¿La década ganada? La deuda de Néstor y Cristina

En diciembre de 2005 Néstor anunciaba con bombos y platillos que se acababa el endeudamiento con el FMI y comenzaba una etapa de mayor “autonomía” para el país. Lo hacía a través del pago de cerca de 10.000 millones de dólares a ese organismo y luego de haber hecho una serie de renegociaciones que redujeron el monto total de la deuda externa argentina (con otros acreedores).

Así comenzó el mito del “desendeudamiento kirchnerista”, que hoy, frente a las negociaciones de Macri, diarios K como Página/12 lo recuerdan como “el día que le dijimos chau al FMI”. Convengamos que su celebración casi como un gesto revolucionario, es bastante pobre. No es un acto muy heroico “echar” al FMI pagándole toda la deuda. “¡Tomá toda la plata que me prestaste y andate!”. Por más cara de enojo que Néstor haya podido poner, el hecho concreto es que se pagó. No los echaron, se fueron contentos.

Sin embargo, el asunto de fondo pasa por otro lado. El endeudamiento no es solo la deuda tomada con acreedores externos (por caso, el FMI), sino que también existe lo que se llama deuda interna. En esa los acreedores principales somos todos los laburantes del país. Obviamente usted no se entera, nadie del gobierno viene a pedirle plata. Simplemente se toma dinero directamente de las oficinas del Estado como ser el ANSES, el Banco Central o el Banco Nación. Por eso, cuando hablamos de deuda tenemos que tener en cuenta la externa y la interna.

Aclarado esto, vayamos a los números. Veamos el gráfico nº 2 que acompaña esta nota. La línea muestra los valores de la deuda externa medidos en millones de dólares. Allí podemos ver que efectivamente entre 2004 y 2006 se produjo una caída importante de la deuda externa. Se pasó de 171.205 millones de dólares a 113.768 en 2005 y, finalmente a 108.839 en 2006. Ese es el piso de la deuda con Néstor y Cristina. Se redujo, pero lo que debiéramos retener como primer dato central es que la deuda externa no desaparece. Parece obvio, pero es lo contrario es lo que hoy quiere vender el kirchnerismo.

Así y todo, ya en 2007 el endeudamiento externo volvió a crecer y, con altibajos, se llegó a 2011 (año hasta el cual hay cifras oficiales… ¿Se acuerda de todo el asunto INDEC? Bueno, el kirchnerismo nunca fue bueno para los datos oficiales) con una deuda de 140.655 millones de dólares. Incluso luego hubo intentos de endeudamiento mayor, para financiar la “re” de Cristina. Quizás recuerde la foto de Kicilof abrazado a Lagarde, cabeza del FMI. En definitiva, Cristina se fue con una deuda externa cercana a los niveles de Menem. “A los ’90 no volvemos”, decían.

Bueno, hasta aquí parece suficiente para dar por tierra con el mito del desendeudamiento. Pero no, hay más. Vayamos al otro dato interesante, la deuda interna. Es el gráfico nº 1. Acá no hay mucha vuelta. Desde mediados de 2005 hay una clara tendencia al aumento en millones de dólares. De 65.000 millones en esa fecha se pasó a 141.000 millones en diciembre de 2013 para, luego de una pequeña baja, terminar 2015 con 161.000 millones. Desde la asunción de Néstor hasta la salida de Cristina la deuda interna casi se triplicó.

En definitiva, el kirchnerismo tiene pocos logros que exhibir en materia de deuda. En cuanto a la externa, dejó al país con un nivel de endeudamiento similar al de los ’90. En materia interna, continuó aumentándola. Todo el relato se basa simplemente en pagos y renegociaciones que realizó Néstor en un momento en que los precios internacionales de productos como la soja eran buenos. El y Ella intentaron en repetidas oportunidades volver a tomar deuda, pero ante la imposibilidad de endeudarse en el exterior, se incrementó el endeudamiento interno. Todo ello para sostener el capitalismo argentino en bancarrota.

Fuente: Observatorio Marxista de Economía en base a Ministerio de Economía.

Fuente: Observatorio Marxista de Economía en base a Ministerio de Economía, Indec, FMI y CEPAL.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *