Los amigos de Cristina. Las posiciones de las entidades bancarias ante la crisis

Por Mariela Díz y Verónica Baudino – Al igual que la UIA y los gremios de trabajadores, los bancos empezaron a sufrir los coletazos de la crisis. Sin embargo, aún parecen mantenerse fieles a la alianza con el matrimonio K. En este artículo presentamos un primer avance acerca de las pociones políticas de las entidades que representan a los Bancos ante los diferentes problemas que los apremiaron en los últimos años.

¿Quiénes son?

Las organizaciones patronales de esta fracción de la burguesía son tres. La primera es la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA). ABA fue creada en el año 1999, está integrada por 35 entidades que representan el 26,08 % de los activos del sistema, el 37,1% de los depósitos del sector privado y el 34,08% de los préstamos privados. Las entidades que la componen emplean 24.000 personas.1 En segundo lugar, está la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba), que fue creada en el año 1972 con la denominación de Asociación de Bancos Argentinos. En abril de 2003 fue refundada como Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino, por iniciativa de los bancos privados de ese origen. 2 Por último, la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (Abappra), constituida en 1959 por las entidades bancarias representativas de los Estados Provinciales, los bancos municipales, sociales y de inversión de todo el país.3

De los 15 bancos más grandes, tomando la variable sus depósitos en pesos, 5 forman parte de ABA, 5 de Abappra y 5 de Adeba. No obstante, existen diferencias en el tamaño de los bancos que integran cada entidad. Abappra cuenta entre sus asociados con los dos bancos más importantes, Nación y Provincia. ABA, por su parte tiene entre sus miembros a los bancos que ocupan los puestos 3 y 4, mientras que los socios de Adeba recién se ubican a partir del puesto 5. Asimismo, las diferencias de importancia entre los depósitos de cada asociación se acrecientan al contabilizar la suma de los depósitos de los 5 bancos de cada entidad (tomando los 15 bancos más importantes que operan en Argentina). Así, Abappra encabeza el ranking sumando unos 100 mil millones de pesos entre sus bancos asociados principales, mientras que ABA le sigue con 49 mil millones y Adeba con 36 mil.

La relación con el gobierno K

En líneas generales el sector bancario representado por las entidades empresariales se alineó con el gobierno, como muestran sus declaraciones de apoyo ante la decisión de reemplazar a Alberto Fernández por Sergio Massa. Sin embargo, no todo fue armonía entre el oficialismo y el sector bancario. Una muestra de ello son las declaraciones del titular de la Adeba, entidad que viene jugando un papel protagónico respecto a las restantes en su relación con el gobierno nacional, según muestran sus reiteradas apariciones en los medios de comunicación. En una de sus declaraciones, Jorge Brito (Banco Macro), presidente de la mencionada entidad, apuntó contra el Secretario de Comercio Guillermo Moreno. El secretario había elevado un requerimiento para que las entidades informen sobre las tasas y comisiones que cobran por créditos por inversión y por descubiertos en cuenta corriente. Brito manifestó que el funcionario “fracasó en todas las regulaciones que ha hecho […] Moreno, con estas actitudes, lo único que hace es generar mal humor entre los empresarios”. Sin embargo, este personaje se cuidó de diferenciar al gobierno nacional del funcionario criticado: “Siempre digo que no vi en este gobierno medidas anticapitalistas”, dijo Brito, seguramente refiriéndose a medidas antiempresarias.4

Las entidades no sólo tienen para reprochar las políticas de control de Moreno. Un punto en la agenda son las estadísticas del INDEC, ante las cuales reclamaron que se realizaran auditorías para chequear cómo se relevan los datos. Brito se apuró a aclarar: “percibo la voluntad política de sanear la crisis del INDEC, hoy el país tiene números macroeconómicos muy razonables”. 5 Al parecer, los intentos de Cristina de dotar de transparencia al INDEC, en medio de sospechas por parte de los organismos internacionales de un posible default, calmaron los ánimos de los banqueros.

Pacto social y blanqueo de capitales

Al igual que los industriales, las entidades bancarias asistieron a la reunión con Cristina para analizar la situación actual de la economía y discutir los pasos a seguir. En esta ocasión, Brito señaló que “tenemos que transitar esta coyuntura juntos porque de la crisis salimos todos juntos”. Así, para Adeba, el presente sería un buen momento ya que “la Argentina está en una muy buena posición para afrontar la crisis”.6 Aunque no se dictaron medidas específicas, los diferentes sectores acordaron mantener el nivel de actividad y no ocasionar despidos. Esta última solicitud se basa en una de las principales preocupaciones del gobierno que cada vez menos empresas se aprestan a cumplir. Entre las entidades bancarias Santander-Río, Ciudad, Macro, HSBC y Standard Bank ya iniciaron suspensiones.

La implementación de un blanqueo de capitales, por parte del gobierno, para que se repatríen capitales del exterior ha generado divisiones al interior de la burguesía. Adeba sostiene que “Estamos en un momento casi ideal para pensar un programa que permita regresar al país parte de los fondos que están depositados afuera”. Brito sostiene que, ante las dificultades que la crisis internacional genera para el acceso al crédito “si volviera una pequeña parte, por ejemplo el 10 % de los fondos… el país tendría solucionado el financiamiento para los próximos tres años”7.

Hay disensos entre empresarios acerca de hacia dónde canalizar los fondos: a la obra pública o a la producción. Brito planteó que el ingreso de capitales podría hacer bajar el tipo de cambio, al revés de lo que pide la UIA, y haría peligrar el superávit comercial. Ante esto resta saber cuales son las vías que se le imponen al gobierno nacional frente a la actual crisis en el país…

La Crisis Financiera Internacional

Las preocupaciones de los banqueros con respecto a la crisis mundial se expresaron ni bien ésta daba sus primeras señales alarmantes, durante “El encuentro de los líderes”. Allí, aunque los representantes de los bancos Hipotecario y Santander- Río, intentaron mostrar las fortalezas del sistema financiero argentino, dejaron entrever las dificultades para conseguir crédito externo. Al respecto argumentaron la necesidad de inversión a la par de países como Perú y Brasil, para que los organismos de crédito vean a la Argentina como una plaza confiable a la vez que rentable. Asimismo, balancearon el saldo negativo con respecto al bajo nivel de depósitos de los ahorros (20% del total) en la Argentina, en comparación con países como Brasil y Chile, donde el crédito puede ser financiado mediante los depósitos. Para revertir esta situación, los banqueros reclamaron incentivos para que el ahorro interno se vuelque al sistema financiero. Así, el principal problema de los bancos parece ser la adquisición de crédito internacional. Las amenazas de default agravan la situación de los bancos, que ya vieron caer los créditos otorgados con la desaceleración del crecimiento de la economía argentina. La estatización de las AFJP, por su parte, puede poner en juego la solvencia de varios de ellos cuyos depósitos provienen del sistema de jubilación privado: Macro, Galicia, Provincia de Buenos Aires y Citibank. En este sentido, la estatización podría implicar el traspaso de los depósitos a las cuentas del Banco Nación.8

La prudencia de las asociaciones empresariales bancarias en sus declaraciones parece posicionarlas del lado del gobierno frente a la avalancha de reclamos en todos los flancos. Muestra de esto es el aval al accionar del Banco Central en la política cambiaria. Ante los reclamos de la UIA por una devaluación mayor (ver nota en este suplemento), Brito anunció:

“Es apresurado decir que necesitamos un tipo de cambio más alto porque, en definitiva, después de esta crisis hay que ver como queda el real y el euro, que son, básicamente, las monedas de los países en los que la Argentina coloca sus exportaciones o recibe las importaciones […] No podemos tener conductas espasmódicas en función de lo que pasa, porque esto rápidamente pueda cambiar y mover las expectativas de toda una economía, así como los precios. Entonces, es prudente ir viendo, porque estamos frente a una crisis internacional”.9

Al parecer Adeba sigue del lado K, como ya lo estuvo durante el conflicto del campo. Son, en el mundo bancario, los más fieles amigos de la señora presidenta que dice querer redistribuir la riqueza…


Notas

1http://www.aba-argentina.com/
2http://www.adeba.org.ar/ ?page=institucional
3http://www.abappra.com
4http://www.pagina12.com.ar/diario/ economia/2-110499-2008-08- 28.html
5http://www.pagina12.com.ar/diario/ economia/2-113105-2008-10- 10.html
6http://www.lanacion.com.ar/nota. asp?nota_id=1060117&high=adeba
7http://www.clarin.com/diario/ 2008/10/09/elpais/p-01777506. htm
8http://criticadigital.com/tapaedicion/ diarioentero235paralawebviste. pdf
9http://www.misionesonline.net/paginas/ detalle2.php?db=noticias2007 &id=123059

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *