Otra vez la izquierda con Milani

La unidad de la izquierda con los represores de cara al aniversario del crimen de Santiago Maldonado

El próximo miércoles la izquierda, el Encuentro Memoria Verdad y Justicia y las organizaciones y organismos de DDHH kirchneristas marcharán codo a codo a Plaza de Mayo. Es la segunda movilización que comparten en menos de una semana. El jueves pasado, todos confluyeron para rechazar el decreto represivo de Macri y defender el decreto de Néstor, de igual contenido represivo. Ahora, lo hacen para reclamar justicia por el crimen de Santiago Maldonado.

Tal como lo hemos venido denunciando sistemáticamente hace ya más de un año, la izquierda viene apostando a un frente antimacrista que incluye al kirchnerismo, a partir de un supuesto “salto cualitativo” en la represión y el ajuste. Los compañeros creen que así explotan las “contradicciones” de la base K con su dirigencia. Sin embargo, el resultado de esta acción mancomunada no es otro que la reconstrucción del kirchnerismo de cara a las elecciones del próximo año. Los ganadores son obviamente Cristina, el Papa y sus respectivas tropas.

¿Por qué? Es sencillo. La movilización de este miércoles constituye, por sobre todas las cosas, un acto de encubrimiento. Ese día, honestos militantes estarán entremezclados con asesinos, ladrones y ajustadores. Desde el escenario no se los señalará como los responsables del armado de la estructura represiva en la Patagonia, se olvidará a los más de 40 luchadores asesinados por Néstor y Cristina, no se dirá palabra sobre las represiones que son moneda corriente aún hoy en tierra de Alicia K, se recordará probablemente la represión a los mapuches pero se callará la perpetrada por Insfrán contra los qoms. Ni que decir de mencionar explícitamente a quienes entronizaron a Milani.

No se trata de ninguna especulación, dado que la convocatoria es suficientemente clara. Tanto los K como la izquierda acordaron un flyer común con dos consignas: “El Estado es responsable” y “Santiago es solidaridad”. La primera puede parecer un avance, porque durante buena parte del año pasado se habló solo de la responsabilidad del gobierno. Sin embargo, denunciar al Estado y movilizarse con quienes lo administraron durante más de una década, dejando un tendal de muertos, convierte a la consigna es un mero formalismo que acaba por apuntar solamente a Macri. La segunda consigna está completamente lavada y constituye un insulto a la lucha de Santiago. Solidario es McDonalds cuando hace el McDía Feliz y dona sus ingresos a la lucha contra el cáncer. La “solidaridad” de Maldonado tenía un contenido bien específico. Él puso su cuerpo al servicio de la clase obrera. Se podrá discutir su programa o las perspectivas de la lucha de quienes se reivindican mapuches, pero a todas luces el término “solidaridad” no le hace justicia. Fue un luchador que enfrentó al Estado y por eso murió.

El contenido del acto no mejora el panorama. Primero, se hará un recital con bandas. Luego, comenzará el acto propiamente dicho. Allí hará uso de la palabra un familiar y se proyectará un video consensuado entre las dos partes convocantes. Es decir, no hay documento. Si se mira bien, toda la forma de la movilización muestra un claro abandono de ciertas tradiciones de la izquierda argentina. Ya no se marcha de Congreso a Plaza de Mayo, ya no se elabora un documento que desenvuelva el contenido de las consignas. Ahora solo amontonamos gente para escuchar música y ver un video (¿Qué sigue? ¿Un escenario 360º a lo Durán Barba?).

Seguramente se dirá que el reclamo es suficientemente conocido, que todos saben que quienes se movilizan allí ese día lo hacen para reclamar “justicia por Santiago”. Pero justamente allí está la cuestión. La movilización se acota a eso y se elimina todo elemento pedagógico. Nadie va a explicar por qué la democracia burguesa requiere periódicamente de la represión y el asesinato de luchadores, hechos que la ideología burguesa quiere vender como privativos de regímenes dictatoriales. Nadie va a mostrar cómo el entramado represivo que se cobró la vida de Santiago involucra también al kirchnerismo, a pesar de que ahora parezca estar a la cabeza de la lucha. Nadie va a señalar que la existencia de poblaciones completamente desposeídas en la Patagonia son el resultado del funcionamiento normal de este tipo de sociedad en la que vivimos. Nadie va a explicar nada, al contrario, se va encubrir todo esto.

En lugar de convertir el hecho en la punta de lanza para la denuncia del carácter represivo del Estado burgués, se lo utiliza para un acto más conmemorativo que de lucha. Santiago merece más. La izquierda, sin embargo, no parece estar a la altura de las circunstancias y prefiere seguir actuando como apéndice del kirchnerismo.

  • No marchamos con Milani.
  • Abajo la represión de Macri, los gobernadores y el kirchnerismo.
  • Juicio y castigo a los responsables del crimen de Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y los más de 40 compañeros asesinados por el kirchnerismo.
  • Cárcel efectiva a los represores de ayer y de hoy.
  • Abajo los decretos represivos de Macri y el kirchnerismo.
  • Derogación de la Ley Antiterrorista

Razón y Revolución

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *