunidad Pu Lof

policeEn los últimos días, fuerzas represivas nacionales y provinciales, arremetían nuevamente sobre la comunidad “Pu Lof en Resistencia”, asentada desde marzo de 2015 sobre tierras bajo propiedad irregular de Benetton, en el departamento chubutense de  Cushamen, a 130 km de Esquel. El operativo comenzó el martes por la mañana con un allanamiento dictado por la Justicia Federal, con la intención aparente de retirar los materiales que habrían sido colocados sobre las vías del Viejo Expreso Patagónico La Trochita y que impedían su circulación en la zona. La embestida, que incluyó un operativo cerrojo, con piquetes de gendarmes sobre la ruta 40 para aislar la zona, dejó como saldo 9 detenidos y varios heridos. Cuando la Gendarmería estaba culminando este primer asalto, cerca del mediodía del mismo martes se sumó la división Montada de la Policía del Chubut por orden del juez José Oscar Colabelli, en el marco de otra causa contra la comunidad por abigeato. Durante el procedimiento, se llevaron todos los animales que había en el lugar.

Tras movilizaciones y acampe frente al Juzgado Federal y la Unidad 14 de la Gendarmería, esta misma noche hubo una nueva incursión de las fuerzas represivas. Las primeras informaciones indican que hay compañeros con heridas de bala.

Se suele atribuir el incremento de la violencia en estas zonas a un tipo particular de desarrollo agrario, el comúnmente llamado “modelo del agronegocio”, que se distinguiría por su carácter extractivo y la injerencia de capitales trasnacionales. Sin embargo, estos planteos dejan de lado el problema de fondo: que la actividad está guiada por la búsqueda de aumentar la tasa de ganancia en países donde el capital condena a gran parte de su población al carácter de sobrante. El problema no es un aparentemente nuevo modelo de desarrollo agrario, es decir, no es un problema técnico o de la nacionalidad de los capitales que intervienen, sino la transformación de los espacios rurales según las necesidades de la ganancia capitalista. Tanto Benetton como Lewis son tan usurpadores como cualquier burgués porque las tierras, los bienes y la ganancia que poseen provienen de la explotación, de la apropiación de trabajo ajeno. Son usurpadores porque son burgueses, no porque sean extranjeros, ni pertenezcan a alguna categoría diferente de la de cualquier burgués.

Los miembros de la comunidad Lof tienen que ver garantizados su vivienda y su trabajo. Pero para eso es necesario que esas tierras sean estatizadas y puestas en producción bajo control de los trabajadores, que los trabajadores de la comunidad sean empleados por el Estado, para que nadie pueda usufructuarlas privadamente.

-Libertad inmediata de todos los compañeros detenidos

-Restitución de todos sus bienes retenidos

-Inmediato esclarecimiento de los hechos y renuncia de todos los responsables.       

-Por la estatización bajo control obrero de las tierras para su puesta en producción de forma colectiva

 

Razón y Revolución

1 respuesta

  1. Daniel dice:

    Muchas gracias por la información que no se ve y no está en la agenda de los medios de difusión, y cuando está es distorsionada, ahistórica y despolitizada, encubriendo la lucha de clases que existe y genera toda clase de sufrimientos, como estos mencionados. Cuan terrible es que les saquen los animales a estas personas! del lugar donde viven: que los echen tan indignante y criminalmente! Esto deja en evidencia que es importante comprender muchas cosas, entre ellas la ideología que se utiliza que la nación es de todos cuando no es así, es una nación capitalista, y el nacionalismo es el engaño para que la clase obrera se sienta parte, cuando todo esta apuntado a la ganancia de los capitales a costa y el sufrimiento de la explotación de las personas obreras y sus familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *