Mendoza: Un balance de la lucha de los trabajadores de la educación de Mendoza.

Colaboración de la Agrupación Marrón “MAESTRA SILVIA NUÑEZ”

 

Un nuevo escenario

 

El inicio del 2016 nos planteaba un escenario totalmente diferente al que veníamos teniendo en la provincia de Mendoza.

  1. No solo había cambiado el gobierno nacional, sino que teníamos un nuevo gobierno provincial que había alcanzado una altísima adhesión electoral (60%).
  2. La burocracia celeste, que en los últimos doce años había educado a su base en una lógica de conciliación con el gobierno kirchnerista, se tenía que enfrentar con un gobierno que desde un primer momento asumió una fuerte ofensiva y anticipó a los sindicatos que no estaba dispuesto a aceptar piquetes y cortes de calle.
  3. La situación fiscal de la provincia se encuentra en una crisis terminal y existe consenso entre los sectores dominantes de la provincia para descargar la crisis sobre la clase trabajadora.
  4. La base docente había dado mayoritariamente su apoyo electoral al gobierno de Cornejo y a la vez tiene una fuerte desconfianza hacia la conducción celeste del SUTE.

 

Ítem Aula y después…

 

La situación antes planteada era sumamente compleja y configuraba un nuevo desafío para los sectores de la oposición que, tomando como pilar el activismo más combativo, tenía que irradiar en el resto de la base el espíritu de lucha necesario para enfrentar el ajuste en ciernes. Pero, llegó el “Ítem Aula” y nos simplificó la tarea.

El Ítem Aula incorpora un doble presentismo solo para quienes se encuentre frente al curso y representa un monto muy superior al presentismo existente hasta ahora. También concentra la mayor parte del aumento previsto para este año y deja afuera a todxs lxs trabajadorxs que estén ejerciendo la representación sindical y a los que por diferentes patologías no estén frente al aula y cumplen tareas en las escuelas en condición de “cambio de funciones”. En resumidas cuentas, un ítem extorsivo que viola los derechos laborales y constituye un claro ataque a la organización y la lucha de los trabajadorxs.

Con esta provocación, estalló la bronca y nos encontró frente a un escenario imprevisto.

El SUTE recuperado de Godoy Cruz, dirigido por la Agrupación Marrón “Maestra Silvia Núñez”, tomó nota de este nuevo escenario y apoyándose en el activismo más combativo del departamento votó un paro por tiempo indeterminado, la constitución de un fondo de huelga y la realización de una olla popular. Lamentablemente, la dirección provincial del sindicato (Lista Celeste) sigue confiando en la negociación y decidió un timorato paro de 24 horas para el inicio del ciclo lectivo con movilización. La respuesta de los compañerxs fue contundente: alto acatamiento al paro y una movilización histórica de más de 15.000 trabajadorxs.

 

El desenlace

 

La lucha continuó con tres nuevos paros y sendas movilizaciones con menor concurrencia de la primera, pero de singular importancia. El descuento efectivo de los días de paro y la negativa celeste al fondo de huelga alejó a algunxs compañerxs del proceso. Desde nuestra agrupación impulsamos un plenario de delegados de base de todos los gremios estatales para que el mismo votara un plan de lucha unificado. Entendíamos y entendemos que solo la unidad nos llevaría al triunfo del conflicto. Unidas en el espanto, las dos CTAs llevaron adelante un encuentro sindical conjunto totalmente amañado que impidió la representación desde cada unidad de trabajo, y terminó votando diferentes medidas en común que culminó con un acampe y un acto el 1º de Mayo.

El gobierno provincial, empeñado en marcar la cancha a todo el arco sindical sostiene el ítem aula a pesar del rechazo generalizado, pero lo termina flexibilizando tanto que diluye el sentido aleccionador que tenía en su primera versión. Asimismo, debió imponer un aumento por decreto que le provocó fuertes discusiones internas y una victoria a lo Pirro en la Legislatura que obligó al presidente de la Cámara de Diputados a desempatar al mejor estilo Cleto Cobos.

 

Lecciones

 

Estas luchas nos plantean claramente la necesidad que tenemos los trabajadorxs de la educación de recuperar nuestro sindicato para la lucha. Esta tarea requiere consolidar una masa crítica militante que dispute palmo a palmo con la lógica acuerdista de la Celeste y se proponga un laburo constante sobre la conciencia de nuestrxs compañerxs. Somos conscientes que la disputa por la dirección del sindicato no se limita a lo electoral, requiere de una práctica común y un programa que exceda la lógica burocracia – antiburocracia.

También resulta fundamental la unidad con el resto de lxs trabajadorxs estatales y es por eso que tenemos que luchar por una paritaria única de estatales con una representación sindical que surja de un congreso de delegados de base.

 

AGRUPACION MARRON “MAESTRA SILVIA NUÑEZ”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *