Promesas vanas… Acerca de la experiencia del Polo Textil Barracas

a68juliaJulia Egan
GICOA-CEICS
 
Centro Demostrativo de Indumentaria, un nombre rimbombante para una experiencia que llevó más tiempo de planeamiento y propaganda que de implementación real: cuatro años para que funcionara y dos de actividad efectiva. Participaron allí el kirchnerismo y el macrismo. Hoy, recurre al ajuste y a la amenaza de cierre. Aquí le contamos su historia.
 
El Polo Textil Barracas, también conocido como Centro Demostrativo de Indumentaria (CDI), es un espacio destinado al desarrollo de la industria de la confección de indumentaria y a la capacitación de costureros provenientes de empresas informales o clausuradas por malas condiciones de trabajo. En este sentido, uno de sus objetivos es la promoción de un salario justo y una jornada laboral legal. El CDI cuenta con una nave industrial de 1.200 metros cuadrados, dividida en nueve unidades de 80 metros que albergan un máximo de 15 trabajadores cada una1. Es decir, en el espacio podrían emplearse un máximo de 135 trabajadores. Entre los responsables de su emplazamiento se encuentran el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) -encargado del diseño del proyecto-, la administración de las instalaciones y la capacitación de los trabajadores, el ex Ministerio de Producción de la Ciudad de Buenos Aires (gestión Telerman, 2006-2007) y la Corporación Buenos Aires Sur (a cargo de Cristian Ritondo, del PRO) que han adquirido y acondicionado el inmueble. El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que opera como proveedor de la maquinaria y del capital de trabajo. Por último, encontramos a la Fundación La Alameda junto con la Unión de Trabajadores Costureros, quienes incentivaron y acompañaron la realización de este proyecto2
Una gota en el océano
 
Desde un principio, el CDI estuvo involucrado en reclamos por parte de trabajadores y organizaciones sociales. En 2008, antes de ser inaugurado, La Alameda denunció el retraso de las obras que se habían iniciado un año atrás. La ceremonia oficial de apertura tuvo lugar en agosto de 2009, pero fue puesto en funcionamiento efectivo un tiempo después. Durante este año, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) señaló el carácter aislado de la experiencia del CDI. Considera que debería extenderse y convertirse en política de Estado para combatir el “trabajo esclavo”.
A mayo de 2011, en el CDI desarrollaban sus actividades cinco cooperativas: Cooperativa Cildañez 6 (producción en Denim y ropa de trabajo), Cooperativa Deán Funes (tejeduría de punto y confección de prendas finas), Cooperativa 1º de Julio (confección en tejido de punto y plano), Cooperativa Hilvanando Ideas (confección en tejido de punto) y la Asociación “Yo no Fui”, compuesta por mujeres privadas de su libertad. Entre todos, sumaban unos 60 costureros estables en el predio. Hay que tener en cuenta que el número aproximado de trabajadores de la rama para 2011 asciende a 170.000, de los cuales aproximadamente 120.000 no se encuentran registrados3. Además, los salarios de convenio son tan bajos que en el mismo se señala que cualquiera sea el resultante de las escalas salariales establecidas, la remuneración no podrá ser inferior al salario mínimo, vital y móvil vigente (CCT 626/11). 
Otras cuatro cooperativas se encontraban realizando los trámites para participar en el proyecto, entre ellas la integrada por los trabajadores de Lacar. Lacar fue vaciada en 2011, dejando 250 trabajadores en la calle, quienes desde entonces están luchando por la expropiación de las máquinas y de las herramientas, así como de la marca de la empresa. Sin embargo, las posibilidades de incorporación de nuevas cooperativas al proyecto son limitadas, ya que el “Polo Textil” apenas tenía espacio para que se emplearan 135 costureros y, de estas plazas, 65 ya están cubiertas. 
 
El Estado como empleador
 
Las prendas confeccionadas tuvieron como principal destino diferentes dependencias del Estado. En el marco del Programa Guardapolvos, del Ministerio de Desarrollo Social, se realizó el corte de más de 30.000 guardapolvos y se confeccionaron gran parte de ellos. Por otra parte, se diseñó una línea de ropa de trabajo mediante la adhesión al Programa Compromiso Social Compartido del INTI, el cual también permitió la participación en licitaciones y compras de distintos organismos nacionales (INTI, Ejército Argentino y Ministerio de Ambiente y Espacio Público del GCBA, entre otros)4.  
Sin embargo, la creciente crisis financiera del Estado comienza a dificultar el desarrollo de esta experiencia, incluso en los términos precarios en los que estaba planteada. La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) denunció hace pocos meses que se han cortado los ingresos del CDI y que no se puede retirar la caja chica desde abril de este año. Debido a esta situación, los cooperativistas y los técnicos del INTI debieron juntar dinero de sus salarios para pagar servicios varios (teléfono, luz e internet). Además, desde marzo dejó de brindarse el desayuno a los trabajadores. También denuncian que las cooperativas no reciben ningún tipo de subsidio para competir con las grandes marcas y los talleres y que se ha eliminado la línea 1 del Programa de Trabajo Auto-gestionado (PTA)5. Este programa consiste en 600 pesos mensuales que perciben los trabajadores de empresas autogestionadas o cooperativas cuyos sueldos aún no alcanzan el salario mínimo, vital y móvil. Hasta diciembre de 2011, la línea 1 beneficiaba aproximadamente a 19 mil trabajadores. Fue creado a partir del reclamo de los obreros del sector, que exigían el mismo trato que los trabajadores privados que percibían el Programa de Recuperación Productiva (RePro). Para obtener este último, las empresas deben lograr acreditar una situación de crisis y, a cambio, no realizar despidos. Mientras la línea 1 fue eliminada durante el transcurso del año, el RePro representa actualmente $1.000 del salario de convenio de 139 mil trabajadores de todo el país. De esos, 14.319 subsidios corresponden al rubro textil6. Ante el recorte de la línea 1 del PTA, el Encuentro Amplio Nacional de Cooperativas Autogestionadas anunció cortes y movilizaciones a nivel nacional para el miércoles 7 de marzo. Los reclamos incluían la defensa y aumento a $1.200 de la línea 1 del Programa, una ley de expropiación nacional (sin costo para los trabajadores y bajo gestión obrera), el rechazo a los vetos provinciales y la formulación de políticas de fondo para las empresas recuperadas y otras autogestionadas7. Sin embargo, hasta ahora, el recorte no ha sido revertido.
Un paso más
 
Como hemos visto, la acción del CDI de Barracas no aporta los elementos necesarios para mejorar la situación de los trabajadores que ocupa. Sin la presencia del Estado (su principal cliente y financista), las cooperativas no podrían subsistir. Además, como mencionamos otras veces, la propia asociación cooperativa despoja a los trabajadores de sus derechos elementales. Tal como estaba planteado, el proyecto estaba destinado a fracasar. Es necesario que los compañeros salgan de la telaraña cooperativista en la que están entrampados y luchen para ser reconocidos como empleados directos del Estado, registrados bajo convenio. De esta manera, no sólo se cumpliría con el blanqueamiento si no también con la finalización de la tercerización de los obreros que proveen al Estado. 
Con todo, esta alternativa -que resulta útil y viable para estos trabajadores- no resuelve la situación del conjunto de los obreros de la rama. La misma es apremiante y debe ser resuelta. Además, las diferencias vigentes para el sector estatal y privado aumentarían la competencia entre ellos, debido a los menores costos que presentan las empresas que no respetan las condiciones de trabajo. Tal es así que la misma Gendarmería y la Policía Federal se proveen de talleres ilegales para disminuir sus gastos8. Exigir el cumplimiento de la ley de trabajo a domicilio y, donde sea posible, la concentración fabril resulta clave para romper con la atomización que impone el trabajo en los talleres y encarar la organización y la lucha por mejores condiciones laborales.
 
NOTAS
1 Véase www.buenosaires.gob.ar/noticias/?modulo=ver&item_id=6&contenido_id=19593&idioma=es
2 Véase www.inti.gov.ar/sabercomo/sc79/inti7.php.
3 Véase www.inti.gov.ar/textiles/indumentaria/info_economica_del_inti.htm
4 Véase www.inti.gob.ar/sabercomo/sc100/inti2.php.
5 Véase http://ctep-argentina.blogspot.com.ar/2012/05/los-trabajadores-de-la-economia-popular.html
6 Véase www.agemep.com/Lectura.asp?id=150.
7 Véase www.8300.com.ar/2012/03/28/petitorio-del-encuentro-amplio-nacional-de-cooperativas-autogestionadas.
8 Véase www.clarin.com/zona/compra-ropa-ilegal-iletrucegal_0_573542725.html.

 

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *