“La política es el camino para un mundo mejor”

 

ImageGenGrupo de investigación de educación argentina – CEICS

Al calor del “estudiantazo”, El Aromo entrevistó a delegados estudiantiles de colegios secundarios tomados de Capital Federal y provincia de Buenos Aires, sobre diversos aspectos vinculados al proceso de lucha estudiantil abierto durante los últimos meses.

¿Cuáles fueron los motivos inmediatos que determinaron la toma?

Normal N° 9:

(L) – Tomamos la decisión al caerse el techo de la biblioteca. Dijimos basta e  hicimos una asamblea a voto cantado. La mayoría dijo que aceptaba la toma. Ahí fuimos a hablar con gente del Normal N° 1 así nos asesoraban, agarramos a los pibes de 1°, 2° y 3°, los concientizamos un poco (porque andaban a la deriva), les explicamos lo que íbamos a hacer, les preguntamos si estaban de acuerdo y dijeron que sí. Principalmente, apoyamos a otros colegios que están en un peor estado que el nuestro. También está el tema de las viandas que vienen en mal estado y el recorte de las becas.(J) – Hace seis años que nos venían prometiendo las obras y nunca se empezaban. Después de tener reuniones con Infraestructura, se tendrían que haber empezado en diciembre del año pasado y se empezaron en marzo de este año. El colegio está en obras pero va muy lento. Es más, hablamos con los obreros y nos dijeron que no les dan directivas ni les pagan, que no están haciendo mucho. Y, además, nuestro colegio es un edificio histórico que está en la calle Corrientes y llevará mucho tiempo arreglarlo. La toma fue la última medida después de años de reclamos. Antes de la toma quisimos hacer un festival dentro del colegio a modo de protesta y no nos dejaron porque el piso donde lo queríamos hacer se caía si nos parábamos ahí. Entonces, hay muchas cosas que son urgentes que estamos pidiendo que se solucionen. Hay cursos que no tienen puertas, se cayó un pizarrón de lleno al piso, vidrios que faltan, la caldera que se rompe siempre. O sea, hay muchos problemas más allá de lo que es la obra.

(C) – También está el tema del presupuesto que se bajó un 50% y se está ejecutando sólo un 7%. Realmente es tristísimo. Nosotros estamos en condiciones muy precarias y ver colegios que están en peores condiciones nos duele muchísimo. Dicen que no queremos estudiar. Nosotros obvio que queremos estudiar. Yo este año egreso pero no puedo estudiar si se me cae el pizarrón.

Nacional Buenos Aires: Nosotros no somos parte del reclamo de pedirle al gobierno de Macri porque dependemos del gobierno de la UBA. Sin embargo, formamos parte de la Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios -CUES- y damos nuestro apoyo. El estado edilicio de los colegios es deplorable. Ya habíamos tenido un conflicto parecido para pedir la restitución de las becas educativas en su momento y, actualmente, estamos de acuerdo con el reclamo que llevan los secundarios. Queremos lograr ser parte de todo el movimiento que se está gestando por la mejora de la educación pública.

Justo José de Urquiza:
Nosotros, en solidaridad con otros colegios, nos sumamos a la lucha. Entendemos que todos vivimos bajo el mismo sistema de educación y nos pareció importante adherirnos a la toma. Nos pareció muy importante sumarnos a esta lucha porque sabemos que el día de mañana nos puede tocar a nosotros ni sabemos qué condiciones van a encontrar nuestros hijos. Nosotros también tenemos reivindicaciones en nuestro colegio, por ejemplo, el sistema eléctrico tiene más de 70 años de antigüedad. Otro de los problemas es que hoy tenemos 60 alumnas madres solamente en el turno de la noche, sin contar el turno tarde y el de la mañana. Nosotros le estamos exigiendo al ministerio que ponga una guardería adentro del colegio, algo en lo que el gobierno se comprometió hace ya algunos años y todavía no ha cumplido. También estamos luchando por una guardería para que las madres no dejen el colegio porque ya son muchas las que este año han dejado.

Carlos Pellegrini:
La toma se decidió en el marco del “estudiantazo” que se gestó en el resto de los secundarios municipales que dependen del gobierno de Macri. En primer lugar, apoyando la medida del resto de los secundarios pero entendiendo que hay un montón de reclamos que también tiene el Pellegrini. Por ejemplo, problemas edilicios como techos que se cayeron, la falta de calefacción desde hace seis años, lámparas que se caían en el medio del aula etc. Realmente, el estado edilicio del colegio es nefasto. Tenemos también un montón de complicaciones con las libertades democráticas. Decidimos tomar el colegio porque entendemos que unidos es mucho mejor y que, con 28 colegios tomados detrás, nuestros reclamos iban a ser oídos con mayor fuerza.

¿Cómo se explica la crisis educativa actual?

Julio Cortázar:
El deterioro de la educación pública no arranca en el 2010 sino que es un arrastre de gobiernos que nunca defendieron los intereses de los estudiantes y de la educación pública en general. Estamos a un día de la Noche de los lápices y levantamos también la bandera de los chicos que pelearon por una educación digna. Como entendemos que la lucha no comienza ahora, consideramos que es un problema que está relacionado con una forma de sistema, de organización social, en la que la educación pública nunca fue una prioridad. (…) Creo que estamos empezando a entender que nos tenemos que identificar con los intereses de una clase. Hay una destrucción de la sociedad que evidentemente no es igualitaria. Creemos que eso es la defensa de la educación pública y que todos podamos acceder a la educación, a la salud y a todos los derechos básicos que un ser humano necesita para vivir dignamente.

Normal N° 3 -La Plata:
La situación de la educación es deplorable. Los distintos gobiernos han llevado a cabo un desfinanciamiento, empezando desde la  dictadura hasta el gobierno de hoy. Esta educación lo único que hace es desbarrancarse. (…) Es un problema político. Ya hay varias políticas que han llevado a cabo estos gobiernos para desfinanciar la educación porque les conviene para darle subsidios a la educación privada. La educación privada está manejada por la Iglesia y, por lo tanto, es una entrada para financiar a la Iglesia. También, el pueblo inculto es el que se deja dominar.

Carlos Pellegrini:
Claramente es un problema político. Tanto el gobierno de Macri como el gobierno nacional, porque cruzando la General Paz los colegios se caen a pedazos, son responsables. Y el conjunto de la legislatura también es cómplice porque ahí avalan la votación del presupuesto de la educación. Esto no solamente pasa con la educación sino también con la salud, la vivienda, etc. Pasa con todo lo que tiene que ver con la vida de los trabajadores y los estudiantes. El sistema educativo no aguanta más. Los estudiantes no aguantamos más y decidimos poner un freno. Y no sólo queremos gas, que no se nos caiga el techo encima, sino que entendemos que, al ser un problema político, el gobierno de Macri en la Capital es incompatible con el bienestar de nuestros colegios. Por eso, en muchos colegios estuvimos votando la consigna “fuera Macri” para la Capital, denunciando la complicidad del kirchnerismo, los Pino Solanas y el conjunto de la legislatura.

La lucha política y el rol de los partidos

Julio Cortázar: Creo que la discusión de pertenecer a un partido o a una organización política amplia no se da porque el kirchnerismo está haciendo una clara división de aguas en todos los sectores. En mi opinión, lamentablemente esto también llega al movimiento estudiantil. Uno se puede plantear objetivos en común en una coordinación, entendiendo que es un problema político y que la solución es política. Creo que en casos particulares hay gente que ve la necesidad de participar en una organización política pero no creo que exista un partido previamente establecido que pueda capitalizar estas reivindicaciones. Sí creo en la necesidad de crear un partido. Creo que este es un momento de organización. La izquierda argentina está dividida por practica política, aparte de la teoría, y porque trae vicios de otras épocas. Me parece que es un momento donde nos deberíamos replantear las formas de construcción política tanto en la teoría como en la práctica. Sí creo en la necesidad de crear un partido o una organización que pueda capitalizar lo que está pasando y que no se pierda la lucha. (…) No creo que hoy en día sea la discusión principal del movimiento. Se puede avanzar en cuestiones particulares pero todavía falta muchísima discusión para unirnos dentro de una misma organización política. (…) Lo que tienen algunos partidos y que me parece que no construye es pasar por arriba de la decisión de las bases.

Normal N° 9: Nuestro centro es apartidario ya que está escrito en nuestro estatuto. Hay chicos que son del Partido Obrero, Humanistas, de la Cámpora, pero adentro del colegio nosotros no hacemos política partidaria. (…) Política es todo si vamos al caso. Acá lo importante es que estamos todos por lo mismo y que los que estamos somos los estudiantes. A mí me causa mucha gracia cuando dicen que hay piqueteros o infiltrados en los colegios. A mí me parece ridículo. Hay mucho de meter miedo en las generaciones jóvenes (que ya tienen miedo en realidad). La generación de nuestros padres sabemos que vivió la dictadura y tiene miedo de moverse y de salir a la calle.

Carlos Pellegrini: Si nosotros no hacemos política la política la van a hacer ellos en contra nuestro. Nosotros usamos la política porque es la herramienta. Salir a marchar, a cortar la calle y a tomar los colegios es lo que nos dejan para defender nuestra educación. Si nosotros no hacemos eso se nos cae un pedazo de techo encima. Es decir, es algo que no podemos evitar, es algo que decidimos votando democráticamente en todos los colegios. A diferencia de la gente más grande que se quedó con el resabio de la dictadura, de la cultura del “no te metás”, nosotros somos una nueva generación. Somos la generación que creció viendo lo que fue el 2001, de salir a la calle, de echar al gobierno que, incluso, había sido votado “democráticamente”. Entendimos que así como a un gobierno se lo puede derrotar, se lo tiene que echar cuando no cumple con nuestros intereses.

Nacional Buenos Aires: A mí me parece que algo muy importante que se gestó en este conflicto es entender que no está mal hacer política en la secundaria. Que al fin y al cabo, si están organizados en un partido político o en una organización política es porque piensan lo mismo y que está bien organizarse y reclamar por lo que uno cree justo. (…) La Coordinadora es muy importante porque es la forma en que los secundarios podemos pelear todos juntos por lo mismo y no por separado. Cuantos más somos se ve que el reclamo es más verdadero, más real. Es importante estar todos juntos y luchar porque la unión hace la fuerza.

Justo José de Urquiza: Las personas que estamos luchando por esto somos independientes. Que no nos tilden de tener los mismos objetivos que los partidos políticos porque no es por lo que nosotros estamos luchando. Nosotros luchamos por las reivindicaciones que nos corresponden como alumnos de colegios públicos. Los medios de comunicación nos tildan de guevaristas, de chavistas, de montoneros y de cuestiones que no vienen al caso. Nosotros solamente somos estudiantes y queremos defender nuestro derecho. Si bien hay estudiantes que forman parte de partidos políticos, no creemos que esté mal porque sería discriminarlos. Por ejemplo, nosotros en el centro de estudiantes tenemos gente que milita en partidos pero eso no nos impide tener lazos entre nosotros y los mismos objetivos de lucha.

Normal N° 3 –La Plata: Hoy estamos conmemorando a unos pibes que hicieron política y que fueron desaparecidos por hacer política. No solamente luchaban por el boleto estudiantil, algo básico y necesario para los pibes, sino que luchaban por una transformación de la sociedad y un mundo mejor. Entonces, creemos que la política es el camino para ese mundo mejor. Mientras más politizado esté el movimiento, más resultados se pueden obtener.

Martín Sánchez – Secretario General del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales- UBA(1)

El gobierno nacional rápidamente tuvo que salir a querer parasitar la movilización que estaban generando los estudiantes secundarios. Habrán escuchado que Cristina salió a decir “viva las tomas” pero, enseguida, se tuvo que guardar esas palabras en el bolsillo porque los estudiantes universitarios y de institutos como el IUNA o secundarios y terciarios que dependen del Gobierno Nacional y muchos colegios en Mendoza, Córdoba, Formosa, empezaron a seguir el ejemplo de los secundarios de Capital y a poner sobre el tapete que el problema educativo es nacional. Es decir, que acá lo que estaba en juego era el modelo educativo que el gobierno kirchnerista seguía aplicando. Porque no sólo sigue derivando el problema presupuestario a las provincias, es decir, desfinanciando a la educación para poder seguir pagando la deuda, sino que además éste es el gobierno de la inflación que se come todos los días el presupuesto. Por eso, el hecho de que los estudiantes hagan política entra en el centro de la discusión para los medios de la burguesía. Los estudiantes muy rápidamente les dijeron que es verdad porque el problema es un modelo educativo y, entonces, hay responsables políticos. Los estudiantes no están pidiendo una o dos cuestiones sino que están pidiendo una transformación del modelo educativo porque han llegado a la conclusión de que con este modelo no se puede estudiar más. (…) En las facultades, a todo eso se agrega el problema de la Ley de Educación Superior, que es una ley privatista, es decir, que al problema del desfinanciamiento del presupuesto se combina el problema de la privatización. (…) Esta rebelión estudiantil es un episodio de una rebelión más general que se está empezando a gestar en toda la clase trabajadora y que tiene que ver con una crisis capitalista que lo único que le plantea al movimiento estudiantil, es decir un no va más, se lo plantea al conjunto de los sectores. (…) Es una situación que está planteada objetivamente para todo el pueblo trabajador y que tiene que ver con que la crisis capitalista deriva en situaciones revolucionarias en todo el mundo. En todo el mundo hay situaciones de ascensos de las masas.

Esteban  Pérez Torres – Presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras -UBA

La consigna de la toma desde un comienzo fue que Macri y Cristina son iguales porque los dos desfinancian la educación. Es decir, que tienen una política con una orientación social para la educación que es común y lo vemos tanto en la facultad como en los secundarios. En Filo tenemos casi 1.000 docentes ad honorem, la universidad tiene un 45% de sus docentes sin cobrar un salario, los edificios se caen a pedazos, Sociales y Filo tienen tres sedes cada una, en Filosofía no entramos. Es decir, todos los problemas que nosotros ya conocemos y que venimos denunciando hace años se han intensificado en los últimos años. (…)

Son varias las tareas que tiene el movimiento estudiantil. El estudiantazo puso de manifiesto que el problema educativo es un problema general que tiene que ver con una orientación social para la educación. Es decir, que no tiene que ver con una cuestión de signo político, es decir, si se trata de un nac&pop o de un derechista recalcitrante y odiado por todo el mundo como Macri, sino que lo que prima en uno y otro caso es una orientación social privatizadora de la educación. Nosotros seguimos sufriendo la Ley de Educación Superior y tirar abajo esa ley nefasta del menemismo -que ha estado en vigencia más tiempo bajo el kirchnerismo que bajo el menemismo- es una de las grandes tareas que tiene el movimiento estudiantil universitario por delante. El kirchnerismo gobernó con la LES durante 7 años y Menem 5 y, por el momento, no tiene ningún plan de tirarla abajo. En segundo lugar, conquistar el presupuesto estatal tanto para el salario de los docentes como para las cuestiones estructurales de la universidad. Y, obviamente, una de las grandes tareas del movimiento estudiantil es barrer a la burocracia estudiantil, cualquiera sea su color político. En algunas facultades de la UBA todavía cargamos con la Franja Morada. Sin embargo, uno de los efectos del Estudiantazo ha sido que por primera vez en 10 años se haya echado a la Franja Morada de un centro de estudiantes. Así, en Farmacia y Bioquímica el frente encabezado por la UJS-PO, junto con estudiantes independientes, ha logrado barrer a la Franja.

El Estudiantazo ha abierto una nueva etapa política entre la juventud. Las primeras tareas son echar a la burocracia, enfrentar las políticas de privatización y ajuste sobre la educación y desarrollar una política independiente de los estudiantes. Todo ello va a permitir al movimiento estudiantil avanzar en sus conquistas y reivindicaciones en función de transformar la universidad, democratizarla y ponerla al servicio de los trabajadores y de las mayorías del país

Notas

(1) Extracto de la Charla-debate con estudiantes secundarios en lucha, organizada por Razón y Revolución el 15 de septiembre de 2010 en Barrilete Libros. Dada la intención del macrismo de elaborar listas negras, reservamos la identidad de nuestros entrevistados.

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *