PARANÁ – INFRAESTRUCTURA: Edificio propio se busca

Por Nicolás Mieres

Durante el año 2008 comenzó una lucha que movilizó a padres, alumnos y docentes que tuvo como objetivo, el nuevo edificio para la Escuela Secundaria N°16 “Del Centenario”. Recién en el 2015, se logró gestionar el presupuesto y recién para el ciclo lectivo 2017 se inauguró la nueva escuela. Sin embargo, ahí empezaron otra serie de problemas: el nuevo edificio tenía problemas de humedad en los techos, vidrios rajados; problemas en los baños, en sanitarios y desagües, detalles de pintura, entre otros. Las autoridades realizaron un relevamiento que fue presentado a las autoridades del CGE. Aún hoy la escuela aguarda por ciertas reparaciones que son frenadas por la máquina burocrática estatal.

Aún funcionan en el edificio de la Escuela primaria N° 1 “Centenario”, la escuela primaria propiamente dicha en ambos turnos. A esa escuela se agrega la Escuela N° 3 “Bernardino Rivadavia”, (cuyo edificio fue consumido por un incendio en octubre del 2016 y aun aguarda se terminen las reparaciones).. A la Rivadavia se suma el ESJA N°4 “Maximio Victoria” (que funciona en el subsuelo, en condiciones deplorables) y la carrera de Licenciatura y Tecnicatura en Turismo, de la Facultad de la Ciencias de la Gestión (FCG) de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER). Obviamente, el cuadro es más que preocupante: escuelas amontonadas, uso de los edificios por distintos niveles intando a convivir niños con adultos, con diferentes preocupaciones y necesidades.

La espera de reparaciones que nunca llegan, no es el único problema de la Secundaria “Del Centenario” porque pareciera que va a seguir la misma superposición de escuelas que alcanza a la primaria. Precisamente, en abril de este año, la CGE comunicó al equipo directivo que tenían la decisión de alojar a la Escuela Secundaria de Adultos N° 81 “Fermín Chávez” en el nuevo edificio. La decisión fue tomada por las autoridades del CGE y por el Director Departamental de Escuelas de Paraná, Fabián Monzón quienes resuelven sin haber hecho un relevamiento del edificio, sin consultar la disponibilidad de aulas: la secundaria no solo funciona en doble turno sino que durante la noche funciona la Escuela Superior de Jóvenes y Adultos Nº23 “Josefina Zubizarreta” en el primer piso. La Escuela Secundaria de Adultos N° 81 “Fermín Chávez”, funcionó en un domicilio alquilado a un particular y si bien el contrato venció en 2016, la escuela siguió ocupando el edificio. El contrato vencido implica que ni el dueño del edificio se hace cargo de los arreglos ni el CGE: alumnos y docentes que usan a diario esa escuela son los únicos convidados de piedra de esta situación que degrada sus condiciones de trabajo y de estudio. Mientras tanto, el dueño y el CGE juegan a las escondidas y parecen afirmar “yo no fui”.

¿Cómo resuelven las autoridades de la departamental la falta de edificios? Superponiendo escuelas. En lugar de crear y construir nuevas resuelve por la vía del amontonamiento. El caso de la Escuela Secundaria Nº 16 y la Chavez evidencia los problemas: pretenden hacer convivir adultos con menores, compartiendo baños y espacios comunes. El resultado: se enfrenta la comunidad educativa entre sí porque, por un lado, los docentes de la Escuela Nº 16 resisten la llegada de la Chávez y los de la Chávez se movilizan junto al sindicato ya que recibieron orden de abandonar el edificio alquilado en mayo.

La movilización de la comunidad educativa de la Chávez hizo que fueron recibidos por los vocales políticos del CGE, el director departamental de escuelas, Fabián Monzón, y la directora de Arquitectura Escolar, Ana Abreu. Los funcionarios manifestaron que “garantizarán que la escuela no se quede sin edificio”, demostrando que la organización de la comunidad educativa tiene la fuerza necesaria para revertir la creciente degradación educativa que implicaba la fusión con la Nº 16.

Sin embargo, también grafica que no alcanza con tomar el problema de forma aislada. Tal vez la Chávez consiga nuevo edificio pero no tardará en proponerse que lo comparta con otra escuela en problemas. Por eso, la tarea que se impone es la realización de un censo de infraestructura escolar que releve las necesidades del Departamento. Un relevamiento integral que reseñe el estado de conservación de los edificios, las necesidades de infraestructura para albergar a la matrícula, la creación de escuelas con patios, espacios de esparcimiento, gabinetes, laboratorios digitales, entre otros. Tenemos que tomar el problema en nuestras manos. Invitamos a todos los compañeros a hacernos llegar datos de las necesidades de sus escuelas, fotos con los problemas de infraestructura, crónicas sobre la cotidianeidad escolar en escuelas superpuestas.

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *