La Reforma Educativa: precarización laboral y degradación educativa

Por Ramiro Voigt – Río Negro se caracteriza por ser una provincia pionera en cuanto a reformas educativas en el nivel secundario. El Ciclo Básico Unificado (1986-1996) y la posterior “Transformación” (2010 – 2016) que buscaban terminar con el docente “taxi” son un ejemplo. Las promesas de ambas derivaron en una creciente degradación educativa. Limitadas a la contención, las escuelas rionegrinas se convierten en guarderías. La Nueva Escuela Secundaria de RíoNegro es un nuevo capítulo en el largo camino de la degradación.

Pioneros de la precarización laboral

La Reforma educativa rionegrina se perfila como modelo nacional. Implementada en 2016, fue alagada por el oficialismo como el modelo de escuela para todo el ámbito nacional. Según la Ministra de Educación provincial, Mónica Silva, la reforma  solucionaría dos grandes problemas: la repitencia, que superaba el 50%, y la deserción escolar. Para resolverlos, reorganizaron los espacios curriculares, las formas de evaluación y de organización del tiempo escolar y las funciones de los docentes y preceptores.

La NESRN modifica el módulo escolar: del módulo de 40 minutos se pasó a la hora reloj. Se implementaron, además, tres paquetes de cargos: 25, 16 y 9 horas reloj. Así, un docente puede tomar un cargo de 25 horas en la misma institución, o, en su defecto, uno de 16 horas en una institución en un turno y uno de 9 horas en otra, sumando el total que te permite trabajar el sistema. El esquema 16+9 inhabilita a concentrar las horas en una misma escuela. Los cargos de 25 y 16, a su vez,  se dividen, por un lado, en horas frente al curso y de tutorías. En las horas frente a curso, los docentes dan su clase en una nueva versión: talleres organizados sobre un tema abordado de forma interdisciplinar por entre tres y hasta cinco docentes. Se trata de contenidos sueltos elegidos según los “intereses” y las “necesidades” de los alumnos. Esta nueva modalidad de aula-taller requiere de infraestructura que las escuelas rionegrinas carecen. El equipo docente se agrupa para cumplir con horas dedicadas a readecuar los objetivos de acuerdo las trayectorias individuales.

La concentración horaria puede parecer una panacea para los cientos de miles de docentes taxi en todo el país. Pero el modelo encubre una carga laboral extra encubierto y gratuito regulado solo por el director. Así, se asignan tareas “extra” en el horario que el docente cumple en la escuela sin funciones. El abanico va desde asignar otras tareas en esas horas o exigir se suplenten a los docentes ausentes cada día.  También tienen la potestad de cambiar a los docentes de curso si lo consideran necesario eliminando los “cursos específicos” que cada docente tenía como derecho. En la práctica, hay días que es difícil discernir cuando empieza y cuando termina la jornada laboral. Existen casos de docentes que ingresan a las 8 de la mañana y se retiran a las 16:30 horas. De esas 8 horas algunas serán frente a curso, otras “sandwich” y otras para trayectorias. La novedad es que las “horas  sándwich”, que no son pagas, el docente ya no puede usarlas para sus propias necesidades y se transforman en horas de trabajo. A esto se suma el cuidado en el recreo que ya no es una tarea exclusiva del preceptor.

… y de la degradación educativa

A la precarización laboral se suma la degradación de la calidad educativa. La misma Ministra Silva afirmó que el conocimiento está disponible en las redes, el docente solo debería organizarlo. Un claro reconocimiento de la desespecialización y descalificación docente. Esa degradación va de la mano de una nueva degradación de los conocimientos que se van a impartir de acuerdo a las distintas “formas de aprender”, personalización que deberá hacerse en contextos de aulas superpobladas: una quimera que solo busca retener a los alumnos y poner fin a la deserción. Todas estas características explican que la Reforma cree una escuela guardería y recorte los contenidos curriculares.

Ni lerda ni perezosa, la Ministra Silva  anunció que la retención mejoró un 74 por ciento. Omite que ese “éxito” se logró  gracias al disciplinamiento y al ajuste presupuestario y, sobretodo, a que la ESRN eliminó la repitencia. El efecto de esta política, además del embrutecimiento de los alumnos, será el cierre de las escuelas nocturnas con la consiguiente pérdida de las fuentes de trabajo de los docentes. ¿Por qué decimos esto? Simple: la ESRN garantiza la permanencia de los alumnos que superen la edad teórica de los cursos correspondientes. Un único circuito degradado y flexible para todos.

Como vemos, los distintos gobiernos ya sean radicales o peronistas se encuentran unidos en una única estrategia: degradar la escuela a las tendencias a la descomposición de este sistema social. A los docentes nos convierten en meros contenedores sociales de la población que a este sistema le sobra y no quiere ni necesita educar. La Reforma viene a profundizar este proceso. En esta nueva versión de la “escuela guardería” no hay lugar para una verdadera formación científica de calidad que nos permita conocer y transformar la realidad. El embrutecimiento y la precarización laboral son su objetivo. Hoy más que nunca, se vuelve  necesario defender nuestras condiciones de vida tanto culturales como materiales, y esta situación solo podrá modificarse si transformamos la sociedad en su conjunto. Los docentes debemos entender que el Socialismo es la única vía para la construcción de la escuela del futuro.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *