“No lo tomes, tiene HIV”. Extracto de entrevista a Ignacio Maglio, abogado en salud pública y coordinador de la Sección legales de Fundación Huesped.

v238026_17573_2 Carolina Fernández – TES

 ¿Cuál es la filosofía y la ideología de los pre-ocupacionales  médicos?

 La filosofía de esos estudios era adaptar el ámbito del trabajo a la salud  del trabajador. (…) Lo que pasa es que todo se pervirtió de tal forma, que  los exámenes pre-ocupacionales se utilizan como herramienta de discriminación. Ahora bien, a vos nunca te van a decir “no te tomo porque sos obesa, porque tenés diabetes o porque tenés Sida”, buscan sinónimos, como por ejemplo, “no llenás el perfil de la empresa, no llenás las características necesarias para ocupar el cargo”, pero nunca te van a decir que es por las condiciones de salud.

Las empresas que evaden esa información, ¿no están obligadas a comunicarlo una vez que te categorizan como apto B, C o D?

No, porque una cosa es lo que dice la ley y otra cosa es lo que son los hechos. Por eso acá está lo de “epidemia silenciosa” o “epidemia oculta”, porque a veces es muy difícil probar la discriminación, por eso los abogados lo llamamos “prueba diabólica”: probar primero que el médico que hace medicina laboral le comunicó a la empresa ese resultado, después que la empresa efectivamente tomó conocimiento de dicha información (por ejemplo resultado positivo HIV) y que no le da trabajo por eso. Es muy difícil concatenar causalmente todos esos hechos para probar que hubo discriminación, por eso se habla de epidemia oculta.

¿El problema es que escriben con un lenguaje técnico y no explícitamente la patología?

El problema no es técnico (eso es que dicen los informes). Nosotros sabemos que muchas veces las empresas tienen acceso a la información que los mismos médicos le dan verbalmente, confidencialmente o por otro circuito, es decir por izquierda. “No lo tomes, tiene HIV, Sida”. De hecho, muchos siguen confundiendo el estado de infección con el estado de enfermedad, confunden sida con VIH y piensan que hay una incapacidad. Sin embargo, cualquier persona con control de infección por VIH puede trabajar toda su vida sin problemas.

¿Qué sucede en los exámenes pre-ocupacionales?

Si alguien va a hacer una serología para VIH tiene que tener el consentimiento previo, libre y esclarecido de la persona, luego, una vez que firmó el consentimiento, y si es reactivo, ese mismo médico debe, en un papel (porque es una comunicación fehaciente), comunicarle que está infectado de VIH junto con estas tres cosas que te dije (el carácter infectocontagioso, las características de transmisión del virus y el derecho a la asistencia médica). Y eso te das cuenta que en el tema laboral no lo hacen, porque lo hacen por izquierda. (…) Pero como no se permite sin consentimiento, algunas empresas de medicina laboral, dentro de todos los estudios, te ponen un consentimiento para hacerte el HIV. Ahora bien, si ellos quieren cumplir con la ley, lo que tienen que hacer es que si ese resultado es reactivo, el mismo médico tiene que notificar que está infectado por esos tres aspectos del artículo octavo.

¿Y si no toman a la persona?

¿Cómo haces vos para probar que no te toman por que te dio positivo el resultado? Eso es muy difícil probarlo legalmente. Los exámenes pre-ocupacionales llegan en el momento que el puesto es tuyo. Qué quiere decir esto: se toma un criterio de selección por parte del personal de RRHH, entrevista, evaluación de los antecedentes, CV, psicotécnicos, etc. Cuando pasaste eso y esté todo bien, te mandan a hacerte los exámenes pre-ocupacionales. O sea ahí de alguna forma se cumple con la ley, el puesto ya lo tenés. Los estudios son, como dije antes, para adaptar el trabajo a la salud del trabajador, no al revés para no tener trabajo.

¿Qué sugieren hacer al respecto?

Cuando a la gente le llega que le mandan para hacerse los estudios, nosotros lo que decimos es que si la persona sabe que es VIH positivo, que nos venga a ver porque ahí comenzamos a “pre constituir pruebas”. Nosotros le decimos entonces que vaya a hacerse los estudios. Hay 2 opciones: una opción legal, que es si le ponen el consentimiento (para hacerse VIH) puede firmarlo o no firmarlo, pero frente a esa opción de firmarlo usted manda una carta documento inmediatamente donde dice: “Yo Ignacio M quiero comunicarles por este medio que me encuentro infectado por el virus del VIH, que no padezco SIDA y que mi capacidad laboral es óptima e integral. (…) Solamente usted (se lo manda al representante legal de la empresa) va a conocer esta situación y lo intimamos a que no diga nada sobre esta situación. Confiando en que encontraremos un marco de contención laboral ausente de discriminación”. Entonces cuando los empresarios se encuentran con esto, no les queda otro remedio que darle el trabajo. Porque se está pre constituyendo prueba de alguna forma. Se ha tenido una efectividad altísima con esa estrategia…

¿Qué sucede con esos datos que obtiene la empresa?

Eso se cuida mucho de que no trascienda porque se expone a juicio, por discriminación y por violación de la ley de SIDA. (…) Nosotros tenemos estadísticas, el año pasado atendimos más de 500 casos de denuncia de discriminación y de esos la mayoría eran de discriminación laboral y otro tanto en discriminación en servicio de salud.

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *