PROmesas peligrosas. El programa que se oculta detrás de Mauricio Macri – Valeria Sleiman

Promesas

PROmesas peligrosas
El programa que se oculta detrás de Mauricio Macri
 
Valeria A. Sleiman
LAP-CEICS
 
Mauricio Macri aparece como uno de los propulsores del 8N y un firme candidato al 2015. Si pensaba votarlo, en este artículo le contamos cómo ha administrado la ciudad de Buenos Aires, qué ha hecho con la educación, la salud, la vivienda y la cultura. Además, analizamos lo qué piensa hacer si llega a la presidencia. 
 
El 8N, uno de los nombres más escuchados en boca del gobierno (para estigmatizarlo) y de la calle (para aplaudirlo) fue el de Mauricio Macri. Muchos manifestantes mostraron simpatía hacia el jefe de gobierno, quien aparece como presidenciable y hasta como candidato a diputado por la Provincia de Buenos Aires.  Frente al cacerolazo, llamó a participar sólo con la bandera nacional, entendiendo que “nos representa como hombres libres”. En relación al 20N, aunque avaló la protesta, tomó distancia de los piquetes. Calificó de “justos” los reclamos, pero cuestionó los cortes de ruta y los obstáculos en el tránsito. Dijo que nunca estuvo a favor de los piquetes y que no iba a estarlo ahora, pero coincidió con el “espíritu” de la protesta. ¿Quiere saber quién es realmente Mauricio? Analicemos su gestión…
 
Va a estar bueno…
 
En materia de salud, desde el 2008 la gestión PRO comenzó a planificar el cierre del Hospital Neuropsiquiátrico Borda y otros establecimientos similares. Su proyecto suponía la creación de un centro de evaluación y derivación de pacientes, que atendiese los primeros momentos de crisis, y diez centros de internación, con un número acotado de camas para una estancia breve. Este año, mientras los internos atravesaban las peores condiciones de vida, sin gas y sin agua caliente, Macri intentó desalojar el Borda. Todo el personal se opuso y la Comisión Interna de ATE resistió la medida. La idea del gobierno de la ciudad era utilizar ese espacio para construir un nuevo Centro Cívico, donde funcionase la Jefatura de Gobierno y cinco ministerios, que costará 250 millones de dólares. Hoy, gracias a la ayuda del kirchnerismo en la legislatura, el sueño de Mauricio puede hacerse realidad. 
La Unión de Trabajadores de la Educación denunció el cierre de la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital Durand, debido a la sobrecarga laboral de los profesionales que allí se desempeñan. Son nueve enfermeros para siete días, de los cuales sólo dos tienen conocimientos de terapia intensiva. La Dirección General de Recursos Físicos en Salud utilizó poco más de 4,3 millones de pesos cuando tiene un presupuesto anual vigente de más de 152 millones (un 2.83 %de los recursos disponibles) [1]. Últimamente, sancionó el Decreto nº 260 que dispone una reestructuración del actual modelo de hospital público, que afecta a los trabajadores de la salud, principalmente los enfermeros [2]. 
¿Y en cultura? Durante el 2008, los trabajadores del Programa Cultural de Barrios hicieron público que el Ministerio de Cultura del GCBA estaba cerrando más de 500 talleres artísticos a los que asistían miles de vecinos, lo que implicaba que aproximadamente 250 docentes desarrollaban allí su actividad laboral [3]. Además quedaron a la vista las estafas laborales que el GCBA cometía contra los trabajadores en ese espacio: los docentes se renovaban todos los años y luego los contrataban a través de locaciones de servicios, desconociendo la relación de dependencia entre el trabajador y el Estado. Más tarde, el contrato tomó condiciones de cierta relación de dependencia, aunque no se les reconocía la antigüedad, licencias y demás derechos laborales.  
En materia de educación, durante septiembre de este año, los estudiantes secundarios protagonizaron un conflicto en el que se movilizaron, realizaron clases públicas, piquetes y tomas de escuelas en oposición a la transformación curricular del nivel encarada por el macrismo. En el 2008, los secundarios tomaron alrededor de 20 colegios frente a un recorte de las becas estudiantiles. En el 2010, el reclamo era por reformas edilicias, viandas, becas y por la ejecución y el aumento del presupuesto educativo [4]. Recordemos también los paros docentes realizados con motivo del proyecto de supresión de las Juntas de Clasificación Docente (que luego obtuvo sanción), por la que –entre otras cosas- se pone trabas a la inscripción de los docentes y no pueden anotarse automáticamente en las materias que su título habilita, sin contar que el sistema de inscripción es poco claro e ineficiente. Otras medida fue la instalación de cámaras filmadoras en las escuelas de la ciudad, idea de Esteban Bullrich, ministro de Educación porteño, con la excusa de prevenir el delito, violando la intimidad de los docentes y pretendiendo resolver así lo que en verdad es un problema social [5]. 
También podemos mencionar por caso la Escuela de Capacitación Docente, que es un capítulo más dentro de las políticas de ajuste sobre el sistema educativo. Los docentes organizaron planes de lucha frente a los que el macrismo respondió con el cierre de más cursos, espionaje y persecución [6].  
No podemos dejar de lado el tarifazo del subte, cuando el PRO se hizo cargo de la prestación del servicio.
Los reclamos por viviendas dieron como respuesta, en muchos casos, la represión lisa y llana, como la aplicada a las familias de Soldati, que pedían que el gobierno finalice con el plan de viviendas que habían prometido. Esta gestión se caracteriza también por perseguir a la sobrepoblación relativa bajo la forma de “manteros”, en Liniers, Florida y Constitución.
 
La propuesta
 
El PRO publicó su programa político en la web de la fundación PENSAR, dedicada a diseñar políticas económicas para el jefe de gobierno. Sus principales integrantes son Francisco Cabrera (ministro de Desarrollo Económico de la actual gestión), Humberto Schiavoni (ex ministro de Economía de Misiones y ex director de Yaciretá), Sergio Bergman, Miguel Braun, Iván Petrella y Federico Sturzenegger  (actualmente presidente del Banco Ciudad de Buenos Aires y ex secretario de política económica de la Argentina, en 2001). 
Entienden que el atraso cambiario es la “madre de todos los problemas”, por lo que piden un dólar más alto, es decir la devaluación de la moneda, lo que implica una pérdida adquisitiva del salario. En cuanto al impuesto al salario, creen que la Argentina debería tender a un sistema tributario con mayor incidencia de este mecanismo, aplicado de manera progresiva. Se inclinan porque el impuesto a las ganancias incluya a más contribuyentes [7]. Detallaron que debe aumentarse el mínimo no imponible, pues de lo contrario la inflación hace que el ingreso en la categoría sea automático, ya que los aumentos de salario se producen para enfrentar a la inflación y eso hace que más personas se vean inmersas en el mínimo que establece la ley para el pago. Pero no consideraron que el impuesto deba eliminarse ni que corresponda realizar salvedades de acuerdo a la condición de asalariados de quienes deben pagar. En relación a YPF, se muestran en contra de la estatización, a la que llaman “expropiación”, por lo que se inclinarían a una especie de reprivatización o que, al menos, YPF funciones como una empresa privada, algo que está a tono con lo que quiere Galuccio. Asimismo, consideran necesario que se realicen inversiones de capitales extranjeros y que la Argentina pueda volver a tomar deuda. Aquí, no hay diferencia alguna con el programa kirchnerista. 
Con respecto a los planes asistenciales, la fundación se muestra de acuerdo sólo con un seguro de desempleo que se entregue de forma transitoria y condicionado a una serie de evaluaciones al beneficiario. En concreto, un recorte de la ayuda social. En cuanto a las AFJP, apoyan su continuidad, es decir, bregan por la privatización de las jubilaciones. No es muy difícil darse cuenta que estamos ante un programa liberal, con severos ajustes a los niveles de vida de la clase obrera. En particular, en salud, educación y cultura. 
 
Alianzas a derecha
 
El objetivo del PRO es “avanzar en una construcción política capaz de representar a esos argentinos que no están conformes con el kirchnerismo” [8]. Así lo demuestra en su acercamiento al aparato bonaerense como al de otras provincias. De Narváez dijo que apoyaría una eventual candidatura de Macri en la provincia de Buenos Aires. Hugo Moyano  también se mostró junto a Mauricio, quien dejó clara su disposición de “trabajar juntos lejos de la confrontación”. Ninguno de los dos desmintió la posibilidad de una alianza electoral a futuro, aunque los sectores liderados por Gabriela Michetti no comparten la idea de acercarse al sindicalista. Desde el duhaldismo, Carlos Brown también apoyó la propuesta. Emilio Monzó, ministro del gobierno macrista, afirmó que se encuentran en tratativas con el frente Cívico de Catamarca y con el gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi, mientras apunta al territorio bonaerense con vocación de acordar con el PJ disidente [9].     
La alianza Macri-Scioli parecía una posibilidad. Pero los cruces entre ambos los alejaron del eventual acuerdo, principalmente cuando Scioli intimó públicamente a Macri a poner en marcha la Ley de Basura Cero. En ese contexto, Mauricio se mostró con los intendentes de San Isidro y Malvinas Argentinas, Gustavo Posse y Jesús Cariglino, con quienes aparentemente piensa conformar un frente electoral, tal como señaló mientras recorría el partido de Escobar. La provincia de Buenos Aires es un terreno donde Macri y el PRO no hicieron pie aun, por lo que los primeros acercamientos los realiza de la mano de su primo, Jorge Macri, actual intendente de Vicente López. El PRO baraja los nombres de Cariglino y Martín Redrado para la provincia de Buenos Aires [10]. Un dato no menor es el triunfo de Angelici –empresario del juego en la provincia de Buenos Aires- en la elección deportiva de Boca Juniors, en tanto aparece como la promesa de convertirse en la pieza clave del armado político del PRO en la provincia de Buenos Aires. Dispone de las patotas que puede manejar como presidente de un club de fútbol y tiene acceso a la caja que generan los juegos de azar en la provincia. En la ciudad, ya lo tiene a Miguel Braun, cuya familia es una de las tres accionistas principales del Banco Galicia que controla las cuentas sueldo de la Policía Metropolitana [11].   
Así, resulta evidente que si los reclamos apuntan a mejorar la condición general de la clase obrera, Macri no constituye una alternativa cierta. Aquellos obreros a los que no les toque el ajuste salarial, perderán en el terreno de la salud y la educación. Todas las expresiones del PRO son propias de un programa liberal y antiobrero: la suba del dólar, el empobrecimiento del sistema de salud y la descomposición del sistema educativo, el endeudamiento, las restricciones a la intervención del estado, la represión a pobres y obreros, la criminalización de la protesta social. Apoyar a Macri en estas elecciones implicaría profundizar la miseria general y alejarse de las conquistas obreras conseguidas. 
 
 
NOTAS:
[1] http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-200422-2012-08-06.html 
[2] Véase Viñas, Nicolás: “Por el cansancio, ves un medicamento y pensás que es otro”. Entrevista a enfermeros de hospitales públicos, en El Aromo nº 69 y Álvarez Prieto, Natalia: “El Estudiantazo. La movilización de los secundarios en Capital Federal”, en El Aromo nº 57.     
[3] http://www.ramona.org.ar/node/19688 
[4] Véase Álvarez Prieto Natalia: “Un malestar sin rumbo. La reforma de los planes de estudio de la educación técnica y las tomas de escuela en la Capital Federal”, en El Aromo nº 69
[5] Véase De Luca, Romina: “Méritos, premios y castigos. Clasificación y disciplinamiento docente en la Ciudad de Buenos Aires”, en El Aromo nº 63.  
[6] Véase Álvarez Prieto, Natalia: “Docentes a destajo. La política macrista para la formación docente y el vaciamiento del CePA”, enEl Aromo nº 59.  
[7] http://www.clarin.com/politica/Coincidencias-debate-tecnicos-Carrio-Macri_0_472152965.html 
[8] La Nación, Macri: “El relato K va a contramano de lo que reclama la gente” del 15/11/2012. 
[9] La Nación, Facundo Moyano también se abrazó con el PRO del 07/11/2012 y La Nación, Luego de la foto con Moyano, Macri piensa en un gran frente opositor del 24/10/12.   
[10] La Nación, Los cruces entre Macri y Scioli alejan un acuerdo del 30/11/12 e Infobae, Con opositores, Macri llamó a formar una “alternativa de poder” del 29/09/12.  
[11] Ámbito Financiero, Los radicales macristas ahora festejan doble ascenso de Angelici del 12/12/12 y La oposición cuestiona que Macri designe a un hijo de banqueros en el Ciudad del 22/08/12. Ver lapoliticaonline.com  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *