La dialéctica y el imperialismo del Potus

Eduardo Sartelli

Director del CEICS

En un departamento, que supe adquirir con mucho esfuerzo y que debí reconstruir prácticamente desde cero, tenía como única decoración un potus metido en una botella con agua. Para mi sorpresa, creció desde el extremo más elevado de la escalera hacia abajo, llegando al piso, un par de metros. De nada sirvió que lo podara y colocara los cortes en nuevas botellas en las cuales los retoños reprodujeron la historia anterior. Me estaba colonizando el departamento. Cansado, lo saqué al patio, donde en pleno verano lo planté en una maceta con patas, con la esperanza de que el sol, calentando los mosaicos actuara como límite natural a su expansión. Durante un tiempo fue así: los extremos de la planta tocaban el piso y se calcinaban. Sin embargo, a poco de arribar a esa situación incómoda para el sujeto en cuestión, las hojas sueltas, la tierra, restos de cosas que el viento amontonaba debajo de la maceta (y eran retenidas allí por los extremos colgantes del potus) fueron creando un nuevo terreno en el cual echaba raíces, se apoyaba y expandía, a salvo de la sartén hirviendo que era ese patio con treinta y más grados de temperatura. El maligno ser creaba su medioambiente. Inmediatamente recordé esa novela, El día de los trífidos, sobre unos invasores vegetales del espacio que dominaban la Tierra y sólo encontraban un límite en el agua de mar. Comprendí más claramente la naturaleza de mi error cuando leí The Dialectical Biologist, de Richard Lewontin y Richard Levins. Richard Charles Lewontin nació en Nueva York, un 29 de marzo de 1929. Es biólogo especializado en genética de las poblaciones y la teoría de la evolución. Sus aportes a la ciencia tienen un valor de primera importancia, en particular en el campo de la evolución molecular. Desde su perspectiva, que se enmarca en la teoría jerárquica de la evolución, la selección natural no actúa sólo a nivel de los genes, sino también de las células, los organismos y las especies. Defensor de la dialéctica, reivindica una concepción del organismo como un elemento activo del proceso de selección, en lugar de la tradicional concepción darwiniana, que lo ve como un receptor pasivo de las influencias del medio ambiente. Lewontin ha llevado a lo largo de toda su vida, un combate permanente contra el creacionismo, el racismo y las teorías que los sustentan. En particular, ha polemizado con la sociobiología y con los sicólogos evolucionistas como Edward Wilson y Richard Dawkins, defensores ambos del reduccionismo genético. Ejemplo de esta actividad crítica es su libro, junto con Steven Rose, y Leon Kamin, No está en los genes: racismo, genética e ideología (Editorial Crítica, Barcelona, 2003) y El sueño del genoma humano y otras ilusiones (Paidós, Barcelona, 2001), un fragmento de cuya introducción transcribimos más abajo. No puedo menos que recomendar fervientemente su lectura, que permitirá al lector atento precaverse de imperialismos varios, sobre todo, de los de este mundo.

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *