Macri los cagó ¿Para qué sirve la marcha de hoy (10-05)?

MacriEl kirchnerismo quería madrugar a Macri llamando a una movilización por un asunto en el que estaba íntimamente implicado. La izquierda quería madrugar al kirchnerismo, colándose para robar votos. Sin embargo, Macri los madrugó a los dos: derogó el 2×1 por ley en dos días y declaró públicamente estar en contra de la impunidad a los represores de la Dictadura, a horas de la marcha. Una marcha que ahora carece de sentido y que, más bien, refuerza al régimen político en general y al macrismo en particular.

La marcha original del EMVJ tenía por objetivo denunciar la represión (a lo que se agregó el 2×1). Como el kirchnerismo no compartía la denuncia a la represión en Santa Cruz ni al señalamiento de la complicidad del FPV, lanzó su propia convocatoria, el 10 (un día antes). Entonces, para poder participar, la izquierda aceptó que la convocatoria central (de quienes llaman y organizan el acto) excluyera la denuncia más importante: la represión que sufren los trabajadores hoy. Todo para acercarse a las “masas kirchneristas”. Entonces, sin la denuncia por la represión, quedó solo el 2×1 y que Alicia siga reprimiendo.
Pero resulta que Macri acordó con el PJ y Massa una ley que en menos de 24 hs. pasó por ambas cámaras, para derogar el 2×1 y dejó a Cristina y a la izquierda sin nada. Con el 2×1 derogado y con el expreso repudio del presidente a su aplicación en estos casos, todo lo que le queda a esa marcha es presionar a una jueza de 75 años a punto de jubilarse. O sea, los partidos de izquierda exigieron una renuncia, un sacrificio político, para nada.
Lo que iba a ser una marcha contra la represión derivó, por decisión de la izquierda, en un acto de campaña kirchnerista para, finalmente, terminar en una expresión que perfectamente pueden suscribir Massa y el PRO. O sea, fue girando de izquierda a derecha y perdió incluso su carácter opositor.
Más aún, Macri no solo dejó a la marcha sin ningún contenido real, sino que además aprovechó el asunto para denunciar el “garantismo” y llevar adelante un endurecimiento del Código Penal. Con la autoridad moral ganada, y la que le va a dar objetivamente esta marcha, va a dirigirse a toda la sociedad para “cerrar la grieta” reflotando la reforma del Código Penal que Pinedo, Gil Lavedra y Zaffaroni planificaron en 2013. Una reforma que tiene por función el ataque a la clase obrera.
Todo esto muestra la inconsistencia del relato kirchnerista sobre “la derecha” y la idea de que Macri es la misma dictadura de 1976. Se trata simplemente de crear un fantasma con todos los atributos que se distingan del kirchnerismo, con el fin de construir la ilusión de que Cristina es otra cosa. ¿Para qué? Para ocultar que, en realidad, representan los mismos intereses. Toda esta fantasía se cae a pedazos continuamente (votos del FPV, represión en Santa Cruz, derogación del 2×1) y continuamente es recreada.
Que Cristina haga todo esto, se entiende. El problema es que la izquierda compra esta ilusión. No otra cosa es el planteo del Frente Antimacrista o la idea de que el kirchnerismo encarna un movimiento popular progresivo (aunque con límites). Resultado, no solo engaña a los trabajadores que buscan una salida revolucionaria, sino que refuerza la conciencia reformista de los que aún no. A esto, se agrega que, al atarse al kirchnerismo, queda preso del juego interburgués y de los fracasos del FPV.
¿Cuál es el único argumento real de la izquierda? Que va a marchar con una “columna independiente”. Una excusa infantil y ofensiva para miles de militantes. Quien lleva gente a un acto llamado por Cristina, donde se levantan las consignas de Cristina, con un palco armado por Cristina, con oradores que reivindican a Cristina, va a apoyar a Cristina. Punto. Apoyarla significa darle la dirección del movimiento. Díganlo y dejen de insultar la inteligencia a los compañeros.
Otra vez, se vuelve a recrear las ilusiones reformistas bajo el santo y seña de “no perder a las masas”. Como si la izquierda estuviera acaudillando a millones de personas y como si el kirchnerismo no hubiese perdido por paliza con el PRO e incluso dentro del peronismo. La izquierda se somete a la “disciplina” de una Cristina que estaba en retirada y no tiene el coraje de admitirlo. Al menos Nahuel Moreno nunca engañó a nadie. Editaba un periódico que aclaraba estar “bajo la disciplina del General Perón”. En cualquier caso, el resultado será el mismo que el que ya vimos.
¿Por qué hace esto? Porque tiene una imagen derrotista. Porque no cree que la conciencia de las masas pueda cambiar realmente. No tiene confianza en la revolución. De no tener confianza se pasa a no prepararse. De no prepararse para eso, se pasa a prepararse para otras cosas, como la reforma y la actividad parlamentaria. De allí, a tratar de arrimarse al peronismo y, por último, a ser tragado.
Por eso, hace falta revertir por completo esa lógica. Y hay que empezar ahora. Hay que denunciar al kirchnerismo, no apoyarlo. Hay que denunciar al Estado, no intentar reformarlo.
Esa es nuestra convocatoria. Una radio abierta para debatir no solo la política de DDHH, al macrismo y al kirchnerismo. Si no, fundamentalmente, por qué la izquierda se entrega de esta forma y si es posible otra política. Una verdaderamente revolucionaria.

Vení a darnos tu opinión.

El jueves 11 de mayo:

15,30hs.: Acompañamos la ronda de Madres Línea Fundadora

17hs.: Radio Abierta en Plaza Congreso. Con la presencia de Eduardo Sartelli, Herman Schiller y Oscar Kuperman.

Muestras artísticas:

-“Pasado/presente”, exposición fotográfica de Liliana Contrera
-Siluetazo
-Exposición artística de los talleres del Centro Cultural Barrilete
-Exposición plástica del proyecto R17
-Jeremías Costes: exposición de afiches anti represión
-Tomba Morel: instalación (escultura e imágenes)
-Pablo Rinque (floklore)
-Gonzalo Adorno (música latinoamericana)
-Río Rojo (música piquetera)

Razón y Revolución

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *