Nicolás Villanova sobre los límites del capitalismo argentino. En Río Negro 17/06/16

Informalidad

La alta informalidad, un lastre económico

La mayoría de los especialistas coincide en que el impacto más fuerte de las recientes medidas económicas ha recaído en el sector informal de la economía, que algunos estiman en más de un tercio de la fuerza de trabajo argentina, que se ha mantenido en los últimas décadas, a pesar de los cambios a los modelos económicos.

Para el economista de Idesa, Jorge Colina: “ Hay tres problemas en nuestro mercado laboral. El primero, la economía está estancada , aunque se espera que se crezca moderadamente a fin de año y con fuerza desde el año que viene. Pero con sólo crecimiento no se solucionan los problemas laborales argentinos. En segundo lugar, hay que mejorar mucho la preparación de nuestra fuerza de trabajo, sobre todo la relación entre la producción y nuestras escuelas y universidades, para que sea más fácil para los jóvenes encontrar el primer trabajo y para las empresas encontrar talentos. Y el tercero, bajar los impuestos al trabajo: hoy contratar a un trabajador para una Pyme sale extremadamente caro, cada 100 pesos que le paga a su trabajador, paga 50 más de impuestos. Esto hace que los empleadores vayan a lo seguro y sólo encuentren trabajo formal los más calificados: el resto queda en la informalidad”.

Colina puso como ejemplo Uruguay y Chile, donde la informalidad es inferior al 20% y el de Argentina, donde llega al 33-35%, según diversas estimaciones.

En este sentido el especialista destacó que hay un importante sector productivo que tiene una “baja empleabilidad” debido a las bajas calificaciones laborales .

“El tema es cómo se sale de esta situación. Los planes sociales actuales ayudan a paliar situaciones de pobreza extrema, pero no mejoran la empleabilidad de las personas. Amas de casa, estudiantes y jóvenes, ante una crisis se retiran del mercado de trabajo a la espera que mejore, lo que no sucede. El desafío es cómo no dejar a la gente desamparada, pero al mismo tiempo empujarla para que busque superarse, en esto es clave la mejora del sistema educativo, para que incluso quienes no sigan la universidad encuentren puestos calificados. Y también bajar los impuestos al trabajo. Una empresa que tiene que pagar 50% de impuestos va a lo seguro: emplear a los más productivos, no se va a preocupar por formar a a alguien con problemas de empleabilidad”, explica.

Por su parte, Nicolás Villanova, economista del Centro de Estudios e Investigación en Ciencias Sociales (Ceics) consignó que la informalidad laboral se ha mantenido en casi un tercio de la fuerza laboral por décadas. Y que si bien en la era kirchnerista lograron mejoras respecto a la debacle 2001-2002, a partir 2010 la situación e estancó. “Si se compara la década K con la década menemista, estamos casi en el mismo nivel o más abajo”, explicó. A su juicio, el problema no son las cargas sociales sino que es estructural. “El problema no son los impuestos, es el capitalismo argentino, que no puede competir internacionalmente. Por eso su desarrollo es cíclico, depende de los subsidios del Estado y cuando éste no puede recaudar adecuadamente vía retenciones al agro, por ejemplo, no puede subsidiar a la economía y comienzan las crisis. El único sector competitivo es el agro, que no genera empleos y la industria es mercado internista, no compite internacionalmente”, explicó.

Link al artículo original

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *